Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

El secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar, junto a Rodríguez Zapatero.

El secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar, junto a Rodríguez ZapateroMinisterio de Educación

Educación

El Gobierno acelera para asegurarse que la Memoria Democrática entra con calzador en las aulas

Mientras que el Consejo de Europa concluía recientemente que España se había empeñado en enseñar poco y mal Historia, el Ejecutivo se asegura de que el 'memorialismo' sea obligatorio en colegios e institutos

La vigente ley educativa, aprobada durante la pasada legislatura, es la primera norma que recoge expresamente la «obligación» de hacer llegar a las aulas la Memoria Democrática.
El Ejecutivo diseñó la LOMLOE junto a la también aprobada Ley de Memoria Democrática para asegurarse que la fundación de los primeros sindicatos en España durante el siglo XX, las huelgas obreras de Asturias y, por supuesto, la Guerra Civil y el posterior exilio y represión de los republicanos, sean una constante en el aprendizaje. En esa 'memoria', por lo que parece, no hay cabida para otros acontecimientos posteriores como la Transición o el terror de ETA.
Se da la circunstancia de que mientras Moncloa sigue mostrando su preocupación por que alumnos y profesores muestren cada vez más atención a los acontecimientos de nuestra historia reciente, paralelamente surgen voces que avisan de que otros periodos de la historia de nuestro país están quedando desatendidos, como el último informe emitido sobre este punto del Consejo de Europa.

El Ejecutivo pisa el acelerador

Ahora, tras la investidura reciente de Pedro Sánchez, el Ejecutivo acelera en este proceso.
El pasado 1 de diciembre, el mismísimo secretario de Estado de Educación, José Manuel Bar, participaba en el Encuentro Nacional de Memoria, Educación y Ciudadanía Democráticas. En su intervención en el acto inaugural, celebrado en el Instituto Cervantes, y junto al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, Bar ponía en valor que la reforma educativa desplegada por el Gobierno tiene «un papel esencial en la incorporación de la educación cívica y la memoria democrática en las escuelas».
«Es hora de que tomemos conciencia del auge de las corrientes de odio, xenofobia y condena al diferente en toda Europa y el mundo», señaló el número 2 de Pilar Alegría en su discurso. «Necesitamos un nuevo relato para Europa y eso se empieza a construir desde la educación, que es la que forma a aquellos que están llamados a construir el futuro».

Profesores y estudiantes

Dicho acto juntó a profesores de diferentes niveles educativos –primaria, secundaria y universidad– y a estudiantes que hubieran «participado con buenas prácticas de Memoria Democrática», así como representantes de entidades dedicadas al memorialismo.
El Encuentro Nacional servía, según sus organizadores, para «poner en común y darle un sentido unitario a la multitud de voces que han participado en los eventos organizados por la Fundación CIVES por todo el territorio español con el objetivo de sensibilizar y apoyar al profesorado para que la impartición de la Memoria Democrática en las diferentes etapas de la educación obligatoria sea efectiva, siguiendo lo establecido en la LOMLOE y en la reciente Ley de Memoria Democrática».
Comentarios
tracking