Fundado en 1910

18 de julio de 2024

Marroquíes portan carteles durante una manifestación en Rabat condenando el asesinato de dos nacionales

Marroquíes portan carteles durante una manifestación en Rabat condenando el asesinato de dos nacionalesAFP

África

Marruecos y Argelia, al borde del abismo tras la muerte de dos marroquíes a manos de guardacostas argelinos

Mientras que desde Argel mantienen que se limitaron a realizar «disparos de advertencia», Rabat acusa al país vecino de matar a dos de sus nacionales

La muerte de dos marroquíes, a manos de la Guardia Costera argelina, ha elevado la tensión entre Marruecos y Argelia a niveles máximos. Los dos países vecinos han toreado como han podido sus continuas discrepancias para evitar un choque frontal, de consecuencias catastróficas para el continente africano. Pero, en esta ocasión, el suceso ha sido de tal calibre que ambos países han elevado el tono y, como suele ser habitual, se acusan mutuamente del trágico incidente.

El pasado 29 de agosto cuatro turistas, tres de ellos de origen franco-marroquí y un último de origen marroquí, subidos en motos de agua, cruzaron la frontera marítima que separa Marruecos de Argelia. Según ha explicado Argel, «durante una patrulla de seguridad y control en nuestras aguas territoriales, una unidad de guardacostas interceptó tres motos acuáticas que habían cruzado ilegalmente nuestras aguas territoriales en la tarde del martes 29 de agosto de 2023 a las 19:47 horas».

Hasta aquí, tanto los medios argelinos como los marroquíes ofrecen la misma información. Pero, más allá, las versiones son completamente opuestas. El Ministerio de Defensa argelino defiende que la Guardia Costera realizó «disparos de advertencia» y tras haberles «ordenado varias veces que se detuvieran», las personas a bordo de las tres motos acuáticas «se negaron a obedecer» y «huyeron realizando maniobras peligrosas».

Argel justifica su respuesta de abrir fuego basándose en que precisamente en esa región marítima, por la que navegaban los turistas marroquíes, experimenta «una creciente actividad de las bandas de narcotraficantes y de la delincuencia organizada». Pero, desde el Ministerio de Defensa argelino niegan haber matado a dichos extranjeros e insisten en que los guardacostas se limitaron a efectuar «disparos de advertencia».

Sin embargo, y según recoge la agencia de noticias oficial de Argelia, TSA, el comunicado del Ministerio añade que «el miércoles 30 de agosto, a las 17.00 horas, durante otra patrulla de guardacostas, se extrajo el cadáver de un varón no identificado que presentaba un orificio de bala de arma de fuego». Aunque, evitan relacionarlo con el incidente ocurrido un día antes en la frontera marítima con Marruecos.

Rabat, sin embargo, no tiene dudas de lo ocurrido el pasado mes de agosto y culpa directamente a las autoridades de Argelia de la muerte de dos de sus nacionales. Asimismo, para los medios marroquíes, el comunicado del Ministerio de Defensa argelino es una manera velada de reconocer la autoría de los hechos.

Uno de los protagonistas del suceso, el marroquí Mohamed Kissi, ha asegurado al medio digital Le360 que las motos acuáticas «se quedaron sin combustible y que, por tanto, no podían maniobrar ni huir». Marruecos ha iniciado ya una investigación para «determinar las circunstancias de «un incidente violento en el mar», mientras que la organización de Abogados de Marruecos ha calificado el suceso de «acto terrorista» y pretende elevar el caso «ante tribunales internacionales e instituciones de la ONU».

Comentarios
tracking