04 de diciembre de 2021

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz durante el pleno

Los segundos 

Sánchez aprueba los Presupuestos con una mayoría engañosa que no refleja su debilidad real

Las cuentas salen adelante con idénticos apoyos que el año pasado. Bildu se jacta: «El Gobierno socialcomunista tiene Presupuestos gracias a Euskal Herria Bildu y a ERC»
El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves los segundos Presupuestos de Pedro Sánchez, y con idéntico apoyo al que obtuvieron el año pasado los anteriores.
Han votado a favor 188 diputados del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, Bildu, PNV, Más País, Compromís, PRC, Nueva Canarias y Teruel Existe.
La amplia mayoría parlamentaria que ha exhibido el Gobierno de coalición es, no obstante, un trampantojo. Hasta la diputada de la CUP (formación que se ha abstenido) Mireia Vehí le ha recordado a Sánchez cuál es la receta de su éxito: ser menos malo, para los independentistas y nacionalistas, que un hipotético gobierno del PP y Vox. Ni más, ni menos. Eso y el grifo de los Fondos Next Generation.
Por su parte la portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, se ha dedicado a restregar a los diputados de Pablo Casado, Santiago Abascal e Inés Arrimadas el pacto de su partido y de ERC con Sánchez. «Cuando las izquierdas catalanas y vascas trabajamos juntas podemos conseguir grandes avances», se ha felicitado.
Aizpurua ha añadido: «El Gobierno socialcomunista tiene Presupuestos gracias a Euskal Herria Bildu y a ERC». «Los malvados independentistas, los enemigos de España, protegemos a la gente. Y ustedes, los muy españoles, los más españoles, solo se dedican a chillar y a insultar», les ha recriminado.
Una vez que se recoja el confeti lanzado este jueves en el hemiciclo, Sánchez seguirá teniendo los mismos problemas para armar mayorías con las que aprobar la Ley de Vivienda, la de Memoria Democrática, los peajes o la reforma laboral, entre otras.
Los socialistas son tan conscientes de ello que se han cuidado mucho de excederse en las celebraciones. El presidente y la mayoría de los ministros han estado ausentes del hemiciclo toda la mañana, hasta que se acercaba la hora de la votación.
La más tempranera ha sido la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la que más se ha hecho esperar. Y eso que era la novia de la boda. O tal vez por eso. Montero ha estado en su escaño hasta bien entrada la tarde pero sí en la Cámara Baja: de hecho ha entrado en directo en Al Rojo Vivo desde el Congreso.
El debate previo a la votación ha puesto en evidencia la distancia abismal entre la mayoría Frankenstein y el resto de formaciones: PP, Vox, Ciudadanos, Foro Asturias y UPN, que se han desgañitado denunciando una vez más los pactos de Sánchez. «Han vuelto a ceder ante los golpistas», se ha lamentado el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.  
tracking