04 de octubre de 2022

La Orden del Santo Sepulcro tiene nuevos horizontes y nuevas cruzadas

La Orden del Santo Sepulcro tiene nuevos horizontes y nuevas cruzadas

La nueva cruzada de la Orden del Santo Sepulcro

Novecientos años después de su fundación, la orden militar vive un nuevo florecimiento en todo el mundo

Su origen se remonta a las cruzadas, a la toma de Jerusalén en el año 1099, de la mano de Godofredo de Bouillón. La necesidad de contar con un grupo de militares, con un profundo sentimiento religioso, que defendiera el lugar donde murió Cristo dio origen a la creación de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén. Más de 900 años después de su fundación, sin carácter militar y centrada en la solidaridad, la orden vive un nuevo florecimiento en todo el mundo.
Tras la pérdida de la Tierra Santa, los caballeros que se comprometían a defender el Santo Sepulcro mantuvieron su estructura, pero la pérdida de su carácter militar ha ido minando también su atractivo. El terrorismo y la violencia contra los cristianos de Oriente Medio han hecho de la Orden del Santo Sepulcro un elemento importante para sostener a quienes sufren la persecución. Una labor caritativa que ha impulsado el resurgir de la institución en el siglo XXI.
...

La realidad es que hoy día cuentan con unos 30.000 miembros, lo que significa 6.000 más de los que pertenecían a la orden hace diez años. Están presentes en 40 países, con una vocación solidaria con Tierra Santa. Son caballeros y, desde finales del siglo XIX también damas, que se empeñan en contribuir a que los cristianos de Oriente Medio puedan resistir en los lugares en que vivió Jesucristo.
Están organizados en territorios llamados ‘lugarteniencias’, que también han crecido desde 2008. Han pasado de 53 lugartenencias en esa época, a las 60 que hay en la actualidad. Los países que se han incorporado a la orden son Croacia, República Checa, la isla de Guam, República Sudafricana, Letonia, Venezuela, Nueva Zelanda y la Federación Rusa. En España hay dos lugartenencias, que se corresponden básicamente con los que históricamente eran los reinos de Castilla (España occidental) y Aragón (España oriental).

Cada viaje a Jerusalén se convierte en un espaldarazo a la presencia cristiana en el territorio

Desde su sede en la Via della Conciliazione de Roma se coordina la ayuda de todo el mundo a Tierra Santa. Las aportaciones económicas se canalizan a través del Patriarcado Latino de Jerusalén, que cuenta con 60 parroquias, 40 colegios con unos 20.000 estudiantes, y más de 180.000 fieles, que se distribuyen entre Jordania, Palestina, Israel y Chipre. Para promover y consolidar estas iniciativas, la Orden del Santo Sepulcro aporta hoy día cerca de 15 millones de euros al año, una cantidad que se ha multiplicado por dos en los últimos diez años, según su gobernador.
Lejos de crear «guetos» de cristianos en Tierra Santa, los colegios promovidos por el Patriarcato Latino buscan integrar y dar espacio a todos. La convivencia, desde jóvenes, entre musulmanes y católicos, facilitará que en el futuro se alcancen puntos de encuentro para la convivencia pacífica. Es una apuesta decidida por la educación como forma de ayudar a resolver los conflictos.

El primer objetivo de la orden es fomentar la vida espiritual de cada uno de sus miembrosCardenal Edwin O’Brien

Al margen de contribuir económicamente, los miembros del Santo Sepulcro también se comprometen a peregrinar a Tierra Santa. De esta forma, respaldan las iniciativas turísticas y religiosas que permiten a muchos cristianos locales mantenerse con un trabajo profesional. Cada viaje a Jerusalén se convierte en un espaldarazo a la presencia cristiana en el territorio.
Toda esta actividad solidaria no sería posible sin una espiritualidad. Según el gran maestro de la orden, el cardenal Edwin O’Brien, «el primer objetivo de la orden es fomentar la vida espiritual de cada uno de sus miembros». Y precisamente este aspecto es el argumento central de la reunión que celebran , a modo de «consulta», cada cinco años.
Parte del secreto de la estabilidad de la orden en los últimos años se debe a la labor de sus gobernadores generales: Agostino Borromeo, quien permaneció en el cargo durante ocho años y, desde 2017, Leonardo Visconti di Modrone. Entre ambos han renovado el Santo Sepulcro, remarcando el carácter espiritual y caritativo de la orden. Los cristianos de Oriente Medio le deben mucho a esta institución.
Comentarios
tracking