Fundado en 1910

21 de abril de 2024

Aitana Bonmatí y Alexia Putellas en una de las pocas fotos en la que están juntas (y es enero de 2021 y en acto publicitario)

Aitana y Alexia en una de las pocas fotos en la que están juntas (enero de 2021 y en acto publicitario)FC Barcelona

El silencio de Alexia Putellas y la razón por la que no felicita a Aitana Bonmatí por el Balón de Oro

La ganadora de dos Balones de Oro no dedica ni un solo mensaje público a su compañera en el Barça y en la selección; entre ambas no hay relación personal

Aitana Bonmatí ganó el Balón de Oro el lunes. Supuso todo un acontecimiento en el fútbol femenino, el justo premio a una futbolista que sí es la mejor del mundo y también la demostración de un cambio de ciclo. Ya Alexia Putellas no es la mejor como sí lo había sido en los dos últimos años.
Y eso no le ha sentado bien a Putellas, que tres días después de que su compañera ganara el Balón de Oro no hay ni una sola felicitación pública. Alexia no felicita a Aitana, su sucesora. En sus redes sociales, usadas de forma habitual, no hay mensaje alguno sobre este hito para Aitana. Y eso que ella era la anterior ganadora, no una persona ajena al trofeo.
Para Alexia no existió el Balón de Oro... del año 2023. Existió, por supuesto, los dos anteriores, los que ganó ella. Pero cuando no lo gana ella no hay ningún mensaje. Sí lo hay de otras jugadoras, también de jugadores y de cualquier ámbito de la sociedad, incluido políticos de uno y otro signo que hicieron lo que es lógico en estos casos y lo que se hizo con la propia Alexia en 2021 y 2022: felicitar a la ganadora, que es además española, y reconocer su triunfo.
Sin embargo Alexia ni reconoce ni felicita a Aitana, que además de ser una futbolista como ella es también compañera en los dos equipos en los que juega, FC Barcelona y selección española. Pero silencio. Si Alexia no gana no existe el trofeo para Putellas a nivel público y mediático. Lo único que ha dicho es –y tras ser preguntada por ello, no por mutuo propio, tras el partido de España– que se alegra «muchísimo» aunque añadiendo que «cuando más nominadas haya será mucho mejor».
Alexia Putellas ha recuperado la capitanía de la selección ya sin Jorge Vilda

Alexia Putellas, en un partido reciente con la selección españolaAFP

Esto ya pasó con el Mundial conseguido por España. En la celebración en Madrid, con una afición unida por un logro histórico (todavía no había ocurrido la polémica del beso a pesar de que el beso sí había ocurrido), Alexia pasó de la fiesta y se quedó en un segundo plano. Todos felices, todos de enhorabuena y Putellas –principal figura del fútbol femenino– callada y sin contagiarse de la emoción de la gente.
Esta futbolista ha sido durante años la gran referente y la pionera del fútbol femenino en España. Y eso siempre habrá que reconocérselo. No es una más, es la figura que impulsó este deporte. Sin embargo, pese a tener a muchas personas (especialmente niñas) que coreaban su nombre, que acudieron con pancartas en apoyo, ella pasó, no tomó la palabra y no solo no transmitió alegría sino que se la vio apagada durante toda esa celebración.
Aitana Bonmatí con el Balón de Oro, el trofeo individual más prestigioso en el fútbol

Aitana Bonmatí con el Balón de Oro, el trofeo individual más prestigioso en el fútbolAFP

La realidad es que Alexia en ese Mundial apenas tuvo trascendencia, fue suplente en la final y cuando salió de titular en otros partidos no hizo nada. Era eso algo normal, entendible, porque venía de una lesión larguísima. Bastante esfuerzo (y tiene mérito) hizo ya la jugadora por estar en ese torneo. Pero no fue la figura principal. España ganó el Mundial sin que su mejor jugadora tuviera trascendencia. Y ella, a tenor de lo visto en los festejos y declaraciones, no estaba muy contenta de que eso fuera así.
Ahora Alexia ha perdido el foco del fútbol femenino. Ya no es la mejor. Y no está ni entre las 30 mejores del mundo, según la clasificación del Balón de Oro. Además de Aitana, otras españolas están por delante de ella: Salma Paralluelo, Olga Carmona, Patri Guijarro, Mapi León y Alba Redondo. De ser la primera a no estar en el top 30.

Una relación personal nula

Para entender esta ausencia de mensajes y felicitaciones de Alexia a su compañera Aitana, con quien convive en el día a día del Barça y también de la selección, hay que también entender el contexto personal: no hay relación entre ellas. No se llevan bien. Cada una va por su lado, con respeto, pero sin relación. Desde hace un tiempo no se hablan y no concuerdan fuera del campo. Es algo que en el entorno del fútbol femenino se ha intentado tapar al ser dos referentes y dos de las mejores (algo que jamás pasaría en el fútbol masculino, donde sí se contarían las cosas, y más esto que no es delito), pero que a su vez es algo que conviene saber para entender el por qué de este desprecio de Alexia a Aitana.
Así, la ganadora del Balón de Oro 2021 y 2022 no felicita a la de 2023, que es compañera de equipo y de selección, demostrando que a Alexia no le gusta perder (algo que tampoco es delito) y que cuando ella no es protagonista la alegría ya no es total.
Comentarios
tracking