Fundado en 1910

24 de julio de 2024

El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá.

El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá.Europa Press

Análisis económico

La Seguridad Social ya ha necesitado 7.000 millones de euros para equilibrar sus cuentas

Sin la ayuda del traspaso de dinero, tendría un déficit de 7.754 millones de euros a cierre de abril

Sabíamos muchas cosas del presidente del Gobierno, pero la versión del «chivato» de la clase nos faltaba por conocerla.

El otro día se encumbró él solo a esa posición; no hizo falta que metiese la pata denunciando a otro con la maravillosa frase de «yo no he sido, pero ese también».

Aquí ha ido de frente y sin parar, y le ha dicho a la Unión Europea que el PP y Vox están pactando y quitando las banderas LGTB de los organismos oficiales.

El chivatito de pronto se ha olvidado de que la gran bandera oficial es la española, esa que tiene dos franjas rojas y una amarilla, y que es la que tiene que presidir todos los actos oficiales que se produzcan en este país, y que, sus amigos los independentistas, se la pasan por el forro de la entrepierna tantas veces como quieren o pueden, porque a un presidente ya le costó el puesto por una sentencia del Tribunal Supremo.

Mientras chivatito sigue haciendo de las suyas, criticando los pactos de Vox, me imagino que en la UE alguien le habrá recordado su gobierno con comunistas, esos mismos que la UE ha declarado como los mayores asesinos del mundo y, por si fuera poco, aceptando el apoyo de los miembros de una banda terrorista perseguida durante mucho tiempo y que tiene asesinos condenados por delitos de sangre.

Y, mientras tanto, la organización del Estado español y sus resultados económicos son cada día más preocupantes, como que, en mayo, por primera vez, haya caído la recaudación total en un 6 % comparado con el mismo mes del año anterior, porque el IVA ha dado un auténtico paso atrás en sus ingresos. Y esto no lo digo porque no sea bueno que se recaude menos, que es lo que tendría que ser, sino porque esta recaudación viene producida por una caída del consumo clarísima, lo que implica una parada de la economía.

Y como siguen saliendo números de los gastos de la economía española, vamos a ver qué pasa con la Seguridad Social, en donde los ingresos suben más que los gastos (no se lo cree nadie con dos dedos de frente).

Pero como son los datos oficiales, hoy vamos a analizarlos en profundidad, y aún queda mucho mes para poder hacer más comparaciones dentro de este organismo tan importante como clave.

Lo primero que hay que comentar es que estamos a primeros de julio y que hablamos de los resultados del mes de abril en un organismo que comunica el gasto mensual de las pensiones del mes de junio antes incluso de que termine el mes.

Parece mentira que la necesidad de presentar todos los datos juntos fuerce a la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) a no dar datos de aquellos que son más agiles en contabilizar. La IGAE necesita un cambio de gestor inmediato y la intervención de un equipo que obligue a la digitalización de todos los procesos para agilizar la información pública y saber cuál es la realidad de lo que ocurre.

Con los datos de abril en la mano, lo que vemos es que los ingresos han subido un 9 %, que equivale a recaudar en un cuatrimestre 5.555 millones más que en el mismo período del año anterior. Esto es consecuencia de que, por cotizaciones sociales, se ha recaudado un 9,9 % más debido al incremento de la cotización patronal para poder pagar las pensiones. En eso consistieron fundamentalmente las reformas de Escrivá: en subir impuestos.

Por otro lado, las transferencias corrientes realizadas por el Ministerio para equilibrar las cuentas llegaron a 6.871 millones de euros, 123 millones más que el año pasado, pero ya veremos cómo esta cifra rondará los 20.000 millones en junio, cuando se contabilice la paga extra de los pensionistas.

Por la parte de los gastos, aparentemente están controlados, pero todo es un truco, como vamos a ir viendo.

Los consumos intermedios y los salarios son dos partidas pequeñas dentro de este organismo y, por lo tanto, su repercusión es pequeña, aunque no se hayan provisionado las pagas extras de los trabajadores de la Seguridad Social.

Las prestaciones sociales nos dicen que se han incrementado en 4.909 millones, que equivalen a un 8,2 %, cuando sabemos, porque así lo ha publicado el propio organismo, que las pensiones están subiendo un 10,8 %, como consecuencia del 8,5 % de la subida lineal de las mismas, más las nuevas incorporaciones que se están produciendo a lo largo del año, con lo cual ya vemos que la partida de prestaciones sociales en algún momento, que seguro será en junio, pegará una subida espectacular.

Las subvenciones es difícil de creer que este Gobierno las haya reducido, y lo mismo pasa con los gastos de capital: que las cifras coinciden exactamente.

En definitiva, las cuentas presentadas por la IGAE presentan unos gastos de 68.464 millones, que suponen un gasto de 4.909 millones más que el primer cuatrimestre de 2022 y, por lo tanto, oficialmente el déficit de la Seguridad Social es de 883 millones, gracias a los casi 6.900 millones de transferencias corrientes.

En realidad, la Seguridad Social, sin la ayuda del traspaso de dinero, tendría un déficit de 7.754 millones de euros a cierre de abril, teniendo en cuenta que al menos no está contabilizado ni una prorrata de pagas extras para empleados, ni para pensionistas y que, en junio, como siempre, este déficit se multiplicará.

Comentarios
tracking