Fundado en 1910

15 de junio de 2024

Rodica Radian-Gordon, embajadora de Israel

Rodica Radian-Gordon, embajadora de Israel

Entrevista | Rodica Radian-Gordon

La embajadora de Israel sobre el plan de Sánchez para reconocer el Estado palestino: «No tiene ningún sentido»

«Un reconocimiento de un Estado palestino ahora, de verdad que no tiene ningún sentido porque no va a cambiar nada en el terreno»

La embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, considera prematuro el reconocimiento de un estado palestino por parte de la comunidad internacional mientras Israel continúa combatiendo contra Hamás en la Franja de Gaza.

Especialmente, porque cree que «no cambiará nada sobre el terreno» y no se vislumbra un liderazgo político que pueda conformar un Gobierno palestino alternativo que garantice la seguridad del Estado judío.

La diplomática regresó en enero a Madrid tras más de mes y medio en Jerusalén, donde fue llamada a consultas el 30 de noviembre raíz de unas declaraciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que cuestionaban que Israel estuviera respetando el Derecho Internacional Humanitario en su intervención militar en Gaza.

Entonces, Sánchez amenazó con reconocer unilateralmente un Estado palestino si la Unión Europea no avanzaba en esa dirección.

Hoy, aspira a impulsar el reconocimiento de Palestina como Estado de pleno derecho de la ONU, organismo del que es considerado Estado observador no miembro desde el 29 de noviembre de 2012.

Esta es la entrevista que Radian-Gordon concedió a El Debate, en el marco de un evento celebrado en la Comunidad Judía Masortí Bet-El de Madrid, con motivo de los seis meses del ataque de Hamás el pasado 7 de octubre.

–El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha anunciado que va a impulsar el reconocimiento del Estado palestino como miembro de pleno derecho de la ONU. ¿Cuál es su valoración al respecto?

–Pues de verdad, es demasiado pronto para hablar de estas cosas y un reconocimiento de un Estado palestino ahora, de verdad que no tiene ningún sentido porque no va a cambiar nada en el terreno. Un reconocimiento no va a crear un Estado palestino.

Nosotros ahora tenemos dos problemas muy grandes y creo que aquí aún el Gobierno español está de acuerdo con nosotros.

Uno es que Hamás no puede ser parte de ningún Gobierno en el futuro, Hamás tiene que desaparecer. No hay ahora fuerzas que puedan construir o formar un Gobierno alternativo.

Todavía no hemos terminado de desmantelar al ala militar de Hamás, todavía no hemos logrado capturar a sus líderes. Creo que el pueblo palestino también merece un liderazgo mucho mejor que lo que tiene hoy.

Y dos, en cualquier arreglo futuro habrá que dar a Israel una seguridad, que hoy no la tenemos, de una entidad palestina que viva en paz al lado de Israel. Eso quiere decir también una entidad palestina desarmada.

Pero, de verdad, es demasiado pronto para hablar de todas estas cosas. Antes que nada, tenemos que hacer todo para que regresen los secuestrados (en manos de Hamás). Y un reconocimiento, yo diría artificial, de un Estado que no existe, es demasiado pronto.

–¿Cómo podría describir al español de a pie la realidad que vive Israel seis meses después del 7 de octubre?

–La verdad es que la realidad como se ve desde Israel es totalmente diferente cómo se ve aquí en España, y me imagino que también en muchos otros países del mundo. En Israel todavía estamos bajo una impresión tan fuerte y el trauma de las atrocidades que hemos vivido y entendido que habían pasado el día 7 de octubre.

Para Israel y para todos los judíos del mundo estas atrocidades son las más grandes que ha vivido el pueblo judío desde el Holocausto. Y con consecuencias que todavía estamos viviendo. En primer lugar, el hecho de que todavía haya secuestrados en la franja de Gaza y tantos: Estamos hablando de 133 secuestrados.

Y, en segundo lugar, esta lucha en la que es tan difícil encontrar a Hamás porque es una situación que nunca se ha vivido en otros lugares. Hemos descubierto muchas cosas una vez que entramos a la franja de Gaza.

Se trata de una lucha sobre el terreno, pero también bajo tierra en los túneles y es algo horroroso. Hemos perdido muchísimos soldados (más de 600 desde el inicio de la guerra) y muchísimas vidas (1.200 el 7 de octubre) y creo que cada uno de nosotros conoce a alguien que ha sido golpeado, sino él mismo.

Esta realidad es muy, muy fuerte y va a pasar mucho tiempo hasta que podamos regresar a algo parecido a la normalidad en nuestras vidas.

–En Israel la población ha sido instruida a hacer acopio de suministros necesarios e imprescindibles, se teme un ataque de Irán. ¿Nos podría explicar cómo es el estado de la cuestión?

–Irán está detrás de todo lo que ha ocurrido el 7 de octubre y más allá, porque todos los que atacan a Israel, todas estas entidades, sea Hamás, Hezbolá, los hutíes, las milicias en Irak o en Siria, todos son sus delegados. Irán viene preparándose durante muchísimos años para el caso de un ataque.

Irán no puede quedarse fuera de esta lucha porque está combatiendo a través de estos delegados, de sus proxies.

Creo que, hasta ahora, hemos hecho todo lo posible, no solamente nosotros, sino también nuestros aliados, encabezados por EE.UU., para disuadir a las diferentes entidades alrededor de Israel de que esta guerra de Gaza no se convierta en una regional. Siempre existe este peligro.

–¿Qué escenarios baraja Israel?

–Nosotros, como israelíes tenemos que estar listos para cualquier escenario, incluso uno de una guerra más larga. Yo personalmente espero que no lleguemos a ese momento.

–¿Y fuera de Israel? Sabemos que Irán puede atacar en el extranjero.

–Por supuesto, ya hemos tenido casos en el pasado y estamos listos. Nunca hay una garantía del cien por cien, pero haremos todo lo necesario para que no ocurra nada.

Comentarios
tracking