Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Ilustración: pupitres del PSOE

Educación

Los expertos destripan la LOMLOE: «La escuela exigente es el mejor método de igualación social»

Polémica por el decreto curricular que regula las enseñanzas de Secundaria y permite pasar de curso con asignaturas suspendidas

El decreto que regula las enseñanzas de Secundaria ha levantado una polvareda por su sectarismo y falta de exigencia. En sus más de 200 páginas, contiene centenares de referencias a cuestiones como la perspectiva de género o los estereotipos sexistas a pesar de no ahondar en ninguna cuestión de contenido. Pero uno de los asuntos más polémicos es el aludido a la evaluación y promoción de los alumnos, que podrán pasar de curso con asignaturas suspendidas siempre que hayan alcanzado las «competencias» necesarias.
Para David Reyero, profesor de Estudios Educativos de la Universidad Complutense de Madrid, la enseñanza «requiere un trabajo previo para la adquisición de hábitos intelectuales. Pensamos que podemos saltarnos ese trabajo para obtener directamente ese hábito, pero no se puede: la competencia es un efecto indirecto del aprendizaje».
Jorge Sainz, catedrático de Economía Aplicada de la URJC, señala que «la calidad de vida de un país la marca la cantidad de personas con estudios y la calidad de estos». «Los países que más están creciendo son aquellos con mayor calidad de educación, pero no se trata de dar más clases: si luego pasas de curso sin aprobar nos encontramos con un problema», añade.
«Al final, esta medida parece que está hecha mirando en las estadísticas, más que en los alumnos», comenta Jordi Cabanes, director del director del Colegio Abat Oliba Spínola. «Esa caridad educativa mal entendida quita los incentivos de los alumnos, desarma a los profesores y pone en evidencia al claustro».
Y es que, según el decreto de evaluación y titulación, los alumnos podrán pasar de curso con asignaturas suspendidas siempre que el equipo docente considere que ha superado las «competencias» mencionadas en el currículo. Además, elimina la calificación numérica y los exámenes de recuperación. «Estamos engañando a los chavales. La escuela exigente es el mejor método de igualación social; cuando dejar de ser exigente, los que más sufren son los que vienen de ambientes familiares menos exigentes», asegura Cabanes.

Este currículo es de mínimos y los máximos estarán vinculados a la renta de los padresJorge Sainz, catedrático de Economía Aplicada de la URJC

Sainz resalta precisamente la falta de equidad de esta nueva reforma educativa: «Este currículo es de mínimos y los máximos estarán vinculados a la renta que tengan sus padres y de los conocimientos que les puedan trasmitir». Algo en lo que coincide Cabanes, para quien «la escuela exigente es el mejor método de igualación social, cuando no es tan exigente sufren más los que alumnos que vienen de ambientes familiares menos rigurosos».
Francisco López Rupérez, expresidente del Consejo Escolar del Estado, denuncia la falta de «racionalidad» del sistema, clave para obtener la tan ansiada estabilidad. Y es que, España ha tenido hasta ocho reformas educativas distintas desde la llegada de la democracia a pesar de que, según los expertos, para que una ley de estas características tenga éxito se requiere un periodo de implantación de no menos 10 años.
«En los últimos 20 años hemos tenido publicadas cuatro reformas de ordenación general del sistema educativo y, cuando las reformas son de trinchera, se puede dibujar una fecha de caducidad. Me temo que cuando se agote el ciclo político, habrá un cambio en esta reforma», señala el expresidente del Consejo Escolar del Estado.

Desigualdad entre CCAA

La LOMLOE da un porcentaje a las comunidades para implantar sus propias medidas. Madrid y Andalucía ya han advertido que harán lo propio, pero esto puede ser una hoja de doble filo.
Para López Rupérez, el peaje nacionalista pagado por Sánchez será un nuevo foco de desigualdad ya que «el incremento de descentralización, consecuencia del compromiso del Gobierno con sus socios nacionalistas, acentúa las diferencias entre comunidades».
«Este mayor margen puede paliar en parte los desatinos del enfoque general a costa de romper significativamente la unidad de la formación de los ciudadanos del futuro», indica.

Temas

Comentarios
tracking