Fundado en 1910

21 de julio de 2024

José María Rotellar

La actividad taurina genera crecimiento y empleo

El ministro desconoce los efectos culturales y económicos de la tauromaquia

Actualizada 04:30

El Ministro de Cultura parece decido a acabar con ella: quiere que no se expongan las obras ligadas al Descubrimiento de América y generación de una civilización en Las Indias; quiere diseminar por toda España las obras pictóricas contenidas en El Prado; y quiere, como principal objetivo, acabar con los toros, probablemente por la identificación como un acervo de la cultura española, la fiesta nacional. Con absoluto desconocimiento, dice que es una salvajada y, con esa excusa, quiere eliminar los premios a la tauromaquia.

Esto es una barbaridad y demuestra que el ministro desconoce los efectos culturales y económicos de la tauromaquia. El desarrollo de una actividad tan arraigada en España como la taurina constituye, sin duda, un bien de interés cultural para el conjunto de españoles y para muchos aficionados internacionales, desde Iberoamérica y Portugal a Francia.

Además, dicho sector constituye un elemento de atracción turística fundamental en el tejido económico español y una generación de actividad y empleo importante, máxime en el marco de empeoramiento económico estructural que vivimos, más allá de la anestesia temporal del gasto público.

Es doblemente ilógico acabar con una fuente de creación de puestos de trabajo

Por tanto, aparte de lo ilógico que es prohibir una actividad económica como ésta, poniendo así barreras al desarrollo empresarial y laboral, es doblemente ilógico al acabar con una fuente de creación de puestos de trabajo.

Por ello, es doblemente acertado el deseo de las distintas CCAA de preservar la fiesta nacional. Porque, efectivamente, es un importante bien cultural del conjunto de España, y porque, en segundo lugar, supone una generación de riqueza, prosperidad y empleo, que es la mejor política social.

Ahora que estamos en la feria de San Isidro, es bueno resaltar la generación de actividad y empleo logrado gracias al sector taurino, tanto en la Comunidad de Madrid como en el conjunto de España. De esta manera, genera una producción cercana a los 4.500 millones de euros, 3 décimas del PIB nacional.

Esta movilización de la producción tiene su claro efecto en la generación de crecimiento económico. Así, la actividad taurina y todo el efecto arrastre que genera en distintos sectores, como la hostelería y el comercio, configuran a este sector como uno de los más dinámicos en el aspecto turístico y comercial en momentos estacionales muy marcados, que hace que el valor añadido llegue a 2.200 millones de euros.

Y toda generación de crecimiento económico tiene su reflejo en la creación de puestos de trabajo, que confirma el contenido social de dicha actividad. Así, simplemente por el mantenimiento de las ganaderías de la Comunidad de Madrid podría generarse un nivel de empleo a tiempo parcial que afectase a 12.500 personas.

Pero incluso extrapolando los empleos a jornada completa, el impulso de creación de empleo de esta actividad es sumamente importante, al sumar la equivalencia a tiempo completo de los puestos empleos con el volumen de empleo que impulsa en el resto de ramas de actividad, como hostelería y empleo.

Así, el empleo a tiempo completo que genera la actividad taurina llega a una cifra global de empleo generada por dicha actividad de casi 55.000 puestos de trabajo.

Todo ello pone de manifiesto la importancia no sólo cultural, sino también económica y laboral –y, por tanto, social- que tiene la actividad taurina en España. Dicho sector genera una contribución a la riqueza nacional y al empleo muy importante, que redobla su relevancia cuando se observan los efectos positivos en crecimiento y puestos de trabajo que implica también para otras ramas de actividad económica. Es decir, la actividad taurina contribuye a la mejora de la prosperidad de los españoles.

Por tanto, lo que pretende el ministro Urtasun es un atropello cultural, histórico y también económico, con el que pretende enviar a la pobreza a miles de familias españolas que viven de todo lo relacionado con la fiesta nacional. Un esperpento más de este Gobierno.

Comentarios
tracking