09 de agosto de 2022

Silvia Cortés

Silvia Cortés, embajadora de España en Ucrania, en su mesa de trabajo en KievEl Debate

El Gobierno no ha reforzado la protección

La embajadora española en Ucrania vive en un cuchitril en Kiev sin seguridad ni refugio antiaéreo

El Gobierno de España mantiene una embajada abierta en un país en guerra a coste cero, sin realizar inversión y control alguno que garantice la seguridad de los funcionarios

Silvia Cortés Martín es desde 2017 la embajadora de España en Ucrania. El pasado miércoles ha puesto un tuit desde la cuenta oficial de la embajada de este país en guerra para manifestar que está «orgullosa de trabajar por España, ayudando a nuestros vecinos ucranianos. ¡Gloria a Ucrania!». El mensaje no tendría nada de especial, dada las duras condiciones bélicas que atraviesa el país. Sin embargo, ha llamado la atención las dos imágenes que la embajadora Cortés adjunta junto al texto de su tuit.
En la primera de estas imágenes puede verse a la diplomática en su despacho de trabajo, con su ventana taponada por unos sacos de tierra. Esta parece ser toda protección de la que dispone la embajadora en el contexto de un país que está siendo bombardeado por Rusia, máxime cuando es conocido que España está enviado armamento para ayudar al pueblo ucraniano.
Ha llamado aún más la atención la segunda de las imágenes que publica la embajadora española. En ella puede verse lo que parece ser su dormitorio; un simple colchón tirado en el suelo y situado junto a unas cajas de cartón y un par de lavadoras.
Así se evidencia la situación en la que desarrolla su trabajo. Y es que la actual residencia de la embajadora carece de especiales condiciones de seguridad para un país en guerra y, además, el cuerpo diplomático duerme en el sótano de un hotel. Una protección muy alejada de la que ofrece un refugio antiaéreo, necesario en una ciudad que ha sido objeto de varios bombardeos rusos.
Dormitorio embajadora Kiev

Habitáculo donde duerme la embajadora de España en UcraniaEl Debate

Según fuentes diplomáticas próximas a El Debate, este tuit se ha visto precedido por una serie de quejas previas formuladas por los conductos internos del Ministerio de Asuntos Exteriores (MAEC). Tras el estallido de la guerra, Silvia Cortés Martín se trasladó a Cracovia para, una vez estabilizado el conflicto, regresar a su destino en Kiev. Según estos mismos interlocutores del MAEC, el cuerpo diplomático español trabaja allí sin que los equipos de seguridad del Gobierno español hayan realizado las inspecciones necesarias para garantizar la integridad física de los funcionarios mientras desarrollan su jornada laboral.
Silvia Cortés Martín, la embajadora de España en Ucrania, el pasado 20 de febrero.

Silvia Cortés Martín, la embajadora de España en Ucrania, el pasado 20 de febrero en KievEmbajada de España en Ucrania

Tampoco se ha realizado ninguna inversión en medidas extra de seguridad, como sí han hecho la mayoría de los países que disponen de cuerpo diplomático destinado en este país en guerra. Ante la gravedad de la situación que se vive en Ucrania, EE.UU. ha realizado una inversión de 110 millones de dólares para realizar las reformas que garanticen la seguridad de su personal en Kiev. España, por el momento, no ha invertido ni un euro.
Comentarios
tracking