Qatarí que te viTomás Guasch

Lo de Mbappé solo fue desorden público

Este Mundial lo ganará el que gane a Mbappé. Si es que ese ser existe

Ya está claro. Lo de Mbappé, ‘aquello’, fue visto por el madridismo como un delito entre sedición y rebelión, un gran pollo, el pueblo patas arriba. Solo le faltó huir del Madrid en el maletero de un coche. Parecía, pero fue un efecto óptico. El tiempo todo lo centra y matiza, y ya está claro: desorden público, fue solo eso. No es bueno reaccionar ni juzgar en caliente. Pasa el tiempo, llega un partido como el Francia-Polonia y no hay vuelta de hoja: desorden público. Tres Padrenuestros y un Ave María. Y zumbando.
El perdón del Madrid no debe tardar. Es más. Como dice el gran David Vicente, que lo traiga la carroza de Reyes. El rey blanco, por supuesto. ¡Qué futbolista!
El Francia-Polonia fue un partido curioso. Que ganaban los campeones lo sabía incluso Lewandowski. La cosa se estiró hasta que Mbappé dijo basta. Hala, venga, ya está bien. No hay jugador más determinante. Este Mundial lo ganará el que gane a Mbappé. Si es que ese ser existe. Están Vinicius, Messi contra todos empezando por los que le acompañen, pero el as de bastos lo tiene Francia.
Luego aparecieron los ingleses y le ganaron a Senegal. Los carteles anuncian ya el primer partido serio del Mundial: Inglaterra-Francia. Ha hecho falta consumir más de cincuenta desde que empezó la cosa, allá el 20-N, toma fecha. ¡Por fin! El perdón de Florentino debería llegar antes.
Comentarios

Más de Tomás Guasch

tracking