28 de mayo de 2022

Chica mirando por la ventana durante la cuarentena

Una mujer en cuarentena mira por la ventanaGTRES

COVID-19

La idea de reducir las cuarentenas coge fuerza en varios países

Tras la recomendación de las autoridades sanitarias estadounidenses, Italia, Panamá o la Comunidad de Madrid se abren a estudiar medidas similares

La idea de reducir las cuarentenas va cogiendo fuerza en distintos países y regiones. Tras la recomendación emitida este lunes por los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU., que en un inesperado giro recomendaron acortar el período de aislamiento de diez a cinco días para los contagiados asintomáticos de COVID-19 y los contactos estrechos no vacunados o que lleven vacunados más de seis meses (o dos si están inoculados con Janssen), varios Ejecutivos, comités de expertos y partidos, incluidos algunos españoles, se han planteado emular de alguna forma la sugerencia de las autoridades estadounidenses.
En las últimas horas, tanto la Comunidad de Madrid como el gobierno italiano han anunciado su intención de estudiar o aplicar medidas iguales o similares. Por un lado, el comité que asesora país transalpino baraja condensar la cuarentena de los vacunados con la tercera dosis ante el temor a que la rápida difusión de la variante ómicron paralice algunas actividades del país, donde actualmente son más de dos millones las personas aisladas por el virus.
La reducción, a partir de enero próximo, de la actual cuarentena de entre 7 y 10 días –según el nivel de vacunación y otros aspectos– a entre 3 y 5 días para los vacunados con la dosis de refuerzo será la principal medida que estudiará mañana el Comité Técnico Científico (CTS) de seguimiento de la pandemia, reunido a petición de las regiones, informan este martes medios locales. «Es más difícil que los que tienen la tercera dosis se infecten, así que probablemente se puede revisar la regla para esta categoría», según el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana, uno de los presidentes regionales que ha solicitado el dictamen del CTS.
Este lunes se registraron en Italia 30.810 contagios en 24 horas frente a los 24.883 del día de Navidad, casi la mitad debidos a ómicron, que es ya la primera variante en varias regiones y cuyos reducidos plazos de incubación respecto a la variante delta han motivado el estudio de una probable reducción de la cuarentena. Además de lastrar actividades como el turismo, con más de cinco millones de cancelaciones para las festividades de fin de año, según la mayor patronal del país, Confcommercio, el aumento de los contagios por ómicron también está generando problemas para llevar a cabo las pruebas covid por el final de las cuarentenas y la presencia de algunos síntomas.
Otra de los abonados a esta tendencia ha sido la Comunidad de Madrid, que este martes ha considerado «razonable» avanzar en medidas diferentes para afrontar la pandemia, debido al avance de la variante, como podría ser la reducción de los días de cuarentena. Son términos en los que se ha pronunciado el viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, en rueda de prensa en la Consejería de Sanidad.
«El panorama de decisiones en la pandemia y las que aporta esta variante es diferente. Llevamos diciendo unos cuantos días que la gestión de la pandemia no puede ser la misma de hace un año ni hace unos meses por dos motivos: uno por la situación vacunal de la población y dos por las características clínicas y epidemiológicas de esta variante», ha expuesto Zapatero, quien ha recalcado que se está «en un momento de transición» respecto a la forma de afrontar la pandemia.
Así, el viceconsejero ha indicado que se están produciendo cambios en el contexto internacional, como la decisión de los CDC. En este punto, ha recordado que Madrid fue la primera región que la semana pasada tomó la decisión de que no era preciso que los contactos estrechos vacunados realizasen cuarentenas.
«Hemos ido adaptando la toma de decisiones de esta Comunidad a la realidad que tenemos delante. Creo que eso va a ser así en el futuro, se irán produciendo también cambios importantes en la gestión de la pandemia», ha recalcado.
Por su parte, Andradas ha coincidido en que este período de transición implica cambios en las recomendaciones, también relativas a los contactos estrechos. «Hay que dar un paso más, incluso modificar el sistema de vigilancia epidemiológica», ha recalcado. A su parecer, hay que adaptarse a los cambios que supone la variante ómicron, que empieza a parecerse a «un virus infeccioso de épocas invernales».

Respaldo de Ciudadanos

Sin salir de España, también Ciudadanos se ha inclinado por relajar el período de confinamiento, tal y como ha manifestado el diputado del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Guillermo Díaz Gómez, en una pregunta formulada hoy al Gobierno en la Mesa del Congreso de los Diputados, al que le ha inquirido sobre si tiene previsto actualizar el protocolo de cuarentena y reducir el número de días de aislamiento en caso de positivo.
Díaz ha señalado que las autoridades sanitarias estadounidenses citaban la evidencia disponible a día de hoy, según la cual ómicron provoca una afectación mucho menor pese a ser mucho más contagiosa.

«Hemos ido adaptando la toma de decisiones de esta Comunidad a la realidad que tenemos delante, y creo que eso va a seguir ser así en el futuro»Antonio Zapatero, viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública de la Comunidad de Madrid

De acuerdo con el CDC, esta decisión se toma porque los datos muestran que los positivos por covid sólo transmiten la enfermedad en una ventana temporal entre uno y dos días antes de presentar síntomas y entre dos y tres días después de presentarlos. «Por ello, no tendría sentido, especialmente con una prevalencia tan alta de la variante ómicron, más leve, obligar a los pacientes a permanecer 10 días aislados, con los costes económicos y humanos que esto supone», señala Díaz.
En España, actualmente, las directrices del Ministerio de Sanidad establecen que los positivos por covid tienen que aislarse durante, al menos, diez días. Una vez que hayan pasado esos diez días, y siempre y cuando hayan pasado más de 72 horas de los últimos síntomas, la persona que ha dado positivo en COVID-19 podrá volver a reincorporarse a su trabajo y retomar su vida con normalidad.
«Por tanto, este protocolo no parece actualizado a la última evidencia disponible, especialmente teniendo en cuenta la prevalencia de la variante ómicron, que provoca cuadros clínicos mucho más leves, en nuestro país», reitera Díaz.
Además de estos países, también Panamá se ha planteado aplicar medidas similares a las de los CDC en las últimas horas. Por su parte, el pasado 22 de diciembre Reino Unido decidió reducir de diez a siete días la cuarentena para personas vacunadas infectadas –siempre que dieran negativo en dos test antes de cumplir ese periodo– con el propósito de reducir el flujo de personal incapacitado para acudir al trabajo por haber contraído el virus.
Comentarios
tracking