24 de septiembre de 2022

Post-itJorge Sanz Casillas

Yo ni me presentaba a las elecciones

De acuerdo con nuestra encuesta de hoy, hay casi 18 millones de españoles que fuman puros y que enseñarían a Sánchez el camino de vuelta a casa

Le ocurre a Pedro Sánchez, cuando le vienen mal dadas, que suele recurrir a un lenguaje de outsider de la política, como de podemita encorbatado. En 2014, cuando se propuso liderar el PSOE, aseguró en la contraportada de El Mundo que sobraba el Ministerio de Defensa. Sin embargo, este último mes bebía los vientos por una foto con Biden y el secretario general de la OTAN.
En 2015, habiendo colonizado por primera vez Ferraz, afeaba a Rajoy que en cuatro años de gobierno había subido el precio de la luz un 13 %. Que ahora crezca un 15 % en siete días es culpa única y exclusiva de Vladimir Putin.
La última de sus ocurrencias llegó casi al término de su entrevista con Ferreras en La Sexta, uno de los pocos escenarios donde se siente medianamente a gusto. Aseguró –pongan el vídeo a grabar– que se presentará a las próximas elecciones y que no es cierto que ambicione un puesto de tronío internacional aprovechando que es alto y que sabe inglés: «Esto son los cenáculos de Madrid, de la típica-villa-de-Madrid, de los señores con puros que se juntan». Nunca vi a un político hablar con tanto desprecio de la ciudad donde nació. Llega a decir «Madrit» en vez de «Madrid» y le habrían confundido con Gabriel Rufián.
De acuerdo con la encuesta que publicamos hoy, el PSOE caería por debajo de los 95 escaños y el PP de Feijóo estaría en condiciones de obtener más diputados que toda la izquierda junta. Yo en esas circunstancias –si se mantienen a lo largo del tiempo, claro está, porque siempre hay margen para una campañita de navajas ensangrentadas como la de Madrid– no me presentaba a las elecciones. Conociendo al personaje, que ni escribió su tesis ni el libro de cuyo título ha hecho su modus vivendi, me buscaría una salida honrosa antes de pasar a la historia como el primer presidente desde la Transición que no revalida mandato.
Con los números en la mano, el PSOE obtendría únicamente el 24,3 % de los votos, lo que haciendo una cuenta un poco gruesa nos permite intuir que hay ahora mismo en España casi 18 millones de personas que fuman puros y que no cuentan con él. No hay tanta superficie cultivable en nuestro país para atender semejante demanda.
Mucho tendrían que cambiar el viento, el coste del gasoil y el precio de la vida para revertir unas expectativas electorales que son incompatibles con el concepto de sí mismo que tiene nuestro presidente. No se entiende cómo un Gobierno al que Zapatero define como «sobresaliente» reciba tamaño revés. O a lo mejor es justo por eso.
Comentarios
tracking