04 de diciembre de 2022

Piqué y Sergi Roberto, cabizbajos, ante una nueva derrota del Barcelona en la Champions

Piqué y Sergi Roberto, cabizbajos, ante una nueva derrota del Barcelona en la ChampionsAFP

Inter de Milán 1-0 FC Barcelona

El Barcelona, retratado en Champions, cae en Milán y revive la pesadilla europea

Pierde ante el Inter, se complica el pase a octavos y vuelve a dejar claro que no tiene aún nivel para competir con los grandes equipos

Cuando el Barcelona tiene delante a grandes equipos europeos es ya otro Barcelona. Es el que no da el nivel en Champions. Este equipo solo funciona hasta el momento ante la parte baja de LaLiga. Contra los Elche, Cádiz o Valladolid, con todo el respeto para ellos. Contra los grandes se encoge, sufre y se le ve que aún no está preparado. Si en Múnich fue fulminado por un Bayern que ofreció poco, ante el Inter ha pasado más o menos de lo mismo. El Barça volvió a su realidad continental: 1-0 en Milán y la clasificación muy complicada.
Xavi tiene mucho trabajo. En España está llevando un inicio prácticamente inmaculado, pero en Europa se le ven todas las costuras. Ni aguanta en campos difíciles con ambientes hostiles ni es capaz de desenvolverse ante la máxima exigencia. La derrota hace daño en el seno culé, que por mucho que se instauren en la felicidad por plantar cara eso es sencillamente insultante. El Barça, contra las cuerdas en Champions porque no llega a dónde están Bayern o Inter.
Sergio Busquets se lamenta en una nueva derrota del Barcelona

Sergio Busquets se lamenta en una nueva derrota del BarcelonaAFP

La primera parte del Barça fue un esperpento. Ni pudo y pocas veces quiso. En realidad es que el ritmo que le puso el Inter de Milán fue demasiado alto para un equipo acostumbrado a otras aventuras en LaLiga. La Champions, y lo tiene que saber Xavi, es la competición de la exigencia y aquí se ven todas las costuras. Quizá por ello intentó hacer de menos al torneo más importante de todos y se aferró a que la justicia la da LaLiga. El Inter, sin ser tampoco el mejor equipo de Europa, le sacó los colores con un planteamiento serio en el que la intensidad fue la base. Con mucho córners al inicio, el equipo italiano -que es noveno en la Serie A- supo jugar todo un partido de Champions.
El 1-0 al descanso incluso se quedó corto. Y eso que el gol llegó ya en el tiempo de descuento gracias a un disparo raso desde fuera del área de Calhanoglu. Había sido el mismo que avisó al inicio del partido a Ter Stegen, que pudo hacer más en el tanto. En ese primer tiempo tuvo suerte el Barcelona porque se salvó de un clamoroso penalti de Eric García por un milimétrico fuera de juego previo en el que hasta la tecnología se lo pensó de lo ajustado que era. También por fuera de juego le anularon un gol al Inter, obra de Correa. El Barcelona estaba desbordado.
Un remate al palo de Dembélé, ya por el minuto 60, despertó al equipo azulgrana, vestido con una horrible camiseta gris en el Giuseppe Meazza. Tardó una hora en hacerlo. Justo después de ello -y los cambios- llegó la jugada más polémica del partido, un gol anulado al Barcelona por una inocente mano de Ansu Fati. Un centro al área acabó en gol de Pedri gracias a la pésima salida del portero Onana. Ese movimiento del guardameta hizo saltar con miedo a Fati, al que justo dio el balón en la mano. Tras la revisión en el VAR lo anularon. Ya después, en tiempo del descuento, al Barça le aumentó el cabreo porque solicitaron un penalti por unas manos que parecieron claras en unas repeticiones no muy acertadas.
¿Lewandowski? Estuvo, claro. Y jugó todo el partido. Pero no hizo nada, es decir, lo mismo que (no) hizo ante el Bayern. Es curioso que el delantero polaco, ariete por excelencia, ni en Múnich ni en Milán haya hecho algo. En este sentido él es quien personifica a este Barcelona europeo: lejos del gran nivel, incapaz de competir para ganar, únicamente brillante en Liga. Quizá haya culés que vuelvan a estar felices porque jugaron bien la última media hora. Es lo que hubo en Múnich, poco menos que fuegos artificiales porque le habían plantado cara en la primera parte al Bayern. Ese es el problema del Barcelona, que se complica la clasificación, a seis puntos del Bayern, a tres del Inter. Solo ganó al Viktoria Plzen, que es del estilo de los que ha ido ganando en España. Xavi tiene un problemón por mucho que lo quiera ocultar con discursos ya repetitivos.

Ficha Técnica

Inter de Milán 1: Onana; Dimarco (Dumfries, 77'), Bastoni, De Vrij (Acerbi, 77'), Skriniar, Darmian (Gosens, 77'); Mkhitaryan, Calhanoglu (Asllani, 85'), Barella; Correa (Dzeko, 57') y Lautaro Martínez.

​Barcelona 0: Ter Stegen; Sergi Roberto, Christensen (Piqué, 58'), Eric García, Marcos Alonso (Balde, 63'); Busquets, Gavi (Kessié, 84'), Pedri; Raphinha (Ansu Fati, 63'), Dembélé y Lewandowski.

Goles: 1-0 (Calhanoglu, 47').
Comentarios
tracking