Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

Becciu

El cardenal Angelo BecciuAFP

Caso Becciu

Quién es quién en el juicio del siglo en el Vaticano: un edificio de lujo y un agujero de 200 millones

A sus 75 años, con una importante carrera diplomática a sus espaldas y un conocimiento detallado de la Curia vaticana, ¿cómo ha acabado el cardenal Becciu en la red de este enorme escándalo?

Fuertes acusaciones y una petición de más de siete años de cárcel para la figura clave del juicio por los escándalos financieros del Vaticano, el cardenal Angelo Becciu. A sus 75 años, con una importante carrera diplomática a sus espaldas y un conocimiento detallado de la Curia vaticana, ¿cómo ha acabado una figura tan influyente y conocida en la red de este enorme escándalo?
Todo comenzó hace doce años. El 10 de mayo de 2011, Benedicto XVI le nombró sustituto para Asuntos Generales en la Secretaría de Estado, dirigida entonces por el cardenal Angelo Sodano. El Papa Francisco lo volvió a nombrar en 2013. Becciu era el número dos del órgano de gobierno más importante de la Santa Sede. La oficina del sustituto es una especie de megadivisión con un fondo financiero autónomo, parte de la Secretaría de Estado. Gestiona un patrimonio de casi 700 millones de euros entre bienes inmuebles y activos líquidos, incluidos los caudales del Obolo di San Pietro. Es responsable de la dirección y coordinación de todas las oficinas de la Santa Sede. Custodia el Sello Papal con el que se autentifican los actos más importantes del Pontífice.
El cardenal, originario de Cerdeña, fortaleció en estos años su red de contactos en todo el mundo y sus relaciones directas con el Papa Francisco. Obtiene la Legión de Honor de la República Francesa, el nombramiento de Capellán de la Gran Cruz Conventual ad honorem, y el Pontífice le nombró delegado especial ante la Soberana y Militar Orden de Malta para resolver cuestiones internas de la orden. En torno a Becciu se respira un clima de gran confianza. Tanto es así que en 2018 el Papa Francisco primero lo crea cardenal y luego lo nombra prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, sucediendo al cardenal Angelo Amato. Se hablaba incluso de Becciu como papable para la era post-Francisco. En el momento en que su popularidad está en su punto álgido, en 2020 estalla en el Vaticano el escándalo financiero más importante de las últimas décadas. Y en el centro de este escándalo se encuentra el propio Angelo Becciu.
Quien le señala con el dedo es monseñor Alberto Perlasca, el poderoso jefe administrativo del sector de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. Perlasca trabajó con Becciu durante los años en los que el cardenal estuvo al frente de esa institución y revela presuntos delitos financieros de los que Becciu era plenamente consciente. Se trata de inversiones «temerarias» a través de operadores del mercado financiero que generaron cuantiosas pérdidas a las finanzas vaticanas por valor de cientos de millones de euros.
En el punto de mira están operaciones en Emiratos Árabes Unidos, Gran Bretaña, Jersey, Luxemburgo Eslovenia, Suiza, explotando también los fondos del Obolo di San Pedro, destinados a las obras de caridad personales del Papa Francisco. Las investigaciones comenzaron en 2019, pero es en septiembre de 2020 cuando la Justicia vaticana, después de un año aproximadamente, confirma la validez de las acusaciones.
Cuando el Papa fue informado de la gravedad de los hechos, se disgustó mucho. Tenía muy buena relación con Becciu, y una vez a la semana almorzaban juntos. La relación, de gran confianza, se agrió. El 24 de septiembre de 2020, Francisco le convocó a su despacho y le pidió que dimitiera como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Y no sólo eso. Becciu perdió entonces también su derecho a voto en el Consistorio. Inmediatamente, se declara víctima de una «falsa maquinación». La defensa del Pontífice no es suficiente porque se desarrollan varias acusaciones contra el cardenal.
La operación sobre la que los magistrados vaticanos han centrado más su atención es la inversión en el fondo Athena Capital Global Opportunities del financiero Raffaele Mincione, que tuvo lugar a principios de 2014. La inversión era en parte mobiliaria (100 millones) y en parte inmobiliaria (otros 100 millones) e implicaba, entre otras cosas, la compra de un edificio en la avenida Sloane de Londres. Pero rápidamente resultó en pérdidas porque la financiera, además de comprar el edificio, utilizó el dinero para operaciones de alto riesgo, incluidos intentos de hacerse con entidades bancarias.
Fue entonces cuando la Secretaría de Estado decidió salir de la inversión y tomar posesión del edificio por completo. Los fiscales del proceso contra Becciu y los otros nueve acusados identificaron a Enrico Craso, banquero vaticano, y a Fabrizio Tirabassi, contable que había accedido a las arcas del Papa, como las figuras que, mediante la obtención de comisiones, habían introducido a Torzi y Mincione (ambos acusados en el proceso) en los círculos vaticanos. Para devolver al Vaticano la plena disponibilidad del palacio, según la acusación, Torzi quería una especie de finiquito de 15 millones de euros: se le acusa de extorsión.
Al final, sólo en el balance de 2019, que se presentó con más de 20 meses de retraso, el edificio de Sloane Avenue supuso unas pérdidas de unos 50 millones de euros, mientras que otras pérdidas procedían de otras inversiones inmobiliarias realizadas en Londres por la sociedad Sloane & Cadogan. Todo ello se produjo supuestamente sin ningún control real por parte de la autoridad antiblanqueo del Vaticano.
Además, en la Secretaría de Estado entre 2018 y 2019 se vertieron 575.000 euros a las arcas de la empresa de Cecilia Marogna con sede en Liubliana (Eslovenia) para operaciones humanitarias secretas no especificadas en África y Asia. La sospecha es que en realidad fueron a parar a actividades y compras que nada tenían que ver con operaciones humanitarias, incluida la adquisición de ropa y joyas. Marogna, siempre según la acusación, habría sido introducida en el Vaticano por Angelo Becciu.
Por último, los magistrados acusaron al cardenal de financiar la cooperativa social de su hermano Antonino en Cerdeña con fondos de la Secretaría de Estado. Según los fiscales, esas sumas fueron «ampliamente utilizadas para fines distintos de los benéficos a los que estaban destinadas», como la promoción de la marca de una cerveza local.
Becciu está acusado de fraude, malversación, abuso de funciones, apropiación indebida, blanqueo de dinero y autoblanqueo, cohecho, extorsión, publicación de documentos amparados por el secreto, falsificación material de escrituras públicas y falsificación de contratos privados. El promotor de justicia del Vaticano, Alessandro Diddi, pidió 7 años y 3 meses de cárcel para el cardenal Angelo Becciu. También está en el punto de mira su secretario don Mauro Carlino, para quien se ha solicitado una pena de 5 años y 4 meses por cargos de extorsión y abuso de poder. También se ha presentado una solicitud de multa de 14 millones de euros.
La defensa del cardenal habla de «posiciones alejadas de la realidad de los hechos», «teoremas refutados por las pruebas del proceso». Becciu sigue profesando su inocencia. Pero mientras tanto ya ha sido condenado a pagar una indemnización de nueve mil euros a monseñor Perlasca, su primer acusador en el proceso por los escándalos financieros, a quien el cardenal había acusado de perseguirle.
Comentarios
tracking