Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

Hazard, junto a Christensen, en el Real Madrid - Barcelona de pretemporada

Hazard, junto a Christensen, en el Real Madrid - Barcelona de pretemporadaAFP

Real Madrid

La promesa de Hazard pasa por adaptarse a ser falso 9

Ancelotti le quiere ahí, de falso 9 como alternativa a Benzema, y él arrancó en esa posición de forma insulsa, aunque aún estamos en pretemporada

Eden Hazard, pese a llegar en el verano de 2019, jugó este domingo su primer Clásico. Y fue amistoso. El futbolista belga jugó una primera mitad insulsa, que dejó ciertas dudas y en el que no se le vio cómodo, pero hay que recordar que fue el primer partido de pretemporada del Real Madrid, que aún falta ritmo y que estamos en época de pruebas. No se puede sacar ninguna conclusión.
De Hazard se espera mucho esta temporada y no son pocas las ocasiones que el propio club, a través de sus redes sociales, hace un seguimiento al jugador con vídeos personalizados de entrenamientos, declaraciones y muestras de estar totalmente enchufado. El belga tiene un reto y no es uno cualquiera. Fue una promesa al madridismo. «Madridistas, llevo tres años aquí con muchas lesiones, con muchas cosas... Pero el año que viene lo voy a dar todo por vosotros», dijo Eden, a los pies de la Diosa Cibeles, a los hinchas blancos en mitad del éxtasis por ganar la 14ª Copa de Europa. El tema es si Hazard contaba cuando decía esas palabras con la función que tenía prevista para él Carlo Ancelotti.
Y es que nada más iniciar la pretemporada el técnico italiano sorprendió con el plan que había estudiado para Hazard. Le quiere de falso 9, una posición pocas veces vista en el Madrid, y que evidentemente será como alternativa a Benzema cuando el francés tenga que descansar sea voluntariamente u obligado por lesiones. «Tenemos que entender que será una temporada extraña, diferente, con el Mundial de por medio y hay que ver ver distintas opciones», explicó Ancelotti para justificar los cambios de posiciones y las modificaciones en la plantilla. Estas palabras también podrían explicar el otro invento que hizo en el Clásico en Las Vegas: Rüdiger de lateral izquierdo.
«Mi idea es intentar ver a Eden en esa posición (la de falso 9). Dada la calidad que tiene Eden y sus cualidades, podría ser bueno para nosotros probarlo allí«, dijo Ancelotti antes de viajar a Estados Unidos. Una vez allí cumplió lo dicho y puso a Hazard en esa posición. Le dio 45 minutos (como a todos) y la sensación no fue la más positiva, toda vez que el belga estuvo desaparecido, sin apenas entrar en contacto con el balón. Se le vio continuamente acompañado por Christensen, el central culé que también debutaba en un Clásico. Pero con el esférico, poco. Pero hay que recordarlo: es pretemporada, primer partido y no se puede sacar ninguna gran conclusión, ni para bien ni para mal. »Puede jugar en muchas posiciones y se tiene que adaptar también a la posición de falso nueve. Necesita minutos para mejorar su condición", añadió 'Carletto'. Es decir, que seguirá probando a Hazard de falso 9.
El asunto aquí es si esa promesa que Hazard hizo con el madridismo se complementa con esta posición que pocas veces ha utilizado el Real Madrid, pero que se entiende también con la situación que ha decidido el club. No ficharán más, tampoco delanteros, y las alternativas a Benzema son un Borja Mayoral con pie y medio fuera (el Getafe le quiere de vuelta) y un Mariano que pasa prácticamente desapercibido cada año. Karim es evidentemente el titular, pero ante alguna ausencia Ancelotti quiere a Hazard en esa posición de falso 9 que obligaría, por otro lado, a cambiar el sistema cuando Benzema no esté.
Hazard necesita minutos. Y confianza. También regularidad. Tiene que demostrar su valía esta temporada o dentro de doce meses será traspasado. Necesita recuperar el nivel y tampoco hay que exigir que sea de forma inmediata. Todo requiere un tiempo. Los 45 minutos ante el Barcelona son claramente insuficientes, pero aún quedan dos partidos de pretemporada. Y una larga temporada en la que tendrá oportunidades ante la exigencia de este curso con Mundial de por medio.
El reto de Hazard es mayúsculo porque tiene que cumplir su promesa -y quitarse la espina clavada que tiene como jugador blanco- desde una posición nueva y con un sistema cambiado prácticamente para él. El falso 9 no es algo que se haya destilado en el Real Madrid tradicionalmente. Ancelotti confía en que ese plan le salga bien y seguirá intentándolo, siempre teniendo en cuenta que es la segunda opción, ya que la primera pasa por Karim Benzema, el mejor jugador del mundo.

Temas

Comentarios
tracking