01 de octubre de 2022

Cualquier parecido con el coche original es pura coincidencia

Cualquier parecido con el coche original es pura coincidencia

'Buggy' de combate

De superventas a arma letal en Ucrania: ¿eres capaz de identificar este coche?

La falta de material bélico obliga a las tropas ucranianas a agudizar su ingenio para poder combatir al poderoso Ejército ruso

Desde el inicio de la guerra de Ucrania, el pasado 24 de febrero, las tropas ucranianas han tenido que tirar de ingenio e inteligencia para poder hacer frente a la guerra con el poderoso Ejército de Rusia.
Inicialmente usaban coches perfectamente reconocibles, como un Fiat pick up con un lanzamisiles en la parte trasera o un BMW Z4 con una ametralladora pesada, pero ahora las preparaciones son realmente insólitas. De hecho el mayor parecido con el coche original está en las cuatro ruedas negras.

Un viejo taller de catamaranes

En este caso, tal y como confirman en un viejo taller de catamaranes y kayaks de Zaporiyia, al principio de la guerra se pusieron a construir barricadas y obstáculos para que los tanques rusos no pudiera pasar a las ciudades. Pero hace ya meses que se dedican a la transformación de coches normales en buggies de combate.
De hecho, Volodymyr Tarkhov, su dueño, confirma que ya han llevado a cabo 30 transformaciones. Los militares les comentan que necesitan coches rápidos y muy silenciosos, para llevar a cabo sus acciones sin ser descubiertos.
En este caso el coche original es completamente irreconocible

En este caso el coche original, un Lada, está completamente irreconocible

En sus transformaciones eliminan del coche todo lo que no es necesario, conservan el espacio interior para poder moverse con las armas, y quitan también las puertas para entrar y salir con facilidad.
A estas alturas seguro que no tiene la menor idea de qué coche es el que está debajo de esta preparación que parece sacada de la película Mad Max. Se trata de un Peugeot 307, sí, tal y como lo lees. El que fue uno de los coches más vendidos de Europa.
A simple vista saltan detalles como el refuerzo frontal para echar abajo barricadas o similares y la posición de los faros, ligeramente ocultos en la carrocería para que emitan poca luz por la noche; la estrictamente necesaria para ver la carretera sin delatar su posición.
La otra transformación completamente blindada, un Lada, es aún más extrema. En este caso se trata de un antiguo coche de rally que ha sido reforzado con paneles de acero y cuenta con grandes aberturas sin cristal para poder disparar las armas.
Comentarios
tracking