08 de diciembre de 2022

Jaime de Mora y Aragón

Jaime de Mora y AragónLa 1

Lazos de sangre

El ridículo precio por el que Jaime de Mora y Aragón vendió las memorias de la reina de Bélgica

El hermano de Fabiola permitió la entrada a dos ilustres periodistas al palacio familiar poco después del anuncio de la boda de su hermana con Balduino

En 1960, la Casa Real belga anuncia que su rey, Balduino, ha elegido casarse con una española. Es la madrileña Fabiola de Mora y Aragón. España queda asombrada con la noticia. Su hermano, Jaime de Mora y Aragón, todo un bon vivant, no se entera hasta unas horas después. Es el periodista Alfredo Amestoy el que se lo comunica. Ve una oportunidad económica. Y la lía muy gorda.
Unos días después, otros dos periodistas, Jaime Peñafiel y Jesús Hermida, contactan con Jaime, cuya situación económica no es boyante. Él reside en en la vivienda familiar, el Palacio de Zurbano, donde hay dependencias destinadas a Fabiola. Los dos plumillas le preguntan si pueden pasar a curiosear. Les dice que sí. Pide a cambio una cantidad económica. Una cantidad ridícula: 500 pesetas.
Por un puñado de pesetas abre las puertas del palacio familiar a los dos periodistas, que tienen libertad para curiosear. Así lo recordó anoche uno de ellos, Peñafiel, en el documental Lazos de sangre. Es este periodista quien precisamente decide abrir un cajón de una mesilla de noche. ¡Bingo!: encuentra un libro que pone «Mi diario». Pertenece a Fabiola. El botín es enorme para tan poco precio.
Se lo llevan. Esa misma madrugada, mientras duerme, las fuerzas de seguridad irrumpen en la casa de Jaime Peñafiel y se lo llevan a la Dirección General de Seguridad. Le piden el diario de marras. Él no lo lo tiene. No miente. Al rato aparece también Jesús Hermida, que llega con el diario de Fabiola bajo el brazo. Se lo da, qué remedio, a los agentes.
Nunca se llegará a publicar su contenido. Fabiola respira aliviada. Pero eso no supone que perdone a su hermano por su falta de lealtad, por su infidelidad. La ha puesto en un grave aprieto.
Fabiola se convertirá en reina de los belgas el 15 de diciembre de 1960, en Bruselas. Unos días antes, Jaime de Mora se va a Barajas con intención de tomar un avión para asistir a la boda. No le dejan montar. Por orden directa de Franco. A la hora en que su hermana se casa, él toca el piano en una boîte. Elige un vals justo en el momento del «sí quiero».
Después se mudará de Madrid a Marbella, donde se convertirá en leyenda. Su hermana le negará la palabra durante muchos años. Y solo le volverá a hablar, gracias a la mediación de su mujer, cuando ya lo vea muy enfermo, poco antes de su muerte en 1995.
Comentarios
tracking