Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Un perro juega con su dueño

Se trata de un seguro que los dueños deberán contratar para hacer frente a los daños que su perro pueda realizarFreepik

Los dueños de perros deberán tener un seguro de responsabilidad civil antes de que acabe el mes

La entrada en vigor de la ley de bienestar animal el próximo 25 de septiembre obliga a los propietarios a adaptarse a los cambios

La ley de bienestar animal que tantos quebraderos de cabeza trajo a los socios del Gobierno debido a las desavenencias entre PSOE y Podemos entrará finalmente en vigor el próximo 25 de septiembre. A pesar de aprobarse en el Congreso de los Diputados el pasado 16 de marzo, fue el 29 de marzo cuando se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde se especificaba que entraría en vigor seis meses después.
La nueva norma, que nace con la intención de dar más protección a los animales y reducir las tasas de abandonos, introduce diversos cambios que afectan a las tiendas de animales, a los veterinarios y a los propios dueños de las mascotas.
Entre las novedades destaca la prohibición de dejar sin supervisión a cualquier animal de compañía durante más de tres días consecutivos –en el caso de los perros, no más de 24 horas– o la prohibición del sacrificio –a menos que lo indique un veterinario–.
Pero uno de los principales cambios afectará de lleno a los propietarios de los perros: deberán contratar un seguro de responsabilidad civil, algo que hasta ahora solo era obligatorio en caso de que el perro en cuestión fuese considerado como de raza potencialmente peligrosa.

Artículo 30. Tenencia de perros

3. En el caso de la tenencia de perros y durante toda la vida del animal, la persona titular deberá contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal, por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados, que se establecerá reglamentariamente.
Aunque esta medida ya era obligatoria en algunas comunidades, como la Comunidad de Madrid y País Vasco, ahora se hará extensiva al resto del territorio nacional con la entrada en vigor de esta norma.
Se trata de un seguro que los dueños deberán contratar para hacer frente a los daños que su perro pueda realizar, tanto físicos como materiales. Asimismo, cubriría también posibles lesiones a otros animales o las consecuencias de provocar un accidente de tráfico si invade la calzada.
La ley especifica que la póliza deberá cubrir daños a terceros «por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados» y añade que se establecerá reglamentariamente. De igual forma, resaltan que este seguro deberá estar vigente «durante toda la vida del animal».
Hasta ahora, la cuantía de una póliza de estas características sería de unos 25 o 30 euros anuales en el caso de las razas de perro consideradas no peligrosas, mientras que ascendería a unos 50 en el caso de las potencialmente peligrosas. Si lo que se quiere es un seguro que también cubra gastos veterinarios podría llegar a alcanzar los 200 euros al año.
En caso de que los dueños de los perros decidan hacer caso omiso a esta obligación, estarían cometiendo una infracción leve, que sería sancionada con una multa de entre 500 y 10.000 euros.
Comentarios
tracking