Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Cuba sale a la calle para pedir libertad

Cuba sale a la calle para pedir libertad

Cuba sale a la calle para pedir libertad: «Tenemos hambre»

Miles de personas se han manifestado de manera pacífica en las calles de Santiago de Cuba contra la escasez de comida y la falta de electricidad

Cuba vuelve a salir a la calle para pedir libertad. Al igual que en 2021, la gente se ha echado a la calle este domingo en Santiago de Cuba, segunda ciudad del país, al grito de «¡Corriente y comida!». Los cubanos están hartos de pasar hambre y de los cortes de luz que está sufriendo la isla, sumida en una profunda crisis desde hace más de tres años. El pueblo ya no soporta más el comunismo y lo ha hecho saber en una manifestación pacífica e iniciada por un grupo de mujeres con hijos con demandas materiales.

Infinidad de vídeos en las redes sociales se han viralizado y han permitido al resto del mundo ver la situación que hay en Cuba. De hecho, lo que comenzó como una demanda material de un grupo de mujeres ha desencadenado protestas políticas y se han escuchado gritos como «¡Libertad!» y «¡Patria y vida!», el lema de las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021 (11J), las más numerosas en décadas.

La primera secretaria provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) en Santiago de Cuba, Beatriz Johnson, acudió al lugar para tratar de hablar con los manifestantes y fue recibida con escepticismo, aunque anunció la llegada inmediata de básicos a las bodegas (tiendas estatales de productos subvencionados).

Además, según aseguran algunas personas de Santiago de Cuba, el Gobierno ya ha cortado las comunicaciones para evitar que las protestas lleguen a más puntos del país. No obstante, parece ser que no lo han logrado, pues también se han difundido en redes sociales algunos vídeos de protestas nocturnas en la ciudad de Bayamo, a unos 120 km de Santiago de Cuba.

Por tanto, se trata de una de las mayores manifestaciones antigubernamentales registradas en Cuba desde el 11J, junto con las de las ciudades orientales de Nuevitas, en 2022, y Caimanera, en 2023.

Falta de electricidad

La manifestación comenzó alrededor de las 15:00 hora local cuando un grupo de madres salió a las calles con sus hijos para exigir alimentos básicos como comida y leche en una zona popular de la carretera del Morro. Las protestas surgieron después de un apagón de seis horas (de 7:00 a 13:00 hora local), seguido de un breve retorno de la electricidad que volvió a fallar poco después. A medida que avanzaba la tarde, más personas se unieron a las madres, incluidas mujeres, vecinos y transeúntes, sumando varios cientos de manifestantes.

Varias patrullas policiales llegaron al lugar, con agentes que permanecieron en alerta y vigilantes. También se presentaron agentes de seguridad del Estado vestidos de civil. Algunos agentes instaron a los manifestantes a no grabar videos con sus móviles, aunque varios clips se difundieron en las redes sociales, y también evitaron que la protesta se trasladara al parque Céspedes, como algunas madres pretendían.

La representante del PCC, Johnson, llegó al lugar cuando ya había varios cientos de manifestantes e intentó calmar la situación, pero muchos la rechazaron y no prestaron atención a sus palabras, entre gritos de «mentira» y «muela» (discurso pesado y sin interés).

Acompañada por otras siete u ocho personas y escoltada por la policía, Johnson subió a la azotea de una casa cercana y anunció que a partir del lunes siguiente llegaría azúcar y arroz de marzo a las bodegas, aún pendientes de entrega según la libreta de racionamiento. También mencionó la distribución gratuita de leche durante cinco días, como resultado de una donación.

Johnson ofreció también atender personalmente a los manifestantes en la sede del Gobierno local y tomar nota de sus problemas y preocupaciones, pero al parecer, nadie acudió. La protesta se disolvió de manera pacífica con el paso de las horas, aunque han seguido en otros lugares de la isla.

Se desconoce si hay detenidos

Los reportes sobre las protestas no han sido mencionados en los medios oficiales y no se sabe si hay detenidos. Algunos manifestantes reportaron haber visto un dron sobrevolando la zona, pero ahora mismo no hay testimonios de detenciones. En las manifestaciones de 2021 se detuvo a más de 1.400 personas y algunas de ellas fueron condenadas a 20 años de prisión, por lo que no se puede descartar que vuelva a suceder lo mismo.

Finalmente, cabe recordar que Cuba enfrenta una crisis económica severa que ha perdurado por más de tres años, caracterizada por la escasez de productos básicos como alimentos, combustible y medicinas, una inflación creciente y apagones diarios prolongados. Esta situación ha generado una migración sin precedentes y un marcado descontento entre la población.

En los últimos dos meses, los apagones han empeorado debido a fallos en las antiguas centrales eléctricas de origen soviético y a la escasez de combustible, con déficits de hasta el 45 % en momentos de alta demanda. En muchas provincias del país, los cortes de energía superan las 10 horas diarias.

Temas

Comentarios
tracking