04 de diciembre de 2021

El centrocampista brasileño del Milan, Junior Messias, celebra su gol en el minuto 87 en el Wanda Metropolitano

El centrocampista brasileño del Milan, Junior Messias, celebra su gol en el minuto 87 en el Wanda MetropolitanoEFE

Atlético 0 - Milan 1

El Atlético, obligado a ganar en Oporto si quiere seguir vivo en Champions

Los rojiblancos se dejaron llevar por la victoria del Liverpool y especularon hasta que el desesperado Milan encontró en un cabezazo de Messias Júnior el premio que buscó todo el partido
El todo o nada del inicio de la jornada parecía santo y seña para los equipos españoles en esta quinta jornada de Champions, pero el Atlético no salió a por el pase a octavos, si no que jugó a especular con el marcador ventajoso de los 'reds' y el punto del empate contra el Milan que les ponía segundos. El gol de Messias les dejó fríos y últimos de grupo. Esta vez el tanto 'milagro' llegó en el minuto 87 pero fue para el rival.
Simeone salía con el once previsto contra los milanistas con Griezmann y Luis Suárez en punta y con el regreso a la alineación titular tanto de Giménez como de Rodrigo de Paul. La pitada de la noche se la llevó un ex, Theo, objetivo del odio de la hinchada rojiblanca por haber fichado por el eterno rival. A los doce segundos los atléticos, mediante Koke, ya habían cometido la primera falta sobre Theo.
La primera ocasión de peligro llegó en las botas de Carrasco, que centró al área y Lemar fusiló con un chutazo que Tatarasanu, despejó a córner como pudo, pero la jugada estaba anulada por fuera de juego. La intensidad inicial fue brutal, con un Milan bien dirigido por Brahim, los rossoneri movían el esférico, presionaban a los locales y en cuanto perdían la pelota, realizaban una falta, cortando el juego.

Primera parte igualada

Sufría Simeone por lo que veía a los veinte minutos, a sus hombres les costaba hilvanar jugadas, casi le da un soponcio cuando Brahim le robó el balón en zona de peligro colchonera y trató de poner un balón a Giroud que cortó Savic de manera providencial y para colmo, los suyos, no llegaban apenas al área de Tatarasanu, a excepción de un solitario disparo que se fue alto de De Paul. Poca cosa y poco fútbol, porque entraba el partido en esa mezcla de ‘cholismo ‘, más ‘Calcio’ que no llevaba al Atlético a su objetivo de pasar a octavos.
Ni siquiera la derrota del Oporto en Anfield clarificó el futuro en la Liga de Campeones del Atlético de Madrid

Ni siquiera la derrota del Oporto en Anfield clarificó el futuro en la Liga de Campeones del Atlético de MadridEFE

Los minutos se consumen rápidamente en el marcador, pero en el campo parecen eternos cuando se juega contra equipos italianos, había pasado media hora y solamente se podía sacar una conclusión: la igualdad de ambos contendientes. Los del ‘Cholo’ pueden necesitar los tres puntos, pueden saber que ganando eliminan al Milan y ellos dependerían de sí mismos, incluso podría venir una ayudita de la isla, pero suelen quemar las primeras partes, desgastar al rival y dejarlo todo para segunda mitad, aunque esta temporada en Europa, son un equipo desdibujado, como así fue en el Wanda Metropolitano, donde estaban Juanfran y Villa en el palco, dos exrojiblancos que se divirtieron en su etapa de futbolistas con Simeone pero que se aburrían como espectadores.

Sin reacción rojiblanca

Luis Suárez y Griezman, inéditos en la primera parte, pedían en el comienzo de la segunda a sus compañeros echarse hacia adelante, dar ese paso que implica tener la pelota y que les llegue alguna ocasión para marcar, porque la obligación de ganar era real. En el 49’ Lemar tuvo una ocasión, pero Tatarasanu le esperó lo suficiente para atajarla.
Subió la intensidad el Atlético y parecía que habían cambiado el ‘chip’ sobre todo cuando se enteraron del tanto del Liverpool, obra de Thiago. Ayuda española en Anfield. Los temores rojiblancos de que los suplentes alineados por Klopp pudieran salir con menor intensidad parecían infundados. Pero había que volver al Wanda ya que los milanistas, reaccionaron al verse perdidos, ya que no habían caído tan pronto eliminados en Champions en sus últimas once participaciones.
El Atlético ha especulado con el resultado y ha terminado perdiendo en los minutos finales

El Atlético ha especulado con el resultado y ha terminado perdiendo en los minutos finalesAFP

A la hora de juego se notaba que flojeaban las fuerzas y parecía cercano el movimiento en los banquillos, el desgaste lo empezaban a pagar los jugadores que habían presionado y corrido mucho en el centro del campo. Lemar se fue por Correa y Mario Hermoso dejó su puesto a Lodi. Simeone sabía que el partido se resolvería por la frescura de los hombres en las bandas y necesitaba que siguieran defendiendo con intensidad. El entrenador rossoneri, Stefano Pioli, imitaba al argentino y metía hombres frescos a la desesperada, porque estaban al borde del precipicio, cuatro cambios a la vez, con Ibrahimovic incluido en el ‘pack a la desesperada’. Surtió el efecto deseado para los intereses rossoneri.
A veinte minutos del final uno no podía pensar más que en el partido de Liga del Atlético la jornada pasada contra Osasuna, que ganó en el minuto 86. ¿Se repetiría? Pero el gol no llegaba y los rojiblancos empezaban a impacientarse, de hecho, la ocasión más peligrosa fue para Bakayoko, un pase filtrado por Junior que Savic sacó tirándose al suelo. El Milan ya era el único que buscaba el premio del gol.
Estaba Simeone y la afición rojiblanca como en el cuento de la lechera, pensando en el próximo partido con el Oporto y su pase a octavos, porque la victoria del Liverpool les beneficiaba, ya que se ponían segundos grupos, y dependían de sí mismos para el último partido del grupo B. Pero se les olvidó a todos los atléticos que para el Milan no ganar, era morir.

Jarro de agua fría

Simeone retiró a los delanteros del inicio: Griezmann y Luis Suárez por Kondogbia y Cunha, por el resultado de Liverpool, y porque el ‘Cholo’ pensaba que su guerra era en Portugal y no ya en el Wanda. Error. 
El milagro del gol final esta vez premió al que lo buscó, a los desesperados milanistas, que lo merecieron. Llegó tras un centro de Kessié desde la zurda que remató de cabeza Messias Júnior a bocajarro, 0-1 y la segunda plaza del grupo B más abierta que al inicio del partido. En Do Dragao se juega los octavos de final. Necesita ganar. Y esperar que el Milan no venza al Liverpool por los mismos o más goles que él.

Ficha Técnica

Atlético de Madrid 0: Oblak; Llorente, Savic, Giménez, Hermoso (Lodi, m. 63); De Paul (Vrsaljko, m. 76), Koke, Lemar (Correa, m. 63), Carrasco; Griezmann (Kondogbia, m. 80), Luis Suárez (Cunha, m. 76).

Milan 1: Tatarusanu; Kalulu (Florenzi, m. 65), Kjaer, Romagnoli, Theo; Tonali (Bakayoko, m. 65), Kessie; Krunic (Junior Messias, m. 65), Brahim (Bennacer, m. 76), Saelemaekers; Giroud (Ibrahimovic, m. 65).

Gol: 0-1, m. 87: Messias Júnior.

Árbitro: Slavko Vinčić (Eslovenia). Amonestó al local Llorente (m. 60) y al visitante Giroud (m. 26).

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada del grupo B de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 61.019 espectadores.
tracking