20 de enero de 2022

Jérôme Lejeune, una vida por la defensa de las personas con Síndrome de Down

Jérôme Lejeune, una vida por la defensa de las personas con Síndrome de Down

Este doctor francés asumió su papel como protector de los más débiles. Una postura que, seguramente, le costó el Premio Nobel

En 1958, el doctor Lejeune descubrió la Trisomía 21, la variación  del ADN en niños con Síndrome de Down que hacía que estos tuvieran un cromosoma más. Entonces, decidió enfrentarse a la comunidad científica que utilizó su avance en esta materia para abortar a los fetos con cuarenta y siete cromosomas. 
La editorial Encuentro acaba de publicar la biografía más completa de este doctor francés, cuya autora, Aude Dugast, es también la postuladora de su causa de canonización. Casi treinta años después de su fallecimiento, el mensaje de Lejeune sobre la defensa de la vida sigue estando de actualidad. 
Portada de la biografía de Jerome Lejeune

Portada de la biografía de Jérôme LejeuneEditorial Encuentro

Defensor de los más débiles

Dugast recuerda que el doctor «decía que en un país democrático no solo tenemos derecho a cambiar la ley de acuerdo con la moralidad, sino que tenemos el deber de hacerlo». 
Jérôme Lejeune rechazó la fama internacional por continuar trabajando silenciosamente con sus pacientes, pero cuando se abrió el debate sobre la vida, asumió su papel como defensor de los más débiles. «Este es el precio exacto que tenemos que pagar por mantener la humanidad. Y si como sociedad nos negamos a pagar ese precio, que es caro, la sociedad ya no es humana», expresó el doctor. Fueron sus afirmaciones a favor de la vida en los medios de comunicación y su postura en defensa de esta lo que seguramente le costó el Premio Nobel
Doctor Lejeune

Doctor LejeuneFundación Jérôme Lejeune

Estrecha relación con san Juan Pablo II

Su trabajo le llevó a ser considerado el padre de la genética moderna. Fue también impulsor y promotor de la Academia Pontificia para la Vida junto a san Juan Pablo II, con el que mantuvo una estrecha relación. «Fue muy valiente por su parte porque estaba en lo más alto de su carrera. Era el médico genetista más famoso del mundo, pero cuando las leyes sobre la genética llegaron a Francia, dijo no», destaca Aude Dugast. 
Su proceso de beatificación comenzó en el año 1994 y contó con el apoyo de Karol Wojtyła. No fue hasta enero de 2021 cuando el Papa Francisco le declaró venerable. Una vida dedicada a la defensa de sus pacientes que le hizo enfrentarse a sus colegas. Ahora la obra Jérôme Lejeune: la libertad del Sabio comparte su ejemplo para las futuras generaciones de médicos. 
tracking