España se impone a Francia y está en la final de la Eurocopa

España se impone a Francia y está en la final de la EurocopaAFP

España 2-1 Francia

España es imparable, nadie puede con su talento y buscará su cuarta Eurocopa

Colosal, espléndida, magnífica, inteligente, mágica, rápida, con carácter y con una personalidad envidiable. Ha sido la mejor y debe ganar este torneo. Se lo merece más que nadie. España jugará la final de la Eurocopa por quinta vez en nuestra historia en busca de su cuarta corona. El grupo dirigido por Luis de la Fuente hizo el más difícil todavía. Estableció una nueva plusmarca en la Eurocopa: seis victorias consecutivas. Y lo más importante es que lo ha conseguido con triunfos ante grandes selecciones continentales: Croacia, Italia, Alemania y Francia. Ahora solo falta vencer en la final a otro equipo histórico, Inglaterra o Países Bajos, que juegan mañana. Y registrar otra marca: siete victorias y una cuarta Eurocopa en nuestro historial. Ya no es un sueño. Queda un partido para alcanzar la gloria.

Los españoles hicieron una gesta. Superaron un marcador en contra ante un enemigo como Francia, que únicamente había sufrido un gol en contra. Dos goles, de Lamine Yamal y Dani Olmo, remontaron el tanto inicial de Kolo Muani. España acabó con el muro francés. Acabó con todo y con todos. Fue muy superior, jugando con cabeza, calidad y una serenidad aplastante ante un oponente muy experimentado, pero que no podía seguir el ritmo físico del once capitaneado por Morata.

El conjunto español tuvo el balón desde el principio y el equipo de Didier Deschamps dejó clara su estrategia: no presionaba arriba, para que la pelota estuviera en poder de los centrales, Nacho y Laporte, y no de Rodri. Por el contrario, el sistema de Luis de la Fuente fue morder desde el área rival para que los adversarios no sacaran el balón jugado.

Francia buscaba descaradamente el esquema de robo y contragolpe. Kolo Muani corría como una gacela para sorprender por velocidad. Mbappé, sin máscara, hacía lo mismo por la izquierda.

El gol de Francia y la reacción

Con esta idea táctica, el cuadro de Didier Deschamps rompió el dominio español con una jugada perfecta. Mbappé paró el esférico al borde del área española, miró, templó, pensó y dio un pase medido que Kolo Muani cabeceó sin que Unai Simón pudiera hacer nada. El gol fue un golpe. Exigía una remontada. Y llegó en diez minutos.

España tenía otro examen final: demostrar su nivel con el resultado en contra. El encuentro se convirtió en una zona de peligro. Los pupilos del seleccionador riojano arriesgaron demasiado y la respuesta enemiga era letal. Navas tuvo que frenar a Rabiot con una entrada contundente para frenar una contra de miedo.

Cuando Francia parecía tenerlo todo controlado llegó el latigazo de magia del conjunto español. Lamine Yamal se sacó de la chistera un disparo colocado y alto que superó la estirada de Maignan, pegó en el poste y entró en la portería. Todo un golazo. Uno de los mejores de esta Eurocopa.

Lamine Yamal celebra el primer gol de España

Lamine Yamal celebra el primer gol de EspañaEFE

La escuadra española mostró una personalidad envidiable. Tras la igualada intensificó su control del encuentro. El tempo era de los hombres de Luis de la Fuente. La batuta era nuestra. Y esa iniciativa dio paso a la tercera diana de Dani Olmo en esta competición, en un chut cruzado que Koundé tocó al intentar despejar, sin éxito. La pelota iba dentro de todas formas.

El remonte del partido permitió observar el mejor fútbol español. El toque de los hombres de Luis de la Fuente finalizaba con un balón raso dentro del área al cabo del cuarto pase. Morata, Dani Olmo, Nico Williams y Lamine Yamal combinaban en corto en busca del ángulo de tiro. Un disparo de gol de Dani Olmo fue despejado in extremis por Upamecano. Francia solo respondía con centros al área para rematar por alto.

De la Fuente sustituyó a Carvajal y Le Normand, sancionados, con dos veteranos de oro, Navas y Nacho, que tenían la misión de anular a la figura francesa, Mbappé. Dani Olmo, autor de tres goles en esta Eurocopa, era el relevo de Pedri, como ya sucedió en el duelo ante Alemania, cuando el barcelonista cayó lesionado en una entrada de Kroos. Francia presentó una sorpresa, la titularidad en el ataque de Kolo Muani, que dejó en la suplencia a Griezmann.

Ganas de revancha en la Eurocopa

El balance histórico de los enfrentamientos entre Francia y España señalaba, antes del encuentro, un registro favorable a nuestra selección: 16 victorias hispanas, 13 triunfos franceses y siete empates. España buscaba su quinta final en una Eurocopa. Venció en 1964, 2008 y 2012 y perdió, precisamente ante la Francia de Platini, en 1984. Y perseguía otra marca: seis victorias consecutivas en una Eurocopa. Lo consiguió todo. Quinta final, seis triunfos seguidos y el deseo de obtener la cuarta Eurocopa con una séptima victoria en Alemania.

El conjunto español sacó todas las facetas de su juego. El contragolpe no era una característica habitual del esquema del seleccionador nacido en Haro. En Múnich vimos que también lo realizaba con precisión. Un robo al borde del área de Nacho acabó con un pase de Rodri a Dani Olmo y un desplazamiento en largo a Nico Williams que exigió la salida de Maignan hasta una banda para cazar la pelota. El guardameta se hizo daño en una pierna tras esa carrera al esprint.

Francia tenía el recurso, manido pero efectivo, del remate de cabeza. Tchoaumení nos dio un susto en un testarazo sin oposición que Unai Simón detuvo sin problemas. Deschamps echó a sus hombres adelante, con pases a Mbappé y Dembelé para que crearan jugadas por las bandas y centraran a Kolo Muani y Rabiot.

Mbappé fue la gran amenaza de Francia

Mbappé fue la gran amenaza de FranciaEFE

Navas, el jugador más veterano de la Eurocopa, pidió el cambio por lesión y entró Vivian, que se colocó como central. Nacho, multiusos con España y con el Real Madrid, ejerció de lateral derecho, un puesto que conoce muy bien. Al canterano madridista le tocaba bailar con la más fea, Mbappé.

Los españoles jugaban mejor al contragolpe y el único problema eran las pérdidas tontas por regatear en exceso. Deschamps se veía en el alambre y realizó tres cambios con el fin de inyectar energía y encontrar efectividad con Camavinga, Griezmann y Barcolá, quien jugó por la izquierda mientras Mbappé ya se situaba como ariete para intentar el empate con la urgencia del tiempo. No pudo.

La personalidad de la escuadra española en el campo del Bayern era encomiable. Toque y serenidad con pases de Nacho a Rodri, de Rodri a Cucurella, de Cucurella a Dani Olmo. Los franceses no tenían físico para morder. Miraban y esperaban que el rival arriesgara un balón para robar y atacar por los flancos.

Merino y Oyarzábal entraron con el objetivo de añadir potencia y clase al fútbol de España. Deschamps introdujo a Giroud para conseguir el gol que forzara la igualada y la prórroga. Nada de nada.

El equipo español supo controlar el acoso francés y mantener la pelota en su poder. España persigue su cuarto título. Se lo merece. Viva España.

Ficha técnica:

2 - España: Unai Simón; Jesús Navas (Vivian, m.57), Laporte, Nacho, Cucurella; Rodri, Fabián, Dani Olmo (Mikel Merino, m.77); Lamine Yamal (Ferran Torres, m.91), Nico Williams (Zubimendi, m.91) y Morata (Oyarzabal, m.77).

1 - Francia: Maignan; Koundé, Upamecano, Saliba, Theo Hernández; Kanté (Camavinga, m.63), Thouaméni, Rabiot (Barcola, m.63); Dembélé (Giroud, m.79), Kolo Muani (Griezmann, m.63) y Mbappé.

Goles: 0-1, m.9: Kolo Muani. 1-1, m.21: Yamal. 2-1, m.25: Olmo.

Árbitro: Slavko Vinčić (Eslovenia). Amonestó a Jesús Navas (13) y Yamal (91) por España; y a Thouaméni (60) y Camavinga (89) por Francia.

Incidencias: encuentro de semifinales de la Eurocopa 2014 disputado en el Munich Football Arena ante 66.000 espectadores, unos 15.000 de ellos españoles.
Comentarios
tracking