10 de diciembre de 2022

Fernando García de Cortázar

Fernando García de Cortázar

García de Cortázar inaugura la asociación Nuevo Ágora, que busca «defender los valores de la cultura occidental»

Un grupo de jóvenes universitarios pone en marcha un espacio de debate y diálogo para reflexionar sobre los principales retos de este siglo

Un grupo de jóvenes universitarios, gran formación y, ante todo, infinidad de inquietudes que buscan asidero, que no asentamiento. Porque lo que quieren hacer desde Nuevo Ágora es dialogar, discutir, argumentar, buscar juntos la verdad, confrontar ideas, compartir datos; hablar, pero también escuchar. «Creemos que es necesario un espacio de pensamiento y reflexión, de debate fundamentado y con criterio para entender el mundo», explica a El Debate Jaime Vargas Zúñiga, miembro fundador de esta asociación que nace hoy con claro carácter apartidista.
El debate inaugural estuvo protagonizado por José M. de Areilza Carvajal, doctor en ciencias jurídicas por la Universidad de Harvard, profesor y secretario general en el Aspen Institute, que trató sobre temas tan candentes como el futuro de la relación entre Europa y Estados Unidos tras la elección de Joe Biden, el Brexit o la retirada de los soldados de Afganistán. «Nos interesan los retos políticos y económicos, pero también cualquier tema que tenga que ver con la cultura y la sociedad», continúa Vargas.

García de Cortázar: «España se está convirtiendo en un erial cultural»

La puesta de largo de la asociación cuenta con un invitado de excepción: Fernando García de Cortázar, galardonado con el Premio Nacional de Historia 2008 y catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto, que habla hoy sobre el devenir de nuestro país, su gran objeto de estudio, en una conferencia titulada En esta hora grave de España. En ella aborda temas como la identidad, el concepto y el patrimonio de España, pero también otros más polémicos como la leyenda negra española o los independentismos que asolan el territorio. 
«En esta hora grave de España llega la buena noticia de que un grupo de jóvenes universitarios, educados en el humanismo cristiano, han constituido una asociación con el objeto de defender los grandes valores de la cultura occidental y el protagonismo de nuestra patria en su definición y custodia», cuenta a este periódico el sacerdote jesuita e historiador español.
«¡Bienvenida sea esta iniciativa que trata de reparar todo ese tiempo en que hemos deshabitado sentimentalmente lo que somos: nuestra historia, su huella universal, las sublimes creaciones del alma de nuestros más eminentes antepasados! He de confesar que se me parte el corazón al comparar aquellos universitarios de los años 70 que cantábamos los versos de España en Marcha de Gabriel Celaya, envueltos en la música de Paco Ibáñez, con los de hoy, a los que se ha encerrado en el vacuo laberinto de la postmodernidad y expropiado su conciencia nacional», continúa García de Cortázar, para quien España se está convirtiendo «en un erial cultural».
¿Y por qué el nombre de Nuevo Ágora? «Entronca con el ágora tradicional, cuya etimología hace referencia a un lugar de reunión y asamblea. En la antigua Grecia era el foro de la política y la cultura dentro de la polis, y en Atenas debatían los grandes filósofos y pensadores, como Pericles, Platón y Aristóteles», explica Vargas, que con su asociación busca renovar ese espacio de encuentro, pero desde un valor central: «Todos tenemos algo que aportar, y cuantas más opiniones y más ideas haya, las conclusiones serán más constructivas y completas y los diálogos, más críticos y fructíferos».
Los jóvenes universitarios que han puesto en marcha la asociación Nuevo Ágora

Los jóvenes universitarios que han puesto en marcha la asociación Nuevo Ágora, junto a José María de Areilza

El problema del desgaste cultural en España se encuentra, según García de Cortázar, en los planes de educación, que «han adelgazado la Filosofía, arrinconado la Literatura y sometido a la Historia a la humillación de las ordenanzas del Gobierno». Quien ha defendido siempre sin tapujos la verdad de la realidad nacional celebra esta idea y la entiende como un empuje para quienes luchan contra la cultura de la cancelación:  «Hoy, con la puesta de largo de Nuevo Ágora, somos muchos los que nos sentimos espoleados para enfrentarnos a la estulticia y a las sucias maquinaciones de quienes están poniendo España a oscuras. En esa penumbra hostil brillan aún nuestra voluntad, nuestro coraje democrático y nuestra afirmación de un derecho irrenunciable a defender nuestra patria desde el argumento, desde el constante aprendizaje de la historia, nunca desde la aberración del mito».

«Muchos jóvenes no saben qué es ETA»

Aunque la conferencia de Fernando García de Cortázar trace los desafíos a los que se enfrenta España, desde Nuevo Ágora destacan su carácter global, dando especial importancia al pluralismo y a la moderación. «Trataremos de acoger posturas y perspectivas distintas; nunca vamos a tachar a nadie que piense diferente, estemos más o menos de acuerdo. No somos ni radicales ni extremistas», responde Jaime Vargas, estudiante de Derecho y Economía, además de Historia por la UNED.
La mayoría de los componentes tienen entre 18 y 21 años, y se unieron porque se percataron de la poca inquietud que descubrían entre la gente de su edad. «Muchos jóvenes no saben, por ejemplo, qué es ETA y, lo que es peor, ni siquiera les interesa. Se está produciendo el blanqueamiento de un suceso trágico y asistimos, callados e ignorantes, a verdaderas barbaridades. La falta de formación y de interés es lo que ha provocado el auge de los populismos», añade uno de los fundadores de la asociación.
Destaca Jaime Vargas que no solo se trata de una cuestión de educación y formación, sino que también hay que tener en cuenta lo que él denomina el «factor tecnológico»: «El problema de nuestra generación, que también tiene una ventaja aparejada, es que tenemos demasiada información. Podemos informarnos, investigar y aprender sobre prácticamente cualquier tema, pero en esta era digital también se priorizan la dispersión y la inmediatez», analiza el joven universitario. Es decir, uno se queda en la superficie de la información, en la imagen o el titular o el tuit vistoso. «Existen las fake news y las falsas verdades, pero ¿por qué no vamos más allá y las desmontamos?».

Debates, charlas y conferencias abiertas a todo el mundo

Estos jóvenes estudiantes, que proceden de diferentes universidades y realidades socioeconómicas, concuerdan en un miedo: el de «estar menos formados que las generaciones anteriores». Y aunque apelan a la responsabilidad individual, siempre han buscado espacios e iniciativas en las que promover esa formación, hasta que han decidido crear uno ellos mismos.
Las dos actividades principales de Nuevo Ágora son los debates entre sus miembros y las charlas y conferencias con personalidades de interés. «Es un espacio abierto a todos: historiadores, economistas, políticos, filósofos, empresarios...», avisa Vargas, que cuenta con entusiasmo que en el futuro esperan también organizar salidas y visitas culturales, así como un podcast con entrevistas y una página web que aglutine sus reflexiones. En conclusión, un espacio de encuentro, de diálogo y de generación de ideas, más necesario que nunca en «esta hora grave de España», como destaca García de Cortázar.
Comentarios
tracking