20 de mayo de 2022

La UEFA ha planteado una entrada digital que se activará en los alrededores del estadio de la final de la Champions

La UEFA ha planteado una entrada digital que se activará en los alrededores del estadio de la final de la ChampionsUEFA

Entradas digitales

¿Cómo funciona el plan perfecto de la UEFA para evitar la reventa de entradas de la final de Champions?

La tecnología tiene un reto histórico para evitar que se haga negocio con las entradas del Real Madrid-Liverpool

La pandemia también ha cambiado muchas cosas en el fútbol. Las finales son los eventos más importantes, los partidos que todo el mundo quiere ver, aunque no juegue su equipo. Un momento histórico para el deporte rey que, en la final de 2022, asistirá al reto de evitar la reventa de entradas gracias a la tecnología.
La final de 2020, el año de pandemia, coronó al Bayern de Múnich en Lisboa sin público en las gradas. La de 2021 tuvo como campeón al Chelsea con un aforo reducido de 16.500 espectadores, también en Portugal, pero esta vez en Oporto. Pero en 2022 y ya sin apenas controles sanitarios, la fiebre por ver la gran final del mejor torneo de Europa ha puesto en guardia a la UEFA para reducir drásticamente el número de negocios que se ponen en marcha con el único fin de revender entradas.
El video de la UEFA explica el proceso de compra y activación de entradas para la final de la Champions

El video de la UEFA explica el proceso de compra y activación de entradas para la final de la ChampionsUEFA

La UEFA ha activado un video oculto en su canal de YouTube donde se explica el funcionamiento de la novedosa entrada digital para los aficionados que quieran ir a Paris y hayan comprado la entrada en la venta previa a las semifinales. El mismo sistema que va a aplicar a los aficionados del Real Madrid y del Liverpool. Todo el proceso será digital, ya no habrá que ir a las taquillas ni recoger la entrada en un hotel de la ciudad de destino como se venía haciendo hasta ahora para evitar reventas desorbitadas.

Peligrosas reventas

Aunque ya hay webs que ofrecen entradas por valor de entre 1.500 y 4.000 euros, parece arriesgado pagar ese dinero y, después, ponerse en manos de la tecnología en la que la UEFA ha invertido tanto.
Según el video, una vez que el aficionado recibe en su móvil un SMS «certificado» de su club, podrá hacer la compra en la app de la UEFA previa alta en el portal con todos sus datos personales y el número de ese código SMS.
Una vez dentro de la app, el aficionado realiza la compra y efectúa el pago con su tarjeta de crédito. Es importante que active las notificaciones. Tras pagar la entrada, se descarga en la app, pero no estará activa de momento.

Llegado el día de la final la UEFA se juega que los accesos a la final sean un caos o un éxito con la activación de las entradas

Aquí sucede una situación comprometida ya que la entrada puede ser enviada a otras personas mediante un mail. Aparece la opción de la reventa y la UEFA no aclara por qué esa facilidad de envío de entradas.
Si el aficionado no envía las entradas a nadie, tendrá que utilizar su móvil para acceder con el resto de los acompañantes. En la app se podrá solicitar sentarse junto a otros aficionados del mismo equipo siempre que tengan la entrada en la misma zona de precios.
Llegado el día de la final, la UEFA se juega que los accesos a la final sean un caos o un éxito. Cuando los aficionados lleguen a los alrededores del Stade de France, deberán hacerlo con su móvil cargado y el Bluetooth encendido.
En el momento de acceder, deben presentar su teléfono en la entrada al personal de seguridad para que activen su tique mediante Bluetooth. Entonces irá a los tornos de acceso, escaneará la entrada y accederá al estadio.

Personas mayores

La tecnología Bluetooth de los móviles es la misma para todos pero puede variar la versión de la 3.0 en los más antiguos a la 5 en los más modernos. Esto influye en la distancia y en la velocidad de transferencia de datos por lo que no debería ser un problema para poner en marcha las entradas de la gran final.
Otro reto importante será ver cómo responden las personas mayores con dispositivos más antiguos. En su caso, todo el proceso de compra, recepción y activación será muy complicado si no tienen ayuda de un familiar que, incluso, debería viajar con ellos.

Menos estafas

La tecnología de la UEFA para la final de la Champions League de 2022 no evitará del todo la reventa, pero sí que rebajará las ganas de muchos de pagar precios desproporcionados por acceder al estadio y, sobre todo, estafas y delitos contra aquellos que desembolsan el dinero y luego no reciben nada a cambio.
Las imágenes de aficionados paseando por el estadio horas antes del partido con carteles pidiendo entradas a cualquier precio apenas se verá en Paris. La tecnología al rescate de la UEFA.
Comentarios
tracking