07 de octubre de 2022

Ximo Puig es el presidente de la Comunidad Valenciana

Ximo Puig es el presidente de la Comunidad ValencianaEFE

PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem

La izquierda se excusa en el PP de 2015 y el IBEX para no apoyar a la agricultura valenciana

Los tres partidos del Pacto del Botánico votan en contra de varias medidas presentadas para mejorar las condiciones del campo en la Comunidad

Los tres partidos de izquierdas que componen el gobierno del Botánico (PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem) se han unido en las Cortes Valencianas para rechazar los dictámenes presentados por el Partido Popular y Vox de cara a mejorar las condiciones de los agricultores valencianos y sus campos.
En ellos se incluían medidas como tener un mayor cuidado del etiquetaje de los productos valencianos, mejorar la trazabilidad de los mismos, actualizar el plan de prevención y actuación frente a plagas foráneas, impulsar la modernización de las superficies ayudando a los agricultores familiares y tradicionales, el aumento de los trasvases o pedir al Gobierno central que no restrinja el uso de agua para la provincia de Alicante.
Para el diputado del Partido Popular, Miguel Barrachina, esta serie de medidas supondrían «un ahorro de costes tributarios, energéticos y sociales» que mejorarían las condiciones de los agricultores valencianos. Frente a ello, el portavoz socialista, David Calvo, ha echado la vista atrás y se ha escudado en la gestión de los gobiernos del Partido Popular de Francisco Camps y Alberto Fabra, que terminaron en mayo de 2015: «El Botánico ha hecho mucho más en siete años que ustedes en más de veinte. El PP nos dejó una Conselleria famélica y abandonada a su suerte», ha afirmado Calvo.
asdasd

Comisión en las Cortes Valencianas donde se han debatido las propuestasEl Debate

El PSOE, responsabilidad directa

En su réplica, Barrachina le ha afeado al socialista que en su intervención se haya dedicado «a hacer oposición de un gobierno de hace siete años». Además, el popular le ha echado en cara al socialista que venga el ministro de Agricultura, Luis Planas, «a regañar a nuestros agricultores y decirles que han de pisar más el campo».
En la misma línea que Calvo, se ha expresado la portavoz de Unides Podem, Beatriz Gascó, que ha criticado que el PP lleve a votación medidas «que no aprobaron cuando estuvieron en la Generalitat» porque mientras gobernaban «no hacían nada por el sector». La diputada morada también ha afirmado que la «guerra del agua para todos del PP» no es válida y ha apostado por una agricultura «ecológica».
Por su parte, el diputado de Compromís, José Ramón Nadal, ha señalado que con estas propuestas, el PP solo busca «meter cizaña contra los gobiernos progresistas» y calificado las medidas presentadas como «una autoenmienda a la totalidad de las políticas que destrozaron la agricultura valenciana». Según Nadal, el PP hasta 2015 «puso la naranja valenciana a los pies de los caballos para defender a las empresas del IBEX-35 y que hicieran negocio en el tercer mundo», a la vez que ha hecho una encendida defensa de la Consellería de Agricultura, en manos de Compromís.
asdsad

Otra instantánea de la comisión en las Cortes ValencianasEl Debate

«El mundo sabe que la culpa es del PP»

Además, Nadal ha afirmado en un tono más vehemente que todo «el mundo sabe que la culpa es del PP», le ha pedido a Barrachina que tenga «la boca cerrada cuando hable de los problemas del campo» y ha asegurado que la política de los populares «únicamente busca beneficiar a los latifundistas castellanos y andaluces, contratando mano de obra más barata».
Frente a ello, Barrachina ha destacado que la Comunidad Valenciana lidera «el ranking europeo de abandono de tierras de cultivo», algo que no pasaba «en 2015». Según ha señalado el portavoz popular, dicho abandono «es un problema propio de la Comunidad Valenciana» y ha contrapuesto los datos valencianos con los de Murcia y Andalucía, donde, lejos de reducirse, ha aumentado la superficie de cultivo.
En opinión de Barrachina, resulta «cómico» que del abandono del campo de hoy «tenga la culpa un gobierno de hace siete años y le ha dicho a Calvo que tiene la impresión de que la izquierda ha usado el debate «como forma de desahogo frente a quienes presumiblemente van a ganarles las próximas elecciones».
Comentarios
tracking