Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

EL DEBATE EN AMÉRICAAndrés Montero

Las leyes de la mala memoria

La izquierda en Chile y en España no quieren la paz, no quieren la unidad. Cómo no tienen propuestas, su negocio es dividir y mantener viva una historia sesgada

Actualizada 04:30

En Chile, al igual que en España, sigue adelante una ofensiva de la izquierda dura, por no dar vuelta la página de la historia. Lo de Chile, acaecido hace más de 50 años, y lo de España, hace más de 80 años. La izquierda en Chile y en España no quieren la paz, no quieren la unidad. Cómo no tienen propuestas, su negocio es dividir y mantener viva una historia sesgada. En Chile, centenares de viejos militares están presos aunque superan los 80 y los 90 años de edad. Muchos de ellos son enfermos terminales, a quienes se les aplicó un sistema judicial distinto al de los demás ciudadanos. La ley de amnistía fue derogada y centenares de juicios fueron reactivados, incluso en Gobiernos de centro-derecha. En momentos en que Chile enfrenta una situación de inseguridad generalizada, se da la paradoja que los mismos dirigentes de izquierdas que han atacado sistemáticamente a las Fuerzas Armadas, ahora solicitan que ellas intervengan en el control del orden público.
En Chile, en 1973, una gran mayoría de chilenos suplicó a los militares que tomaran el poder, ante el fracaso de las instituciones democráticas y una inminente guerra civil. El Congreso de los Diputados declaró inconstitucional al Gobierno del marxista Salvador Allende, quien posteriormente fuera honrado con una estatua a pasos del Palacio de la Moneda. En Chile, se ha intentado eliminar cualquier vestigio del Gobierno militar, así como en España se ha eliminado al franquismo de la historia de España. Es penoso constatar que España exporta a Chile muchas cosas buenas, pero también una forma de hacer política basada en el odio y en la venganza. La historia reciente en España y en Chile se escriben de manera torcida y las famosas transiciones española y chilena, al parecer, no fueron suficientes para que sus ciudadanos miren el futuro con esperanza. Cómo afirmara la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en Chile hace un par de semanas, a la izquierda se le debe combatir de frente, pues el diálogo no permite acuerdos al existir un sector que no entrega nada. En Chile, el Partido Comunista tiene todavía capturado al Gobierno del joven Gabriel Boric, quien al enfrentar la segunda parte de su mandato, empieza a entender que el comunismo no ha conseguido nada bueno para la humanidad. Desde Chile, esperamos que las propuestas de unidad en España, superen a la intención de aferrarse al poder de cualquier manera. Lo real y lo actual, es que de la mano de una prensa poco objetiva, un poder judicial subyugado al poder político, un legislativo acomodaticio y una academia mayoritariamente de izquierdas, han permitido leyes de mala memoria, tanto en España como en Chile.

Temas

Comentarios

Más de El Debate en América

tracking