Fundado en 1910

21 de marzo de 2023

La necrópolis de Saqqara

La necrópolis de SaqqaraWikipedia

Una reina desconocida y 300 momias son descubiertas en Saqqara

Un equipo de arqueólogos suizo–francés ha descubierto estos dos nuevos e increíbles hallazgos en la necrópolis localizada en El Cairo

El Antiguo Egipto sigue desvelando los secretos de su civilización mil años después. En Saqqara, una de las necrópolis más importantes de Egipto, se han realizado dos nuevos hallazgos: 300 momias y una nueva pirámide dedicada a una faraona desconocida. Un tesoro compuesto por sarcófagos, amuletos y papiros a los que hay que añadir el descubrimiento de un nuevo nombre, el de la reina Neith. Un equipo compuesto por arqueólogos franceses y suizos de la universidad de Ginebra han sido los autores de este descubrimiento. Una pequeña pirámide de granito rosado que se situaba en la parte sur de le excavación, localizada en El Cairo.
Un hallazgo muy importante y sorprendente por la peculiaridad de la estructura del subsuelo: un complejo de túneles interiores conectados entre sí. Además, el nombre de la reina Neith es la primera vez que aparece por lo que todavía no se tiene ningún conocimiento sobre ella. Las primeras investigaciones apuntan a que fue una reina o una mujer con un cargo importante. El equipo de investigadores todavía está trabajando en los jeroglíficos y los grabados del interior de la pirámide. Dentro de los pozos se ha encontrado una cantidad muy grande y valiosa de información contenida en los papiros descubiertos junto al resto del tesoro.

Una pirámide satélite de la de Teti

La pirámide se encuentra cerca de otra erigida al primer faraón de la Dinastía VI, Teti, que fue adorado como un Dios en vida (la gente importante quería ser enterrada cerca de él). La parte superior del edificio estaba derruida y las paredes estaban compuestas por oro y cobre. Los responsables de la investigación señalan que la parte inferior de la estructura se encontró sin limpiar por lo que suponen que ya había sido abierta anteriormente o que simplemente nunca se terminó la obra. El jefe de la misión cree que esta era una pirámide satélite de la de Teti.
Los casi 300 sarcófagos que están pendiente de analizar contienen estatuillas, papiros y otros restos que podrían ayudar a comprender el origen de este nuevo lugar. Entre los sarcófagos destacaba uno de gran tamaño que estaba hecho de piedra caliza y que contenía un cuerpo ataviado con una máscara de oro. Las momias se encontraban en un estado de conservación asombroso y cada tumba contenía el nombre del difunto y un rostro individual –lo que permitirá identificar fácilmente el género de la momia–. Además, están decorados con escenas del Libro de los Muertos y muestran un motivo particular, los llamados «cuatro hijos de Horus», que protegían los órganos de los difuntos.
Lo más importante de estos restos es el periodo al que pertenecen, el Imperio Nuevo, que no son muy comunes en Saqqara. Un excepcional hallazgo que convierte a la necrópolis en uno de los sitios arqueológicos de Egipto más importantes de esta era.
Comentarios
tracking