29 de septiembre de 2022

Dos chilenos a caballo participan de la campaña del rechazo al nuevo texto constitucional en Chile

Dos chilenos a caballo participan de la campaña del rechazo al nuevo texto constitucional en ChileMartin Bernetti / AFP

El Debate en América

El mundo rural salvó a Chile

La ruralidad está en contra de la violencia, de la inmigración ilegal y de aquellas propuestas potenciadas y financiadas desde Naciones Unidas

Cuando Chile se encaminaba hacia una ruta peligrosa, los campesinos chilenos salieron en sus caballos a valles y caminos a mostrar su fuerza y su corazón. Durante dos años, un grupo de 155 constituyentes, con mayoría antichilena, pretendieron refundar Chile, escribiendo un proyecto de nueva Constitución que fue rechazado abrumadoramente, en un reciente plebiscito.
Los constituyentes pretendían la plurinacionalidad, que separaba a Chile en 11 nuevas naciones con territorio, justicia y autoridades independientes. Chile ha sido siempre una nación unitaria. Ya a inicios del siglo XIX, el libertador Bernardo O´higgins declaró que eran chilenos quienes nacían en Chile, fueran estos de etnias originarias, mestizos o hijos de inmigrantes.

El mundo rural no comulga con el progresismo de la ciudad

Los resultados del plebiscito chileno del 4 de septiembre, determinaron que un 62 % de los votantes estuvieron en contra del borrador presentado por la Convención. Al analizar los guarismos, queda en evidencia que el mundo rural no comulga con el progresismo de la ciudad, no le interesan los lenguajes inclusivos, ni enarbolar banderas distintas a la chilena.
La ruralidad está en contra de la violencia, está en contra de la inmigración ilegal y está en contra de aquellas propuestas potenciadas y financiadas desde Naciones Unidas.
En los meses previos al plebiscito se realizaron más de 300 cabalgatas por todo Chile defendiendo tradiciones, como el Rodeo Chileno, tan criticado en la campaña presidencial por Boric. Los «huasos» chilenos defienden los derechos sobre el agua de riego que les pertenecen, defienden la libertad para educar a sus hijos con libertad y también el derecho a elegir qué tipo de sistema de salud les acomoda más.
El mundo rural chileno hace soberanía, y produce alimentos que exporta a todo el mundo. Chile es uno de los principales productores de vino del mundo, también de cerezas, de uva de mesa, de fresas, de kiwis, de aguacates y de muchos otros productos agrícolas.
El Gobierno de Chile, conformado principalmente por jóvenes urbanos, muchos antisistema, con poco conocimiento del campo y de sus costumbres, pretendió ignorar el clamor de las regiones y concentrar sus esfuerzos en desestabilizar el entramado social de Chile.
Los resultados están a la vista. Chile y los chilenos vuelven a soñar y la bandera de Chile recupera el sitial que le corresponde, al amparo de la Virgen del Carmen Reina y patrona de Chile.

Nunca pensaron que «el pueblo» les daría una bofetada tan potente

El comunismo chileno está enfurecido. Nunca pensaron que «el pueblo», les daría una bofetada tan potente dejando claro que la estrategia histórica de odio de clases, quedó fuera de juego.
El otro discurso de la izquierda chilena ha sido el anti pinochetismo, que ha quedado ignorado por los votantes. Tanto han atacado a Pinochet, que se les agotó el guion.
Este fin de semana se celebra en Chile el aniversario de la independencia y el día de las glorias del Ejército de Chile. Se percibe en el ambiente, aires renovados de un Chile amistoso y optimista. El Gobierno de Boric, se ha visto obligado por las circunstancias, a volver a hablar de Chile y de los chilenos. No más protagonismo para etnias minoritarias. Todos somos chilenos.
El desafío está en volver a enseñarles historia de Chile a los alumnos en las aulas, a hablarles de los triunfos de guerra y a honrar a todos aquellos patriotas que dieron su vida por Chile.
El Partido Comunista ha sido muy influyente entre los profesores chilenos, pero ha llegado una nueva era en la que la batuta la llevarán los padres y los chilenos honrados.
El campo chileno, los campesinos, viticultores, fruticultores, agricultores y ganaderos son grandes responsables de haber logrado que Chile retornara al sentido común. Las pampas y cordilleras, los ríos y los lagos, los sembrados y vides, no se dejan engañar por el hombre inculto.
Ya una vez, hace 50 años, el campo chileno fue destruido por la «reforma agraria», ahora el campo chileno está más protegido que nunca por principios y valores que nada ni nadie podrán someter.
  • Andrés Montero es columnista, autor y empresario chileno
Comentarios
tracking