28 de noviembre de 2022

La nueva función del iPhone para los conductores que lo convierte en una caja negra

El iPhone registra constantemente lo que ocurre en el coche para determinar las causas de un accidente

Apple car

La nueva función del iPhone para conductores que puede ser ilegal

Entre las nuevas funcionalidades del iPhone destaca esta opción dirigida al 100 % a los automovilistas

Hace sólo unos años el botón e-call era considerado un lujo propio de coches muy caros. Se trata de un sencillo sistema que al pulsar un botón ubicado normalmente en el techo del coche, nos pone en comunicación con un centro de emergencias.
De esta forma si vamos al volante podemos comunicar un accidente en la carretera de forma rápida y sencilla. Dispone además de un sistema de medición de coordenadas y de diversas variables de conducción, que lanza un mensaje de SOS a la central si detecta que el propio coche ha sufrido un accidente. Informa también de nuestra posición para que los servicios de rescate puedan acceder a nosotros.

Sistema obligatorio

Por normativa europea este automatismo pasó a ser obligatorio en todos los coches nuevos el 1 de abril de 2018, tal y como es en la actualidad.
Pues bien, Apple ha decidido llevar este concepto hasta su nuevo iPhone, el iPhone 14, de manera que contamos con un sistema de aviso de emergencia si detecta un accidente o similar.
Pantalla que aparece tras detectar un accidente

Pantalla que aparece tras detectar un accidente

Por supuesto esta función ha sido desarrollada teniendo como prioridad los automóviles, pues es el entorno más propicio para su uso, pero también pues activarse en otros tipos de actividades como deportes de riesgo.
El sistema ha sido desarrollado por la firma tras más de un millón de horas de investigación, pruebas y test. Para su calibración se han valorado miles de accidentes reales. En su funcionamiento se sirve prácticamente de todos los sensores del terminal.

Sensores implicados

Por un lado usa el nuevo acelerómetro de doble núcleo, el más moderno que ha montado nunca la firma y que es capaz de detectar aceleraciones/frenadas de hasta 256 fuerzas G.
También se sirve del giróscopo, un elemento imprescindible para saber si el coche ha perdido la horizontalidad o ha volcado y en qué situación se lo van a encontrar. Utiliza incluso el barómetro con el que cuenta para detectar cambios bruscos de presión en el habitáculo propios de un accidente.
El GPS le permite informar de la ubicación exacta del coche a los servicios de emergencia. Mientras que, por último, mediante el altavoz recoge el sonido y lo analiza para determinar si es compatible con un accidente.

Llamada de confirmación

En paralelo, tras el accidente hace una llamada al propio terminal para que el conductor pueda responder y decir si se encuentra bien para desactivar la asistencia, o si en caso contrario no responde.
Toda esta información queda almacenada para posteriores investigaciones. Aunque aquí se abre un vacío legal respecto a quién y en qué circunstancia puede tener acceso a la misma; ¿policía, aseguradoras...?
Se trata de una información muy sensible, tanto la ubicación como los datos de lo ocurrido, y deben contar con la autorización expresa del conductor antes de ser 'filtrada' o utilizada con otros fines.
Esta opción está ya operativa en los Estados Unidos, mientras que en Europa lo estará antes de final de año. La incorporan tanto el iPhone 14 como el nuevo Apple Watch Series 8.

Temas

Comentarios
tracking