28 de junio de 2022

El cardenal Becciu en San Pedro cuando fue nombrado cardenal

El cardenal Becciu en San Pedro cuando fue nombrado cardenalEFE

Sigue el calvario judicial para el cardenal Becciu: nueva imputación por presión a un testigo

El proceso judicial contra el que fuera la tercera persona con más responsabilidad en el Vaticano, sigue su deriva con el cardenal en el epicentro. ¿El motivo? La compra de un inmueble por 175 millones

La fase preliminar del proceso al cardenal Angelo Becciu y otros cinco imputados por malversación de fondos, y otros tres más por otras causas en el Vaticano, vivió ayer un nuevo episodio. El fiscal del caso ha presentado documentos que devuelven la acusación con un nuevo cargo: presión a un testigo por parte del cardenal. Esta misma acusación había sido retirada en el pasado mes de octubre. Mientras tanto, los abogados defensores exigen la anulación del caso por deficiencias procedimentales.
Entre las novedades del caso está la archivación por malversación contra Tomasso di Ruzza, ex director de la Autoridad de Información Financiera del Vaticano, el organismo de control contra el lavado de dinero. Se trata de una de las actualizaciones que se producen tras la presentación de siete nuevos informes por parte de la fiscalía.

Anulación del proceso

Los abogados defensores han insistido hoy en que el material de la instrucción del proceso que han recibido es incompleto. Se refieren a algunos interrogatorios de los que solo se han referido partes concretas, que contribuyen a un enfoque parcial del caso. También se quejan de no saber cuál ha sido el criterio para no dar a conocer determinadas partes de esos interrogatorios.
El presidente del Tribunal, Giuseppe Pignatone, ha decidido fijar la fecha del 18 de febrero para la próxima audiencia del proceso sobre la gestión de los fondos de la Secretaría de Estado del Vaticano. Eso sí, en los próximos días, el fiscal deberá verificar antes de fin de este mes de enero si faltan determinados archivos de la información entregada a los abogados defensores.
Hay que recordar que la investigación comenzó hace dos años, debido a la fallida inversión de fondos de la Secretaría de Estado en un edificio de Londres. Una complicada operación en la que aparecen implicados dos financieros italianos. Junto a ellos, diversos empleados del Vaticano y hasta el que fue número tres del Vaticano, el cardenal Angelo Becciu.
Angelo Becciu está siendo juzgado por el Tribunal de Justicia del Vaticano

Angelo Becciu. juzgado por el Tribunal de Justicia del VaticanoAFP PHOTO / Vatican Media

Los orígenes del escándalo

El caso busca esclarecer las responsabilidades de la compraventa, terminada en estafa, de un edificio en el centro de Londres y que costó a las arcas de la Secretaria de Estado de la Santa Sede una cantidad estimada de 175 millones de euros por la que el Vaticano fue extorsionado y tuvo que presuntamente pagar al broker Gianluigi Torzi para continuar con la operación.
La operación se inició con una red de financieros y consultores en 2014, cuando el italiano Angelo Becciu ejercía de sustituto de la Secretaría de Estado para los Asuntos Generales, es decir, el hombre de confianza del Papa en la administración vaticana.
El Santo Padre le dio la dignidad cardenalicia en 2018, pero acabó retirándole sus derechos por este escándalo.
Comentarios
tracking