17 de agosto de 2022

Embalse de Iznájar, Cordoba, Andalucía, España.

Embalse de Iznájar, Cordoba, Andalucía, España.Greenpeace

La sequía en España

La situación de los embalses provoca ya cortes de agua en Andalucía

El suministro de agua permanece cerrado por la noche en el entorno del pantano de Guadalmena (Jaén) y en la Sierra de Huelva, mientras que en la Axarquía malagueña se pide reducir el consumo humano un 20 %; los ganaderos recurren a camiones cisterna para abrevar a los animales

Los embalses andaluces comienzan la semana con 94 hectómetros cúbicos de agua menos que hace siete días. Acumulan 3.713 hm³ de un total de 12.030 hm³; esto es, el 30,86 % de su capacidad, 0,78 puntos menos que la semana anterior. Así está la reserva de agua en Andalucía, en una situación preocupante que ya provoca cortes de suministro en muchas localidades andaluzas.
Córdoba es la provincia con peores porcentajes de agua embalsada de toda España. Sus pantanos y presas alcanzan escasamente el 20,35 % de su capacidad. Las localidades del norte de la provincia reciben desde el pasado 15 de julio un 10 % menos de agua en sus depósitos municipales para afrontar la situación de sequía del embalse del que se abastecen, Sierra Boyera, que apenas almacena 6 hm³, el 14,63 % de sus posibilidades.
En plena ola de calor, la segunda del verano, los 2.300 vecinos de Arroyo del Ojanco (Jaén) sufren cortes de agua nocturnos, desde las 0:00 a las 6:00, debido al estado del embalse del Guadalmena, que no llega al 22 % de su capacidad. El suministro de agua también permanece cerrado, en este caso durante siete horas al día, hasta las 7:00, en catorce poblaciones de la Sierra de Huelva, que está pasando la sequía más severa que se recuerda y desde donde se exige a la Junta de Andalucía la renovación de las infraestructuras hídricas.
En la comarca malagueña de la Axarquía, el embalse de La Viñuela apenas tiene caudal: está a tan sólo el 13 % de su capacidad. El consumo humano está garantizado hasta final de año, pero peligra el riego del campo. Ésta es la principal preocupación en una zona que vive fundamentalmente de la agricultura.
Por ello, Axaragua, la empresa pública de aguas de la comarca, ha pedido a sus catorce ayuntamientos mancomunados que establezcan planes de ahorro de agua para reducir un 20 % el consumo humano. El pantano abastece a catorce municipios, unas 180.000 personas, pero esta población se duplica en verano.

Sin agua para el ganado

Por otro lado, en algunas zonas de Sierra Morena, al norte de las provincias de Sevilla y Córdoba, los ganaderos recurren a camiones cisterna para abrevar a los animales. No les queda otra, ya que los arroyos que daban de beber al ganado se han secado y los trámites burocráticos para legalizar aguas tardan más de un año en efectuarse, cuando se encuentran en una situación de emergencia.
La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, aprovechó la reciente Conferencia Sectorial de Agricultura para instar al ministro de Agricultura, Luis Planas, a que convocara «de forma urgente» la Mesa Nacional de la Sequía», a fin de «abordar la situación actual de grave déficit hídrico que sufren las cuencas», así como «fijar medidas de emergencia para el sector agrícola y ganadero». Cabe recordar que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, se ha propuesto hacer de ésta «la legislatura del agua».
El ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas

El ministro de Agricultura y Pesca, Luis PlanasEFE

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, declaró la situación excepcional de sequía en el sistema de regulación general y otras unidades territoriales de escasez el pasado 1 de noviembre con un 26,2 % de volumen embalsado. Actualmente, la cuenca del Guadalquivir dispone de 2.138 hm³ de agua almacenada; esto es, el 26,35 % de su capacidad.
Comentarios
tracking