04 de julio de 2022

Gorka Loran (derecha) y Garikoitz Arruarte (izquierda) durante el juicio por colocar dos maletas-bomba en el intercity Irún-Madrid

Gorka Loran (derecha) y Garikoitz Arruarte (izquierda) están siendo investigados por el atentado de Sangüesa (Navarra)EFE

Audiencia Nacional

El Gobierno Vasco concede el tercer grado a un etarra investigado por un doble asesinato

Además, concede la semilibertad a otro preso dos meses después de que la Audiencia Nacional se la revocara

El pasado 14 de abril el Gobierno vasco concedía el tercer grado, es decir, la semilibertad a dos terroristas, Gorka Loran y Jon Crespo, según la asociación de familiares de presos Etxerat. Había transcurrido exactamente una semana desde que la Audiencia Nacional admitía a trámite una querella contra Loran por un doble asesinato. A partir del momento en que la decisión del Gobierno vasco se haga efectiva, estos dos terroristas solo tendrán que acudir a prisión para dormir, pudiendo realizar una vida completamente normal y en libertad el resto del día.
Gorka Loran durante el juicio por colocar dos maletas bomba en el intercity Irún-Madrid

Gorka Loran durante el juicio por colocar dos maletas bomba en el intercity Irún-MadridEFE

El 7 de abril, el juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal admitía a trámite la querella presentada por la asociación Dignidad y Justicia por la que se pedía el procesamiento de Gorka Loran, entre otros terroristas, por el atentado cometido por ETA en la localidad navarra de Sangüesa y que costó la vida de dos agentes de la Policía Nacional, Julián Embid y Bonifacio Martín.
Según el auto de la Audiencia Nacional, Gorka Loran, que fue detenido después de colocar una maleta con 20 kilos de explosivos en el tren intercity Irún-Madrid, explica que el atentado de Sangüesa presenta «un modus operandi similar, que concluye con la verosimilitud de los hechos relatados (el atentado de Sangüesa) en esta resolución y su relación con los mismos, otorgándoles a ambos presuntos autores materiales (Gorka Loran y Garikoitz Arruarte) el grado de imputables por esos hechos». De continuar con el procesamiento, Loran podría ser condenado por dos delitos de asesinato, otro de tentativa, además de un delito de estragos, entre otros delitos.
Una semana después, el Departamento de Justicia del Gobierno vasco decidía conceder a este terrorista el tercer grado, independientemente de que finalmente la Audiencia Nacional inicie su procesamiento o no por un delito tan grave como un doble asesinato.

Segundo tercer grado a Crespo

El caso de Loran no es la única decisión polémica tomada el 14 de abril. Jon Crespo, el segundo etarra al que se le concedió el tercer grado. En febrero, la Audiencia Nacional decidió la regresión a segundo grado de este terrorista condenado a 25 años de prisión por colaboración con banda armada, daños, lesiones, desórdenes públicos y tenencia de explosivos. La razón aportada por la Fiscalía, que es quien solicitó la regresión de grado fue que no había cumplido con el requisito de pedir perdón a las víctimas.
Sin embargo, dos meses después, y una vez que el Gobierno vasco había asumido las competencias de política penitenciaria (cuando Crespo pasó a tercer grado por primera vez, esta competencia todavía estaba en manos del Gobierno central), el Departamento de Justicia del Gobierno de Íñigo Urkullu ha vuelto a conceder el tercer grado, es decir, la semilibertad a Jon Crespo.
Comentarios
tracking