30 de enero de 2023

Vista de la entrada al colegio La Salle de Palma de Mallorca

Vista de la entrada al colegio La Salle de Palma de MallorcaEFE

La Salle condena las amenazas y remarca su «respeto» a la bandera de España

Diez días después de la polémica, la organización educativa emite un comunicado para aclarar los hechos

Diez días después de la polémica, la dirección de La Salle en Madrid condenó las amenazas y los insultos en redes sociales a miembros de la comunidad educativa de su centro en Palma a raíz del incidente entre alumnos y la profesora de catalán el pasado 25 de noviembre tras colgar en el aula una bandera de España con motivo del Mundial de Qatar.
Aunque el centro mallorquín sí que había dado su versión de los hechos y comunicado que había abierto una investigación, la organización educativa –presente en ciudades de toda España y en cerca de cien países– no se había pronunciado acerca del altercado.
La Salle ha querido recalcar, asimismo, su «respeto absoluto» a los símbolos oficiales reconocidos en el ordenamiento constitucional, en especial a la bandera nacional y a las de las de comunidades autónomas, que «son y serán tratados con respeto» por los miembros de esta institución en todas sus obras educativas en España.
La dirección del centro educativo de Palma ha abierto una investigación para aclarar el enfrentamiento entre la profesora y los alumnos, que fueron expulsados tras colgar en el aula una bandera de España con motivo del Mundial de Qatar.
Según explicaron algunos padres, los estudiantes fueron enviados a casa porque la profesora exigió retirar la bandera y no la obedecieron y, según los educadores del centro, los muchachos se insubordinaron y le faltaron al respeto.
En el comunicado se señala que en los últimos días algunos alumnos, familias y profesores, en especial los de la clase implicada, han recibido insultos en las redes sociales y la propia docente ha sido objeto de amenazas que ya han sido denunciadas por parte de las autoridades y están siendo investigadas.
En paralelo, la institución ha puesto en marcha una investigación interna para esclarecer los hechos y está colaborando activamente con la que la inspección educativa.
El objetivo es «acotar las responsabilidades oportunas, preservando el bienestar de su alumnado y la convivencia en el aula en el marco del respeto a un principio esencial en educación: la autoridad del docente inherente a su función y a su responsabilidad a la hora de desempeñarla».
La Salle agradece la voluntad de educadores, familias y alumnado para recuperar la normalidad en la convivencia y en el desarrollo de la labor educativa en este centro desde «el sosiego, el respeto y la capacidad de escucha».
En la nota, se indica que La Salle es una institución implantada en casi un centenar de países que se dedica a la educación basada en los valores humanos y cristianos.
Comentarios
tracking