Fundado en 1910

18 de abril de 2024

Eden Hazard saluda a la afición como capitán de Bélgica en la Nations League

Eden Hazard saluda a la afición como capitán de Bélgica en la Nations LeagueAFP

Hazard se la juega en su examen final

Ha jugado 66 partidos en tres años, ha marcado seis goles y sabe que esta es su última temporada real en el Madrid. Tiene que demostrar su valía o dentro de doce meses será traspasado

Edén Hazard era el rey sol en el Chelsea y las lesiones convirtieron su estancia en el Real Madrid en un infierno. No ha rendido. Se le achacó falta de profesionalidad en sus dos primeras pretemporadas, pasado de kilos y con un sincero reconocimiento de su indisciplina para controlar la nevera. Lleva tres campañas en la casa blanca y sabe que este es su punto de inflexión. Ancelotti le otorgará la última oportunidad. El belga debe demostrar su calidad o al final del curso será traspasado aunque su contrato acabe en 2024. Si no funciona, no puede abusar más del club que hizo un esfuerzo enorme al pagar 150 millones de euros por él. Eden, como le llaman, lo sabe. Es su gran examen. Y viene preparado para comenzar bien desde cero.
La retirada de una placa metálica en esa pierna tantas veces operada le liberó física y mentalmente hace unos meses. No pudo enseñarlo en el Real Madrid, pero sí mostró un cambio en su juego en los partidos disputados con la selección belga en junio, más ágil y rápido en el regate, buenos vestigios de su gran fútbol labrado en el Chelsea. Se incorpora al trabajo del plantel dentro de unos días y sus allegados afirman que viene en un buen estado físico para atacar el curso en plena forma. Es la hora.

Ganarse el protagonismo

El delantero asume que Benzema, Vinicius y Rodrygo le ganaron la partida de la titularidad en los últimos tiempos y ahora tiene el reto de obtener un hueco en el equipo. Vini fue quien le quitó verdaderamente el puesto hace dos años. Ahora le toca hacer méritos para tener minutos habitualmente. Su primer objetivo será obtener ese sitio en el once, aunque sea en los segundos tiempos. Ganarse la consideración del entrenador para que cuente con él. Formar parte del grupo de diecisiete futbolistas que serán los titulares que jugarán constantemente es el primer órdago para el belga. Su máxima ambición es volver a contar en la creación del equipo titular de los partidos.

Hazard «está»

Las palabras que Eden quiere escuchar en Valdebebas es: «Hazard está». Dos palabras que el jugador escuchó en otras ocasiones y que dejaron de mencionarse porque recaía en otra dolencia. Ahora se siente mucho mejor en su pierna, menos agarrotada y ese salto adelante le ha liberado también mentalmente.

El delantero que falta

El Real Madrid no ha realizado contrataciones en el ataque y Hazard desea convertirse en ese fichaje. Aspira a jugar por la banda izquierda, por la derecha o por el centro, pues su virtud es transformarse en el director de juego ofensivo. Incluso puede jugar como nueve falso cuando se conceda descanso a Benzema. Piensa hablar con Ancelotti y decirle que está dispuesto a jugar en todas las partes de la delantera. Viene convencido de que este será su año, después de tres temporadas en las que solo disputó 66 partidos y marcó seis tantos.
Distinto a Bale y a Isco, el belga siempre se sintió dentro del espíritu del equipo aunque no jugara. Le vimos celebrar los triunfos europeos en el Bernabéu y la conquista de la Champions al lado de sus compañeros aunque no disfrutara ni de un minuto en el césped. Siempre estuvo integrado en el ambiente de la plantilla. Genera buen ambiente en el vestuario. Ahora le toca generar buen ambiente en el césped y en la grada.
Comentarios
tracking