10 de diciembre de 2022

Cohete SLS y nave Orión de la misión Artemis I en la plataforma de lanzamiento

Cohete SLS y nave Orión de la misión Artemis I en la plataforma de lanzamientoNASA

Ciencia

Todo listo para el despegue de Artemis I rumbo a la Luna

La nave espacial se lanzará en el cohete más poderoso del mundo y volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial

En el Centro Espacial Kennedy de la NASA, los ingenieros ultiman los preparativos para el lanzamiento de la Misión Artemis I, programada para el 29 de agosto.
Tras completar la pruebas finales, el cohete SLS y la nave espacial Orión han sido trasladados ya a la plataforma de lanzamiento para realizar las últimas comprobaciones antes del lanzamiento.
Artemis I será la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo de la NASA. La primera de una serie de misiones cada vez más complejas, Artemis I será una prueba de vuelo sin tripulación que proporcionará una base para la exploración humana del espacio profundo.
Durante este vuelo, la nave espacial se lanzará en el cohete más poderoso del mundo y volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para humanos. Viajará a más de 450.000 kilómetros desde la Tierra, miles de kilómetros más allá de la Luna en el transcurso de una misión de cuatro a seis semanas. Orión permanecerá en el espacio más tiempo que cualquier nave para astronautas sin acoplarse a una estación espacial y regresará a casa más rápido y soportando más temperatura que nunca, informa la NASA.
SLS y Orión despegarán desde el Complejo de Lanzamiento 39B en el puerto espacial modernizado de la NASA en el Centro Espacial Kennedy en Florida. El cohete SLS está diseñado para misiones más allá de la órbita terrestre baja que transportan tripulación o carga a la Luna y más allá, y producirá cuatro millones de kilos de empuje durante el despegue y el ascenso para llevar a la órbita un vehículo que pesa casi 2,7 millones de kilos.
Impulsado por un par de propulsores de cinco segmentos y cuatro motores RS-25, el cohete alcanzará el período de mayor fuerza atmosférica en noventa segundos. Después de desechar los propulsores, los paneles del módulo de servicio y el sistema de aborto de lanzamiento, los motores de la etapa central se apagarán y la etapa central se separará de la nave espacial.
A medida que la nave orbite alrededor de la Tierra, desplegará sus paneles solares y la etapa de propulsión criogénica provisional (ICPS) le dará a Orión el gran impulso necesario para abandonar la órbita de la Tierra y viajar hacia la Luna. A partir de ahí, Orión se separará del ICPS unas dos horas después del lanzamiento. Luego, el ICPS desplegará una serie de pequeños satélites, conocidos como CubeSats, para realizar varios experimentos y demostraciones de tecnología.

Próximo destino, la Luna

A medida que Orión continúa su camino desde la órbita terrestre hacia la Luna, será propulsado por un módulo de servicio proporcionado por la Agencia Espacial Europea, que suministrará el sistema de propulsión principal y la energía de la nave espacial (así como el aire y el agua para los astronautas en futuras misiones).
Orión pasará a través de los cinturones de radiación de Van Allen, volará más allá de la constelación de satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y por encima de los satélites de comunicación en órbita terrestre. Para hablar con el control de la misión en Houston, Orión cambiará del sistema de satélites de seguimiento y transmisión de datos de la NASA y se comunicará a través de la Red de Espacio Profundo. Desde aquí, Orión continuará demostrando su diseño único para navegar, comunicarse y operar en un entorno de espacio profundo.
El viaje de ida a la Luna llevará varios días, tiempo durante el cual los ingenieros evaluarán los sistemas de la nave espacial y, según sea necesario, corregirán su trayectoria. Orión volará a unos 100 kilómetros sobre la superficie de la Luna, y luego usará la fuerza gravitatoria de la Luna para impulsar a Orión a una nueva órbita retrógrada profunda, u opuesta, a unos 70.000 kilómetros de la Luna.
La nave espacial permanecerá en esa órbita durante aproximadamente seis días para recopilar datos y permitir que los controladores de la misión evalúen el desempeño de la nave espacial. Durante este período, Orión viajará en una dirección retrógrada alrededor de la Luna desde la dirección en que la Luna viaja alrededor de la Tierra.
Después de aproximadamente tres semanas y una distancia total recorrida superior a 2,1 millones de kilómetros, la misión terminará con una prueba de la capacidad de Orión para regresar a la Tierra de manera segura mientras la nave espacial realiza un aterrizaje de precisión a la vista de la nave de recuperación frente a la costa de Baja California.

Misiones tripuladas

El segundo vuelo del programa, Artemis II, llevará a la tripulación en una trayectoria diferente y probará los sistemas críticos de Orión con humanos a bordo. El cohete SLS evolucionará desde una configuración inicial capaz de enviar más de 26 toneladas métricas a la Luna, hasta una configuración final que puede enviar al menos 45 toneladas métricas.
Las futuras misiones de exploración con tripulación a bordo de Orión se ensamblarán y acoplarán con la futura Estación Orbital de enlace lunar Gateway. La NASA y sus socios la utilizarán como una puerta de enlace para operaciones en el espacio profundo, incluidas misiones hacia la Luna y en ella con una dependencia cada vez menor de la Tierra. Usando la órbita lunar, se obtendrá la experiencia necesaria para extender la exploración humana y adentrarnos más que nunca en el sistema solar.

Temas

Comentarios
tracking