Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Pablo Picasso leyendo un libro sobre sí mismo y su obra

Pablo Picasso leyendo un libro sobre sí mismo y su obraArt for duende

La Hispanic Society de Nueva York explora la relación entre Picasso, Góngora y Cervantes y su desprecio por El Quijote

Picasso and the Spanish Classics se inaugura en la Hispanic Society de la ciudad estadounidense y podrá visitarse hasta el 4 de febrero

Los neoyorquinos amantes de la literatura y la pintura tienen una oportunidad de oro para visitar una exposición en la que se trata de cerca la relación que mantuvo el artista Pablo Picasso con dos figuras esenciales de la época del Siglo de Oro: Luis de Góngora y Miguel de Cervantes.

La muestra, organizada con el Gobierno de España y el de Francia bajo el nombre Picasso and the Spanish Classics, tiene como objetivo mostrar al público cómo las obras de Luis de Góngora o Cervantes inspiraron al artista a crear una serie de grabados en los que se ilustran personajes del Quijote o dibujos que interpretan a los sonetos de Góngora.

Fotografía que muestra una página del manuscrito de la obra 'Sonetos' de Luis Góngora

Fotografía que muestra una página del manuscrito de la obra 'Sonetos' de Luis GóngoraEFE

En un principio, la exposición estaba concebida como un monográfico sobre Picasso y la obra La Celestina debido a que La Hispanic posee una edición original del clásico escrito por Fernando de Rojas. A pesar de ello, la institución no pudo conseguir el préstamo de la obra y es la razón por la que se optó por un enfoque más general sobre los clásicos.

Unos retratos que hablan de su vida

La exhibición está compuesta por un manuscrito que incluye veinte sonetos transcritos de Góngora, hecho a mano por el propio artista en 1948, junto a un conjunto de retratos de mujeres, principalmente.

El conservador del museo, Patrick Lenaghan, explicó a EFE que «en cada poema (el artista) incorpora la imagen de una mujer, aunque el primer retrato es de Luis de Góngora, una reinterpretación del elaborado por Velázquez en el siglo XVII». Según Lenaghan, algunas de las pinturas parecen recordar a las amantes que tuvo, entre las que se encuentran Marie-Thérèse Walter y Françoise Gilot vestidas a la moda del siglo XX.

Fotografia que muestra los retratos de Marie -Thérèse Walter y Françoise Gilot

Fotografia que muestra los retratos de Marie -Thérèse Walter y Françoise GilotEFE

A su vez, el recorrido muestra un grabado que nunca se llegó a terminar de Don Quijote y Sancho Panza de 1937. En ella, se puede observar cómo Picasso contrasta el contorno del rostro de Don Quijote con pinceladas de aguatinta al azúcar. Según Lenaghan, este hecho implica un rechazo por parte del malagueño hacia la imagen de este personaje.

«Picasso asimila toda la literatura dentro de su propia mitología artística, y dentro de esta mitología no había espacio para una figura como el Quijote, que es un caballero viejo que fracasa, que no llega a tener éxito y –peor aún para Picasso–, que ni siquiera consigue el amor de su amada Dulcinea».

La obra 'Sonetos' de Luis Góngora desplegada en la exposición

La obra 'Sonetos' de Luis Góngora desplegada en la exposiciónEFE

Picasso solía representarse como un minotauro y como un artista sexualmente vigoroso, por lo que para él suponía una gran dificultad identificarse con un caballero viejo y fracasado, razón por la que nunca terminó el retrato.

Esta exposición forma parte de la programación Picasso’s celebration, cuyo fin es conmemorar el 50 aniversario de la muerte del artista español, mezclando los grabados con manuscritos del siglo XVII de los poemas de Góngora y una edición de un siglo más del Quijote, de la editorial Ibarra.

Comentarios
tracking