Fundado en 1910

23 de abril de 2024

Partidarios del expresidente Jair Bolsonaro desmantelan un campamento en Río de Janeiro

Partidarios del expresidente Jair Bolsonaro desmantelan un campamento en Río de JaneiroTercio Teixeira / AFP / EFE

La Policía de Brasil desmantela los campamentos bolsonaristas frente a los cuarteles militares

El campamento de Brasilia fue el primero en desmontarse luego de que el Tribunal Supremo, ordenara desactivar todos los campamentos

Varios campamentos que reunían a radicales bolsonaristas frente a cuarteles del Ejército han sido desmantelados este lunes, entre ellos los de las principales ciudades del país, tras el asalto a las sedes de los tres poderes del Estado.
El principal campamento, ubicado en Brasilia, fue desmontado desde primeras horas por las autoridades en una acción pacífica en la que fueron arrestadas unas 1.200 personas.
«Desactivamos el campamento que sirvió como cuartel general de los inaceptables actos antidemocráticos de ayer», dijo Ricardo Cappelli, secretario general del Ministerio de Justicia y quien está a cargo de la seguridad de Brasilia hasta fin de mes, por orden del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Cappelli aseguró que «no se permitirá el regreso de los manifestantes» al área donde se encontraba, en un terreno militar anexo al Cuartel General del Ejército.
El campamento de Brasilia fue el primero en desmontarse este lunes después de que el magistrado Alexandre de Moraes, del Tribunal Supremo, ordenara, la pasada madrugada, desactivar en un plazo de 24 horas todos los asentamientos de ese tipo.
Según las autoridades, en otros nueve estados se han desactivado este tipo de asentamientos o se adelantan acciones para su desmonte.
En la mayoría de casos no se han registrado incidentes, salvo en Belén, capital del estado amazónico de Pará, donde cinco personas fueron arrestadas por poner resistencia.
La decisión del juez del Supremo se produjo luego de los ataques de bolsonaristas radicales a las sedes del Congreso, la Corte Suprema y el Palacio presidencial de Planalto, en un intento por derrocar a Lula.
En la sede del Tribunal Supremo, del Congreso y en el Palacio de Planalto, sede del Gobierno, los radicales causaron cuantiosos daños, destruyeron mobiliario, equipos informáticos y obras de arte colocadas en los despachos.

Temas

Comentarios
tracking