06 de febrero de 2023

José María Rotellar

El crecimiento artificial de la economía española

Nuestro país está rezagado en el crecimiento y tiene más paro, más inflación, más déficit y más deuda que nuestros socios europeos

El mayor crecimiento español en el IITR-2022 es un crecimiento artificial, pues se debe sólo al efecto estadístico fruto de ir rezagados en la recuperación de los niveles de PIB real anteriores a la pandemia respecto a nuestros socios europeos, a que España apenas creció en el trimestre anterior (ITR-2022), con lo que refuerza ese falso efecto estadístico trimestral, y al efecto estacional del verano, por el impulso del sector turístico, que cesará tras la campaña veraniega.
Esto queda claramente confirmado en la pésima evolución del empleo, donde Eurostat confirma que se destruyó empleo en España en el IITR-2022 (el empleo descendió un 1,1 % intertrimestral ajustado de estacionalidad, que enmienda completamente los cálculos desestacionalizados de Escrivá que elevaban el empleo en el mismo trimestre). Mientras, en la eurozona el empleo crece un 0,4 %, al igual que en la UE; crece un 0,3 % en Alemania; crece un 0,4 % en Francia; crece un 1,2 % en Italia; y crece un 1,6 % en Irlanda.
Este peor comportamiento es consecuencia de la equivocada política económica de Sánchez, sin rumbo y sólo basada en incremento de gasto improductivo, subidas de impuestos, más déficit (pese al incremento extraordinario de la recaudación por el efecto de la inflación), deuda exponencial –212 millones más de endeudamiento cada día– y trabas en inseguridad económicas.
Eso lleva a que España esté rezagada en el crecimiento, tenga más paro, más inflación, más déficit y más deuda que nuestros socios, junto con peores expectativas económicas y laborales y menos capacidad de maniobra en la política fiscal debido al elevado nivel de endeudamiento.
Así, el crecimiento trimestral del PIB de la eurozona en el IITR-2022 fue del 0,8 %, mientras que en la UE fue del 0,7 %. Por principales países:
  • En Alemania fue del 0,1 %.
  • En Francia fue del 0,5 %.
  • En Italia fue del 1,1 %.
  • En España fue del 1,1 %.
  • En Irlanda fue del 1,8 %.
Fuente: Eurostat
En tasa interanual, el crecimiento del PIB de la eurozona fue del 4,1 % y el de la UE fue del 4,2 %. Por principales países:
  • En Alemania fue del 1,7 %.
  • En Francia fue del 4,2 %.
  • En Italia fue del 4,7 %.
  • En España fue del 6,3 %.
  • En Irlanda fue del 10,8 %.
Fuente: Eurostat
Es cierto que este trimestre crece más España en tasa intertrimestral e interanual que la media de la UE, de la eurozona y que el resto de principales economías.
Ahora bien, eso se debe a que España arrastra un menor crecimiento desde la pandemia, estando todavía a casi tres puntos de recuperar el nivel de PIB real de 2019.
Además, en tasa intertrimestral tiene un mayor crecimiento España en el IITR debido a que en el ITR no creció prácticamente nada (sólo un 0,2 % frente al 0,7 % de la eurozona; el 0,8 % de la UE; el 0,8 % de Alemania; o el 6,2 % de Irlanda. Sólo Francia (-0,2 %) e Italia (0,1 %) crecieron menos que España en el trimestre previo).
Es decir, no es que España crezca con más potencia, sino que su mayor crecimiento se debe a que parte de niveles más bajos, al no haber recuperado con tanta potencia, provocando ese efecto estadístico.
A ello se añade la estacionalidad del verano, por el turismo, cuyas buenas previsiones elevaron el crecimiento del final de la primavera y del inicio del verano, pero que ha perdido intensidad en la segunda parte del verano y una vez que se acabe dicha estacionalidad se prevé una ralentización importante del crecimiento a partir del otoño, debido a la inflación, la subida de tipos y el empeoramiento de expectativas por falta de credibilidad en la política económica del Gobierno.
Por otra parte, hay que destacar cómo un país como Irlanda, con una política basada en contención del gasto, bajos impuestos y bajos déficit y deuda, radicalmente opuesta a la de Sánchez, crece en tasa interanual a más del 10 % durante los últimos cuatro trimestres, lo que le ha llevado a un nivel de PIB muy por encima del previo a la pandemia y a un incremento muy notable del PIB per cápita, es decir, ha aumentado mucho tanto el tamaño de su economía como la riqueza de sus habitantes, respectivamente, justo lo contrario de lo que ha provocado en España la política de Sánchez. Distintas políticas dan distintos resultados.
  • José María Rotellar es profesor de la Universidad Francisco de Vitoria.
Comentarios
tracking