01 de diciembre de 2022

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez GalánEuropa Press

Nuevas condiciones  Iberdrola pide a sus clientes en Francia que no renueven su contrato

La compañía española dice haber tomado esta decisión para mostrar transparencia ante sus clientes y advertirles de la subida de los precios

Iberdrola está proponiendo a miles de sus clientes en Francia, para los que expira el periodo de contrato, que se desabonen en lugar de renovarlo y que opten por la tarifa reglamentada, ya que con las condiciones actuales del mercado les tendrán que aplicar precios mucho más elevados.
En un comunicado, la eléctrica española explica que no pretende echar a sus abonados y que seguirá suministrándoles electricidad. En palabras de la propia empresa, «los precios extremadamente altos y la extrema volatilidad en el actual contexto energético global nos obliga a transferir esos costos a los clientes cuando se establece un nuevo plazo de contrato».
Iberdrola ha aclarado que no tiene intención de retirarse del mercado francés, pero que los clientes que prefieran seguir con ellos en lugar de acogerse a la tarifa reglamentada, pagarán unos precios mucho más elevados.
La empresa de electricidad española lleva operando en Francia 20 años, desde 2002. Actualmente, es la segunda compañía eléctrica más importante del país, por detrás de EDF (Électricité de France S.A.).
Hasta ahora, solo «unos pocos miles» de clientes han recibido la misiva de la compañía. Además, la mayor parte de ellos no tiene que renovar sus contratos hasta el año 2023 o más adelante.

Parque eólico marino en Francia

En la actualidad, Iberdrola está sumergida en la construcción de un parque eólico marino en Saint-Brieuc, en aguas de la Bretaña francesa. Las instalaciones contarán con un total de 62 aerogeneradores y una capacidad de 500 megavatios (MW).
Parque eólico marino de Saint-Brieuc

Parque eólico marino de Saint-BrieucIberdrola

Para su traslado, estas cimentaciones (de 1.150 toneladas, 75 metros de altura y 25 metros de ancho y que descansan sobre tres patas) se instalarán en la barcaza Sarens Caroline, movilizada por la empresa Van Oord, que se encargará de su instalación en el emplazamiento.
En total, se espera desplazar una decena de barcos. Está previsto que las primeras jackets se instalen en Saint-Brieuc durante este verano. Este parque tendrá un marcado sello español, ya que, además de los jackets, también los pilotes serán construidos y montados enteramente por Navantia-Windar en Fene (A Coruña).

Total de la inversión

Con un valor de 350 millones de euros, se trata del mayor contrato de eólica marina de la historia de la naviera, que creará más de 2.000 empleos directos y miles de empleos indirectos.
A raíz de este acuerdo, Navantia-Windar ha puesto en funcionamiento una planta en Brest, donde se han construido parte de los componentes de las cimentaciones para este proyecto eólico marino.
Iberdrola está construyendo Saint-Brieuc en colaboración con las empresas francesas RES y Caisse des Dépôts, ambas pertenecientes al consorcio Ailes Marines, propiedad de la energética española.
Una vez que esté operativo se convertirá en la cuarta instalación de este tipo de la compañía, tras West of Duddon Sands, ubicado en el mar de Irlanda; Wikinger, en el mar Báltico; e East Anglia ONE, uno de los parques eólicos marinos más grandes del mundo, situado en la zona sur del mar del Norte.

Apuesta por la energía eólica

La eólica marina es una de las claves del crecimiento de Iberdrola, que cuenta con una capacidad operativa, en cartera y desarrollos en fase inicial superior a los 30.000 MW.
Centrada en países con objetivos ambiciosos, el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán espera contar con 12.000 MW de energía eólica marina en funcionamiento en 2030 y alcanzar unas inversiones acumuladas por encima de los 30.000 millones de euros en todo el mundo.
La energía eólica marina se ha consolidado como uno de los mayores vectores de crecimiento de la compañía. Al igual que el grupo fue pionero en su apuesta por la energía eólica terrestre hace dos décadas, la compañía lidera el desarrollo de la eólica offshore.
l

Parque eólico marino de Saint-BrieucIberdrola

A cierre del último ejercicio, Iberdrola ya había alcanzado 1.260 MW offshore en operación, 1.800 MW en construcción y 5.400 MW en desarrollo avanzado, que entrarán en operación antes de 2027.
El grupo cuenta con una cartera de proyectos en Estados Unidos, Reino Unido, Polonia, Suecia, Irlanda, Taiwán, Japón, Filipinas y Brasil, que se podría incrementar en los próximos años gracias a las numerosas subastas en las que está participando.
Las inversiones potenciales asociadas a esta cartera de proyectos, muchas de las cuales podrían madurar más allá de 2030, se podrían estimar en 90.000 millones de euros.
Comentarios
tracking