Fundado en 1910

28 de mayo de 2024

ANÁLISIS ECONÓMICOJosé Ramón Riera

Hacienda olvida contabilizar 20.000 millones al decir que el déficit baja de agosto a septiembre

Todo está montado para engañar a la UE y esperar a ver si algo cambia, y que sirva para justificar este desastre

Actualizada 04:30

Cada vez que el Ministerio de Hacienda publica una nota de prensa con una buena noticia, lo primero que hay que pensar es que nos están ocultando algo, porque seguro que hay trampas en ese solitario de la nota de prensa.
El Ministerio nos dice que en septiembre el déficit del Estado ha bajado al 1,78 % del PIB y se ha reducido con respecto a agosto en un 0,7 %.
Y lo primero que me viene a la cabeza es que todavía no tenemos la deuda consolidada a cierre de septiembre, y eso que estamos a mitad de noviembre, pero sí tenemos la deuda de la Administración Central del Estado, que publica el Tesoro, y veo que la deuda en septiembre se incrementó en 15.000 millones de euros y acumuló una deuda anual de 84.000 millones.
La necesidad de caja se produce porque se producen desfases de caja y hay que pedir dinero prestado para poder pagar, pero el déficit se produce por la diferencia por la Contabilidad Nacional, que es por el reconocimiento del gasto.
Yo puedo estar pagando facturas antiguas, y para pagarlas necesito tesorería, pero si dejo de contabilizar gastos, estoy mejorando artificialmente mi déficit contable.
Esto, que es un poco complicado, es lo que está haciendo ni más ni menos el Ministerio, que tendría que ser el más serio de todos.
No puede dejar de pagar las facturas antiguas y, por lo tanto, tiene que pedir dinero prestado, porque no tiene el suficiente, pero no pasa nada porque a cierre de un trimestre quiera presentar mejores resultados, y lo que hace ese mes es dejar de contabilizar facturas, que ya lo hará más adelante o cuando tenga que pagarlas.
Y así tenemos que en el mes de septiembre el Ministerio de Hacienda solo ha contabilizado gastos por valor de 12.546 millones cuando la media del presupuesto es que tengamos un gasto 33.328 millones de euros al mes, y cuando llevamos en realidad contabilizados a fin de agosto una media de 27.290 millones.
Esto quiere decir que en septiembre hemos dejado de contabilizar 20.782 millones.
Con este resultado en Contabilidad Nacional, nos da una media de 25.651 millones gastados de media durante los 9 primeros meses, pero el presupuesto real a esa fecha es 299.954 millones. Esto quiere decir que, si realmente estuviésemos al día, tendríamos 69.087 millones más de gasto; o lo que es lo mismo: nos faltan por contabilizar en lo que va de año 69.000 millones de euros.
Pongo un ejemplo: en lo que va de año hemos emitido 88.000 millones más de deuda y hemos renovado más de 130.000 millones a unos tipos de interés que rondan el 3,8 %. Y en Contabilidad Nacional en septiembre, solo de intereses, hemos contabilizado 102 millones, cuando debíamos al menos haber contabilizado 2.510 millones.
Y si se nos ocurre ir partida por partida, salvo el caso de gastos de personal, en todas, absolutamente en todas las partidas, pasa lo mismo que con los intereses.
Esto es muy serio, porque de lo que no hay ninguna duda es de que, ya siendo segura la constitución de gobierno, al Ministerio de Hacienda no le va a quedar otro remedio que empezar a contabilizar gastos pendientes, y vamos a ver cómo estos gastos se disparan de aquí a final de año en la Contabilidad Nacional.
Y de no hacerlo ahora, tendrán que aflorar el año que viene, que desde el punto de vista de la UE va a ser mucho más duro que este año.
Pero veamos los datos para que así sea más sencillo comprenderlo:
Tenemos un presupuesto total, que sale de los Presupuestos de 2023, de 399.938 millones de euros, que ha sido incrementado en casi 11.000 millones a los inicialmente aprobados, que fueron 388.106 millones.
Si dividimos esos 399.937 millones entre 12 meses de presupuesto, nos sale que los gastos mensuales deberían de ser 33.328 millones de euros de media.
Si de verdad se contabilizasen todos los gastos a mes de agosto, en lugar de 218.320 millones deberíamos de llevar aproximadamente 266.625 millones. Total, nada: llevamos 48.000 millones menos contabilizados a agosto.
Pero llega Hacienda y en septiembre nos dice que la Contabilidad Nacional reconoce gastos por 230.866 millones, lo que implica que en un mes toda la Administración solo se ha gastado 12.546 millones. Vamos: eso no se lo cree la Txiqui Montero ni fumada.
Así que en septiembre nos hemos dejado otros 20.782 millones de sumar a la Contabilidad Nacional, que sumados a los 48.000 millones que nos faltan, estamos en números redondos en 69.000 millones de euros menos de lo que aproximadamente deberíamos llevar.
Está claro así que decir que tenemos un déficit de 1,78 % del PIB y que hemos bajado un 0,7 % sobre agosto es muy fácil.
En septiembre dejamos 20.000 millones y bajamos un 0,7 %.
¿Pero qué pasará cuando empiecen a contabilizarse los gastos?
Pues que empezaremos a ver la realidad en marzo del año que viene, que ya habrá pasado un trimestre del año.
Todo está montado para engañar a la UE y esperar a ver si algo cambia, y que sirva para justificar este desastre.
Y si no, ya se le ocurrirá echarle la culpa a la derecha por las movilizaciones en la calle en contra de la amnistía y la concordia nacional.
La golfería empieza a ser muy cara incluso para las cuentas europeas, y no olvidemos que los ciudadanos griegos pagaron muy caro las mentiras de sus políticos a la Unión Europea. La historia se repite.
A España estuvo a punto de pasarnos con el traspaso de Zapatero a Rajoy, que evitó Rajoy. Veremos qué nos pasa esta vez.
José Ramón Riera es economista y empresario
Comentarios
tracking