27 de mayo de 2022

La mujer publicó un selfie con el busto romano que adquirió por 33 euros

La coleccionista de arte y antigüedades publicó un selfie con el busto romano que adquirió por 33 eurosInstagram @templeofvintage

Una coleccionista compra una estatua por 33 euros... y resulta ser un busto romano robado en la Segunda Guerra Mundial

Laura Young adquirió la reliquia de mármol en un mercadillo pero, tras contrastarlo con una casa de subastas, confirmó que se trata de un busto de 2.000 años de antigüedad que perteneció a Luis de Baviera

Paseaba por un mercadillo de su pueblo, una de esas charities (tiendas dedicadas a la caridad) que en Estados Unidos triunfan. De repente, bajo una mesa, medio escondido, vio un busto de mármol, que la conquistó al instante. Al preguntar su precio, le dijeron que 34,99 dólares (unos 33 euros), así que decidió llevárselo a casa... a pesar de que pesa casi 24 kilos.
La mujer se llama Laura Young, y la historia ha tenido lugar en el estado de Texas. Concretamente, en la tienda Goodwill. La sorpresa: se trata de un busto romano de más de 2.000 años de antigüedad, aunque esto solo lo ha descubierto cuatro años después de adquirirlo.
En un post a sus seguidores de Instagram, Laura Young contaba que había adquirido la reliquia en el Far West Goodwill de Austin en 2018. Ella misma se define como coleccionista de antigüedades y comerciante de arte, y en sus redes expone todo lo que ha conseguido reunir a lo largo de los años. Después de algunas búsquedas en Google para tratar de entender a quién representaba el busto, se puso en contacto con una casa de subastas que confirmó que se trataba de una pieza original.

El Rey Luis de Baviera, su propietario original

Según el bufete de abogados de arte Amineddoleh & Associates, que asesoró a la propietaria en el descubrimiento, se determinó que el busto fue propiedad del Rey Luis de Baviera en el siglo XIX, quien lo expuso en el patio de Pompejandum, una réplica de un patio de la ciudad de Pompeya, en Italia, en la ciudad alemana de Aschaffenburg.
El busto situado en la villa romana Pompejanum, en Alemania, propiedad del Rey Luis de Baviera y bombardeada en la Segunda Guerra Mundial

El busto situado en la villa romana Pompejanum, en Alemania, propiedad del Rey Luis de Baviera y bombardeada en la Segunda Guerra Mundial

Sin embargo, Pompejandum fue bombardeada por las fuerzas aliadas de Estados Unidos en 1944 y 1945, tras lo cual algunos objetos, incluido el busto, desaparecieron en uno de los famosos expolios llevados a cabo durante la Segunda Guerra Mundial.
Laura Young le había puesto un apodo al busto, «Dennis Reynolds», en honor a la narcisista coprotagonista de la película Colgados en Filadelfia. Dennis pasó a formar parte de la extensa colección de bustos propiedad de Young, entre los que se encuentran uno de Bach, una mujer en color coral o un enorme busto de un afroamericano.
«Era atractivo, era frío, era distante. Era una relación difícil», ha explicado la coleccionista, que tiene un gran sentido del humor. De hecho, en un post posterior, Young se reía de sí misma: «Cuando los periodistas me han preguntado por qué creía que esta historia se estaba volviendo viral asumí que era porque es una 'historia para sentirse bien' ('feel good story'), y porque los estadounidenses romantizamos la Segunda Guerra Mundial y el crimen, pero luego vi este clip del programa Today Show en Hulu y me di cuenta de que toda esta historia, incluyendo las pocas fotos que tomé y guardé del busto, es un gigantesco meme, como una muñeca matrioska de memes».

«El robo de arte durante una guerra es un crimen de guerra»

En su página web, la casa de subastas Amineddoleh & Associates afirman que, como la pieza saqueada no fue vendida por el museo ni por el Gobierno alemán, seguía siendo propiedad del Estado bávaro, y que Young podría haber ganado «cientos de miles de dólares» en el mercado por ella. «Inmediatamente, me dije: 'Vale, no puedo quedármelo y tampoco puedo venderlo'», explica Young a The New York Times.
Y añade: «Fue extremadamente agridulce, por no decir otra cosa. Pero solo tengo control sobre lo que puedo controlar, y el robo de arte, el saqueo durante una guerra, es un crimen de guerra. No puedo ser partícipe de ello».
El busto ya se encuentra expuesto en el Museo de Arte de San Antonio, que acredita el descubrimiento de Laura Young «por buena voluntad». Después de un año, se devolverá a la Administración de Palacios, Jardines y Lagos de Baviera, en Alemania. «El busto tiene una historia increíble y su historia será ahora compartida con el mundo», ha explicado en un comunicado la casa de subastas Amineddoleh & Associates.
Comentarios
tracking