07 de julio de 2022

El precio de la electricidad ha empujado a alza de la gasolina como nunca antes había pasado

El precio de la electricidad ha empujado el alza de la gasolina como nunca antes había pasado

Tormenta perfecta

¿Por qué la gasolina es el doble de cara que en 2008 si el petróleo es más barato?

España es uno de los países de Europa donde más ha subido el precio, que ya supera los dos euros por litro

La gasolina se ha convertido en un termómetro para conocer cómo se mueve el mundo. Es el testigo que presencia las tensiones entre Europa, Sudamérica, Rusia o los países árabes.
Un mundo volátil donde una pandemia seguida de una guerra hace saltar todo por los aires hasta llegar a la gasolinera donde el español reposta casi un 100 % más caro que lo hacía hace 12 años. Todo sube, pero cuando se comparan los motivos no se entienden las consecuencias.

Año 2008

En el año 2008 el precio del barril de petróleo que marcaba la OPEP era de 143 dólares el 11 de julio. En ese mismo mes, acudir a una gasolinera a llenar el coche de diésel se pagaba a 0,98 céntimos de euro y a 1,03 si era de gasolina.
Fue en ese año cuando se produjo una situación histórica en la que el aumento de los vehículos diésel provocó que este tipo de combustible superase en precio a la gasolina, 1,14 por 1,12.

Año 2022

En 2022 los precios del barril de Brent están lejos de los de 2008. El 7 de junio registró los 129,20 dólares, una cifra que sobrepasa ampliamente esa barrera psicológica de los 100 dólares que atemorizaba a Europa cuando comenzó la invasión de Rusia en Ucrania.
Ahora los precios de la gasolina sí que se han disparado con valores que superan los dos euros y que han obligado al Gobierno a aportar medidas que no cubren las subidas.
La tormenta perfecta empezó con la pandemia. La producción de gas se frenó para evitar devaluar su precio. Cuando el mundo recuperó el ritmo, la demanda subió mucho en muy poco tiempo y la producción no pudo responder, por lo que el precio se elevó.
Ahora pagamos el precio de la subida del gas aderezado por el efecto de la guerra y las decisiones de Rusia. Para producir petróleo se necesita energía que, a su vez, necesita gas para su obtención, y la subida de precio acaba repercutiendo en el carburante y en su proceso de refinado, transporte y distribución.
Han pasado 14 años y una situación parecida tiene explicaciones diferentes. Entonces, solo influía el precio del petróleo en la gasolina, ahora son otros factores los que han elevado los precios.

Temas

Comentarios
tracking