Fundado en 1910

02 de marzo de 2024

Un momento del derbi madrileño del pasado domingo, con la grada rojiblanca detrás

Un momento del derbi madrileño del pasado domingo, con la grada rojiblanca detrásAFP

«Llévate a la niña de mierda, os vamos a matar»: una menor de ocho años, acosada por los ultras del Atlético

La familia ha denunciado ante la Policía Nacional los graves ataques que sufrieron en los aledaños del estadio Metropolitano antes del derbi madrileño

Una madre y su hija vivieron este domingo, en los aledaños del estadio Cívitas Metropolitano y antes de que se iniciara el derbi madrileño, una situación intolerable que refleja que en el fútbol español queda mucho trabajo para erradicar a los racistas y machistas de los campos.
En concreto, la niña de ocho años fue a ver el partido con una camiseta del Real Madrid, con el nombre de Vinicius, momento en el que un grupo de 40 personas, radicales del Atlético de Madrid, increparon tanto a la menor como a su tía, que era quien estaba con ella.
En un acto vergonzoso, uno más del Frente Atlético, el grupo ultra del equipo rojiblanco, esta familia sufrió un intolerable acoso en el que entran varios comportamientos muy graves: a la niña, por el simple hecho de llevar la camiseta de Vinicius, se la insultó, se la gritó e incluso se la llamó «negra de mierda».
En la denuncia que la madre de la niña ha puesto ya ante la Policía Nacional, a la que ha tenido acceso la Cadena SER, se recoge que un integrante de este grupo radical «golpeó y agarró» a la mujer que acompañaba a la menor, momento en el que también se les dijo: «Fuera vikingos de mierda, madridistas hijos de p..., iros de aquí que os vamos a partir la boca y os vamos a matar».
La menor «empezó a temblar gritando que por favor se marcharan de allí» y las dos se sintieron «muy inseguras e indefensas». La tía de la niña ha añadido en declaraciones a la Cadena SER que tenía «un ataque de ansiedad terrible» y que comenzó a taparse el escudo y la camiseta ante el intolerable acoso de estos aficionados radicales que, por otra parte, siguen gozando de la simpatía y el cobijo de otros aficionados del Atlético, así como del propio club.
«La primera noche se despertó varias veces pensando que venían a por ella. Tenía muchas pesadillas. No sabe por qué ha pasado todo. Me ha dicho que por favor no la vuelva a llevar a un estadio», ha añadido la tía de la niña. Así, en el fútbol vuelven a triunfar los ultras, los aficionados radicales, ante aquellas personas normales que quieren ir a los campos a disfrutar del fútbol, pero acaban por no hacerlo ante la presencia de estos hinchas.
LaLiga ya había denunciado ante la Fiscalía de Odio lo ocurrido en los aledaños del Metropolitano, donde se suceden los insultos machistas y racistas, ya sean a jugadores como Vinicius o a aficionados anónimos como ocurrió este domingo.
Comentarios
tracking