Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Montse Tomé, en primer plano, con varias de las jugadoras de la selección española detrás

Montse Tomé, en primer plano, con varias de las jugadoras de la selección española detrásEFE

Regresa la guerra a la selección femenina con tensión entre Aitana Bonmatí y Montse Tomé

El esperpento en el último partido, al empezar la segunda parte con una jugadora menos, enfrenta a gran parte de las jugadoras con la entrenadora

No hay concentración de la selección española femenina que tenga una calma total. Se llegó a un acuerdo interesado en el mes de septiembre ante la guerra que había entre la Federación y las jugadoras, pero que Montse Tomé fuera seleccionadora nunca llegó a jugar a las futbolistas.
Ahora, en diciembre, la guerra interna se recrudece por lo ocurrido el pasado viernes en Pontevedra. En el partido ante Italia, la selección española saltó al césped en la segunda parte con una jugadora menos. La segunda mitad arrancó con una España con 10 futbolistas debido a un fallo surrealista en el banquillo español.
Cuando se inició esa segunda mitad España tuvo a 10 jugadoras en el campo. Athenea del Castillo y Aitana Bonmatí se habían quedado en el vestuario y en su lugar entraban Esther González y Lucía García. Solo la segunda entró a tiempo, justo cuando la árbitra señalaba el pitido inicial. Esther, en cambio, ni había entrado al iniciar la segunda mitad. Este esperpento provocó que España jugara los dos primeros minutos de esa segunda mitad con una jugadora menos y que Italia aprovechara la circunstancia para marcar gol.
Tal y como ha podido saber El Debate, este hecho ha vuelto a aflorar las tensiones que hay en el seno de la selección femenina. Montse Tomé defendió que si este fallo ocurrió –impropio de cualquier equipo profesional– fue porque Aitana Bonmatí, actual Balón de Oro, les informó «tarde» de que no se encontraba disponible para empezar la segunda parte. Esas palabras no han sentado bien a gran parte del vestuario español, que a quien señalan es directamente a la seleccionadora.
Aitana Bonmatí, durante esta concentración de la selección española

Aitana Bonmatí, durante esta concentración de la selección españolaEFE

Al acabar el partido jugadoras como Athenea o Abelleira no coincidieron con el mensaje de la entrenadora, pero otras han ido asegurando en privado que este esperpento es culpa de la seleccionadora (y su equipo). Esther González, la futbolista que salió al campo sin calentar cuando se dieron cuenta que estaban jugando con 10, ha dicho en público que la información del cambio llegó «tarde».
Este error ha sacado de nuevo las diferencias entre gran parte de las jugadoras y la entrenadora, cuya relación es ahora de respeto y fluida pero que antes era inexistente y más tras toda la polémica de septiembre, cuando Tomé convocó a 20 jugadoras que mostraron su deseo de no ser convocadas. Tomé fue la número 2 de Jorge Vilda, algo que tampoco olvidan las futbolistas.
Las jugadoras, lideradas por Irene Paredes y Alexia Putellas, llegaron a un acuerdo con la Federación –en la famosa madrugada de Valencia– y tienen que cumplirlo: la RFEF hizo su parte, que fue despedir a muchos trabajadores considerados 'rubialistas', y las futbolistas también tienen que hacer su parte, que es respetar que Montse Tomé sea la seleccionadora.
Pero la relación es frágil y asuntos como el de Pontevedra, que es al fin y al cabo un esperpento, ha vuelto a evidenciar diferencias entre el cuerpo técnico y las jugadoras y esas dudas llevaron incluso a que España perdiera el primer partido tras el Mundial, una derrota ante Italia que afortunadamente no complicó el primer puesto del grupo en esta Nations League.

Tensión Aitana - Montse

De todo este asunto sorprende que Aitana fuera cambiada al descanso. Aitana es la mejor jugadora del mundo. Según han informado varios medios, entre ellos la Cadena COPE, la futbolista y la entrenadora tuvieron un momento de tensión porque Tomé pidió a Bonmatí que diera más, que estuviera mejor en el partido. Aitana, en ese momento, justificó que no se encontraba al 100 % y pidió el cambio tras esa bronca.
Es decir, el origen de todo está en un momento de tensión entre Aitana y Montse en el que la jugadora no acepta que la entrenadora le diga que necesita más de ella. Bonmatí lo justifica con que no está bien físicamente y por eso no juega la segunda parte. Este también es el motivo por el que este domingo no se entrenara con el resto de compañeras y se ejercitara en el gimnasio.
Comentarios
tracking