07 de diciembre de 2021

Tiburón en su hábitat natural

Tiburón en su hábitat naturalGTRES

Australia

Las playas australianas se dotan de alta tecnología para alertar sobre la presencia de tiburones

Un sofisticado sistema de alerta ha sido puesto en marcha luego de la desaparición de un turista británico aparentemente atacado por un tiburón
Perth, en Australia Occidental, se ha convertido en la primera gran ciudad del mundo en instalar torres automatizadas de alarma contra tiburones.
Se han establecido dos sistemas de 'respuesta rápida' en Cottesloe Beach para tranquilizar a los nadadores después de un reciente aumento en los ataques de tiburones, uno de los cuales se cobró la vida de un expatriado británico.
Paul Millachip, de 57 años, fue arrastrado bajo el agua durante su baño matutino habitual hace quince días por lo que los testigos dijeron que era un gran tiburón blanco de unos 4,5 m. Algunos informes del ataque en Port Beach, a unas pocas millas al sur de Cottesloe, afirmaron que el londinense fue agarrado por un tiburón tigre al mismo tiempo. Hasta el momento, solo se han encontrado sus gafas.
Las nuevas alarmas se pusieron en marcha antes de que su muerte ejerciera presión adicional sobre las autoridades para que hicieran más para proteger al público de los tiburones.
Operando diariamente entre las 5 am y las 7 pm, se deben activar cada vez que los sensores montados en dos boyas detecten un tiburón blanco marcado a unos 800 m de la costa en el Océano Índico.
Cada sensor tiene un alcance de 400 m lo que significa que un tiburón etiquetado que nade a 1,2 km de la playa activará la alarma.
Los bañistas serán alertados por una combinación de luces intermitentes, una alarma plana y de tono alto y órdenes de salir del agua, que se pueden escuchar hasta 400 metros mar adentro. A los nadadores se les dirá: «La playa está cerrada. Incidente de tiburón en esta área. Salga del agua inmediatamente. Repito, ¡por favor salga del agua inmediatamente!» Esto se repetirá durante una hora después de que se detecte al tiburón.

Australia Occidental ha sido llamada la capital mundial de los tiburones

Australia Occidental ha sido llamada la capital mundial de los tiburones después de siete muertes en cinco años y muchos nadadores tienen miedo de meterse en el agua. «Reconozco que la probabilidad de un ataque de tiburón es baja», dijo al The Times el Dr. David Honey, diputado liberal de Cottesloe. «Pero si nunca nadas, un tiburón no te puede comer».
Por su parte, Lorraine Young, alcaldesa de Cottesloe, dijo que las torres permitirían a la gente «disfrutar de un relajante baño en el océano o surfear». Don Punch, el ministro de Pesca, dijo que «agregarían otra capa de seguridad» para los bañistas. Ahora hay diez torres de alarma de tiburones automatizadas repartidas a lo largo de la costa de Australia occidental de 13.000 kilómetros, incluso en los lugares de vacaciones de Esperance y Dunsborough, cerca de Margaret River.
Pero Perth es la primera gran ciudad en tener uno. Los mástiles de 4,5 metros de altura tienen una caja roja y un altavoz en la parte superior. Anteriormente, un salvavidas que había sido alertado de que había un tiburón marcado cerca tenía que activarlos de forma remota. En 2015 se probó un sistema de alarma de tiburones similar en la playa de Mullaloo en los suburbios del norte de Perth, pero fue abandonado por falta de fondos.
Sin embargo, las nuevas defensas de alta tecnología de Perth no han sido suficientes para tranquilizar a muchos residentes. La mayoría de los tiburones no serán detectados por las alarmas automáticas, porque se ha marcado menos de uno de cada diez grandes tiburones blancos frente a Australia Occidental. Los tiburones tigre, que representan la segunda mayor amenaza para los humanos, se marcan solo ocasionalmente.

¿Qué se hacen en otras playas?

Otras playas famosas, incluida Bondi en Sydney, adoptan un enfoque diferente, con alarmas activadas manualmente cuando las patrullas de helicópteros y socorristas en torres o patrullando la playa ven un tiburón. También se despliegan drones para vigilar el peligro.
En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se emplean observadores con binoculares para posarse en la montaña sobre la playa de Muizenberg explorando el horizonte en búsqueda de los temibles tiburones.
tracking