05 de diciembre de 2022

Vista del peñón de Gibraltar

Vista del peñón de GibraltarEuropa Press

Sin fecha para la próxima ronda de negociaciones

Los efectos del Brexit se dejan sentir en Gibraltar

Nueve meses tras el inicio del proceso de negociación del marco de relaciones entre Gibraltar y la Unión Europea, todas las medidas provisionales concedidas por España al Peñón han decaído

Pasaban ya nueve meses desde que se iniciara el proceso de negociación del tratado que ha de establecer el marco de relaciones entre Gibraltar y la Unión Europea cuando, la semana pasada, volvieron a verse las caras dirigentes británicos y comunitarios.
El decaimiento de todas las medidas provisionales que España había concedido al Peñón apremiaba a las partes para la consecución del acuerdo. Sin embargo, y a pesar de que un 90 % de los 300 artículos que se prevé que tenga el documento ya se habían pactado, la situación no logró desbloquearse.
Las conversaciones se enquistaron por «cuestiones técnicas» que no terminan de resolverse desde hace varios meses. Bruselas acogió la novena ronda de negociación entre la Unión Europea y el Reino Unido, si bien varias semanas después de lo previsto. Pero antes, los Gobiernos de España y Gibraltar se reunieron en Madrid para limar asperezas. El encuentro se producía pocos días después de que, el pasado 1 de julio, decayera la última medida de contingencia para paliar los efectos del Brexit: la asistencia sanitaria recíproca.

Sin fecha para la próxima negociación

Al término de la novena ronda de negociación, el Gobierno del Peñón informaba de que «las conversaciones para alcanzar ese objetivo serán continuas y se desarrollarán a diferentes niveles», aunque aún no se ha fechado la próxima ronda. Cuando concluyó la octava, que acontecía en Londres el 10 y el 11 de mayo, el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, vaticinó un mínimo de «dos rondas más de negociación». No obstante, el diálogo se retomó más tarde de lo previsto y, tras la dimisión de Boris Johnson como primer ministro británico, que pillaba a Picardo y su segundo, Joseph García, en Madrid.
Así pues, la incertidumbre por el Brexit se ha agravado en el Peñón, donde los efectos de la salida británica de la Unión Europea se dejan notar. El Gobierno de Gibraltar publicaba en febrero una guía para advertir a sus ciudadanos de las consecuencias de un Brexit duro, en el caso de que no hubiera acuerdo entre la UE y el Reino Unido, y avisaba de largas colas en la Verja.
«Estos retrasos serán peor durante las horas punta. Los nuevos controles incluirían el sellado sistemático de pasaportes, revisiones con respecto al número de días que se pasan en el espacio Schengen y consultas que podrían conducir a un interrogatorio más exhaustivo por parte de los guardias fronterizos», apuntaba en este sentido.
El Ejecutivo de Picardo informaba de que aplicaría la política de reciprocidad a los trabajadores transfronterizos, de manera que éstos deben tener a mano un permiso para poder operar en el Peñón al cruzar la frontera. Alrededor de 10.000 personas pasan la Verja diariamente procedentes de territorio español.
Comentarios
tracking