Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Soldados franceses de la operación de seguridad Sentinelle patrullan frente a la estación de tren de Saint-Lazare en París

Soldados franceses patrullan frente a la estación de tren de Saint-Lazare, en ParísAFP

Europa se blinda ante una ofensiva del terrorismo islámico tras el atentado de Moscú

Francia, Alemania e Italia han elevado su nivel de alerta ante un posible ataque terrorista, similar al perpetrado contra la sala de conciertos del Crocus City Hall, España, por su parte, lo mantiene igual

El atentado terrorista en la sala de conciertos del Crocus City Hall, a las afueras de Moscú, que acabó con la vida de 137 personas y más de 180 heridos ha hecho saltar todas las alarmas en Europa. A pesar de los intentos de Rusia de ligar la masacre con Ucrania, la terrible acción fue reivindicada, horas después, por el autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) a través de su cuenta de Telegram, y difundido ampliamente por su canal de propaganda Amaq, con vídeos y fotografía de los terroristas implicados.
El modus operandi se asemeja en brutalidad y frialdad a muchos otros cometidos por esta organización terrorista, como los atentados de París en noviembre de 2015. Un grupo de terroristas, vestidos de camuflaje y fuertemente armados, irrumpió en el centro comercial de la capital rusa, minutos antes de que empezara el concierto del grupo de rock Picnic. Todas las localidades estaban vendidas, unas 6.200. Los individuos abrieron fuego contra todo aquel que se les pusiera por delante, sembrando el pánico y el caos durante unos minutos que se hicieron horas. Europa se ha visto reflejada en este brutal ataque y varios países han decidido elevar su alerta antiterrorista.
Francia, con un nefasto historial de atentados, ha vuelto a sufrir, en los últimos meses, un repunte de ataques de corte islamista contra docentes. El último, el pasado mes de octubre, un profesor era asesinado en un ataque con un cuchillo en un instituto en una localidad al norte de Francia. El atacante que pronunció la frase «Allahu akbar» (Dios es grande) al cometer el asesinato, casualidad o no, fue identificado como Mohammed Mogouchkov, de nacionalidad rusa y originario de Ingushetia.
Para no tener que revivir estos terribles sucesos, las autoridades francesas elevaron, este domingo, al máximo su alerta terrorista. Así lo anunció el primer ministro galo, Gabriel Attal, a través de un mensaje de su cuenta de X, antes Twitter, donde explicó que la decisión se había tomado durante una reunión del Consejo de Defensa y de Seguridad Nacional presidido por el presidente, Emmanuel Macron, a la luz del atentado en Moscú.
«Teniendo en cuenta la reivindicación del atentado por el Estado Islámico y las amenazas que pesan sobre nuestro país, hemos decidido aumentar el plan Vigipirate a su nivel más elevado: urgencia de atentado», informó Attal. En la práctica, esto se traduce a una mayor presencia militar. El Elíseo ha puesto en alerta hasta 4.000 militares, que podrían ser movilizados juntos a los 3.000 que ya patrullan las calles del país. Según ha explicado Attal, esto servirá para reforzar la presencia de fuerzas del orden en «lugares sensibles, como las escuelas, los templos religiosos, las salas de espectáculos, las estaciones, los aeropuertos o los centros de las ciudades».
Francia afronta una amenaza real contra su seguridad, más tras las declaraciones de ayer de Macron, que aseguró que el ISIS-K (filial del Daesh que reivindicó la masacre en Moscú) ha estado detrás de «varias tentativas» de atentados en suelo francés. El presidente francés ha subrayado que la decisión de elevar al máximo la alerta antiterrorista se basa en «elementos creíbles y sólidos». Italia ha seguido los pasos de Francia y ha optado por intensificar la vigilancia, sobre todo, de cara a las fiestas y aglomeraciones por los actos de Semana Santa. Alemania también informó ayer de que mantenía «el nivel de alerta elevado». España, sin embargo, mantiene por ahora el nivel de alerta en 4, sobre 5.
Las autoridades alemanas detuvieron, la semana pasada, a varios miembros del Estado Islámico del Jorasán (ISIS-K), mientras que en el mes de julio desmantelaron algunas células terroristas vinculadas a esta misma organización. «El mejor ejemplo que muestra cómo células de ISIS-K dirigidas y coordinadas por la propia organización ya se están asentando sobre territorio europeo con la finalidad de cometer acciones terroristas de gran letalidad la encontramos el pasado diciembre también en Alemania», apunta Carlos Igualada, director del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo. Allí fueron detenidos varios sospechosos que tenían como objetivo cometer un atentado en la catedral de Colonia, ciudad del oeste de Alemania, durante las celebraciones de Año Nuevo.
El experto apunta en su artículo El atentado sobre Crocus City Hall como aviso para Europa Occidental que «los terroristas explotarán cualquier ventana de oportunidad que se les presente. Y en este sentido la guerra en Ucrania les ha facilitado una buena vía de acceso hacia el corazón de Europa». Por su parte, el teniente coronel Manuel González Hernández, experto en yihadismo, afirma, en conversación con El Debate que existe «una alta probabilidad de atentado». El teniente coronel explica que el Daesh, como también se conoce al ISIS, atacó a Rusia porque culpa al régimen de Vladimir Putin de no haberse podido expandir en Siria por su apoyo al dictador Bashar al-Ásad.
El experto señala que, si el Daesh considera a Rusia como un enemigo, «sería lógico pensar que no van a atacar a los enemigos de su enemigo, que son los países europeos que apoyan a Ucrania, pero esos países también son infieles, por lo cual también son enemigos para ellos». A todo esto, agrega el teniente coronel, hay que sumar la inestabilidad a nivel regional, no solo por las diferentes guerras, sino también a la situación de inseguridad en África. «Todo esto ayuda a germinar células terroristas y como Europa también ha sido enemiga del Daesh en el continente africano se vuelve a convertir en enemiga», afirma el teniente coronel. El experto en yihadismo termina su reflexión recurriendo al refranero español y advierte: «Si ves las barbas de tu vecino cortar –en alusión al atentado terrorista en Moscú– pon las tuyas a remojar».
Comentarios
tracking