Fundado en 1910

22 de mayo de 2024

Concepto artístico del asteroide Psiqué

Concepto artístico del asteroide PsycheMaxar/ASU/P. Rubin/NASA/JPL-Caltech

Psyche, el asteroide de los '10 trillones de euros' al que la NASA enviará una nave espacial el jueves

Se trata de uno de los cuerpos más interesantes de cuantos existen el sistema solar y se cree que podría ser el núcleo de un planeta fallido

Una colisión sobrecogedora desprendió hace miles de millones de años a un planeta en proceso de formación de su corteza, dejando su núcleo, un descomunal cuerpo de 220 kilómetros de diámetro, vagando ad aeternum por el espacio.
Esa es la hipótesis más consensuada sobre la naturaleza de 16 Psyche, uno de los mayores asteroides que existen en el sistema solar. Fue descubierto en 1852 por el astrónomo italiano Annibale de Gasparis y se convirtió de inmediato en uno de los más interesantes para la ciencia. La razón: los miles de toneladas que hierro, níquel y otros minerales raros que, se cree, alberga. El próximo jueves, tras una década de preparación y si no hay retrasos, una sonda de la NASA viajará hasta él para confirmarlo.
Psyche, a vista de telescopio

Psyche, a vista de telescopio

Se trata de una misión sin precedentes. La NASA ya ha explorado asteroides y cometas, el último Bennu, del cual se extrajeron más de 250 gramos de partículas que llegaron a la Tierra hace dos semanas. Psyche, sin embargo, es especial. Como asteroide, pertenece a la clase M, es decir, metálicos, los más escasos de cuantos están catalogados. Y, dentro de ese selecto grupo, el que lleva precedido el número 16 (porque fue el 16º asteroide descubierto) es el más descollante, pues no se parece a ningún otro.
Los científicos estiman, en base a las observaciones realizadas y al estudio mineralógico de meteoritos llegados a la Tierra, que Psyche podría tener una concentración de metales de hasta el 60 %. La mayor parte serían hierro y níquel, los mismos dos que abundan en el núcleo de la Tierra, aunque con la diferencia de que, en su caso, estarían solidificados por su exposición al espacio. Y, si el núcleo de ese planeta fallido hubiera seguido los mismos procesos de formación de sus análogos rocosos, podría contener también otros de gran valor en la sociedad actual, como oro, plata o platino.
Sin embargo, son puras especulaciones que no se verificarán hasta que la nave de la NASA, también llamada Psyche, llegue al asteroide en 2029.
En total, pasará entre 22 y 26 meses estudiando su geología, topografía y gravedad. Primero, a más de 700 kilómetros; luego, a menos de 100.
Con ello, se ampliarán los conocimientos sobre la formación de los planetas, pero también se resolverán algunos de los grandes misterios que rodean a este objeto. «¿Es Psyche realmente un núcleo planetario expuesto? ¿Es el asteroide una gran roca, un montón de rocas más pequeñas o algo totalmente distinto? ¿Existen indicios de que las capas externas anteriores de este pequeño mundo —la corteza y el manto— fueron arrancadas violentamente hace mucho tiempo? Y quizá la pregunta más importante: ¿Puede extrapolarse lo que aprendamos sobre Psyche para resolver algunos de los misterios sobre el núcleo de la Tierra?», se preguntaba Jim Bell, profesor de Exploración de la Tierra y el Espacio en Universidad Estatal de Arizona, en un artículo publicado en agosto en The Conversation.
Después de todo, recuerda el profesor en ese escrito, las altas temperaturas del núcleo terrestre (5.537 ºC) y la presión aplastante hacen inviable una aproximación física, por lo que se sabe de él es a través del estudio del campo magnético o de las ondas sísmicas.
La nave Psyche de la NASA acercándose al asteroide homónimo

La nave Psyche de la NASA acercándose al asteroide homónimoNASA

No hay, sin embargo, intención en la misión de la NASA de realizar minería espacial en el asteroide. Ni resulta rentable (los costes se encarecerían considerablemente) ni se han llevado a cabo aún misiones de ese tipo más sencillas, por ejemplo, en la Luna. Además, advierten los expertos, pese a que el valor estimativo de los minerales que alberga Psyche es de miles de millones de euros (el objeto espacial de los '10 trillones de dólares', ha sido apodado), traer una buena parte de ellos a la Tierra desplomaría su valor de mercado.
Por el momento, la agencia se centrará en averiguar la naturaleza de ese enorme cuerpo que orbita en el cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter, y en saber si pudo haber llegado a ser un planeta.

Temas

Comentarios
tracking