Fundado en 1910

26 de marzo de 2023

Las excavadoras trabajan entre los escombros

Las excavadoras trabajan entre los escombrosEFE

Padre Bertogli, capuchino en Antioquía: «Se necesitan alimentos, tiendas de campaña y mantas»

«Se han derrumbado edificios enteros, mezquitas, iglesias. Hay muertos, hay personas sepultadas bajo los escombros», lamenta el franciscano capuchino de 86 años

«La situación en Antioquía es dramática. Se han derrumbado edificios enteros, mezquitas, iglesias. Hay muertos, hay personas sepultadas bajo los escombros, y en muchos lugares aún no ha llegado nadie para intentar salvarlas. Hace mucho frío, no hay luz, no hay agua, los hornos de pan están destruidos, las tiendas están cerradas. Las calles, llenas de escombros, son intransitables incluso para los vehículos de rescate. Me dicen que al menos la mitad de la ciudad está destruida o ha sufrido graves daños, sobre todo en la parte más antigua». El dramático testimonio recogido por la Agencia Fides procede del padre Domenico Bertogli, de 86 años, fraile capuchino de Módena, que desde finales de los años 80 hasta 2022 ejerció como párroco de la comunidad católica de Antakya, la antigua Antioquía del Orontes, hoy situada en la provincia suroccidental turca de Hatay.
Antakya está a menos de 200 kilómetros de Gaziantep, la zona urbana más cercana al epicentro del terremoto que ha sembrado muerte entre Siria y Turquía.
Ciudades como Hatay han sufrido el terrible paso del terremoto

Ciudades como Hatay han sufrido el terrible paso del terremotoEFE

Siguen los temblores

El padre Domenico se encuentra ahora en Estambul, pero está en contacto diario con el padre Francis, que le sucedió como párroco de la iglesia católica dedicada a los santos Pedro y Pablo en Antakya. «Nuestra parroquia ha permanecido en pie. Es un edificio bajo y ha resistido el impacto de los temblores. Sólo la casa de acogida ha sufrido daños graves. Pero la mezquita y el minarete que estaban justo al lado de la parroquia se han derrumbado. También se han derrumbado dos importantes mezquitas de la ciudad, así como la iglesia ortodoxa y la iglesia protestante». Ahora, la pequeña parroquia ha abierto sus puertas para acoger a las familias desplazadas que viven cerca: «Se sienten más seguros, porque la parroquia tiene un jardín que es una vía de escape inmediatamente accesible en caso de nuevos temblores. Los expertos repiten que el movimiento sísmico no ha terminado. Y el miedo inminente también impide abordar la emergencia con lucidez. Se necesitan alimentos, tiendas de campaña y mantas. Todo es necesario».

Primera predicación apostólica

Fue el propio Padre Domingo quien, hace muchos años, inauguró la parroquia de los Santos Pedro y Pablo, en una ciudad impregnada de recuerdos de la primera predicación apostólica. La había establecido restaurando, pieza a pieza, dos viejas casas derruidas del antiguo barrio judío, donde presumiblemente se concentraban también las viviendas de los primeros cristianos de la ciudad. Una vez terminada la obra, hizo grabar la inscripción Türk Katolik Kilisesi, «Iglesia católica turca», en la piedra situada sobre la puerta.
En Antioquía del Orontes, después de la muerte y resurrección de Cristo, había llegado el apóstol Pedro y permaneció allí largo tiempo. Por eso la ciudad era Sedes Petri antes que Roma. En Antioquía, el apóstol Pablo también discutió duramente con el apóstol Pedro para anular cualquier pretensión de imponer la circuncisión y otras observancias judías a los recién bautizados procedentes del paganismo. En Antioquía, según los Hechos de los Apóstoles, se llamó «cristianos» por primera vez a quienes seguían a Jesucristo.

Temas

Comentarios
tracking